El doctor Gómez Vidal con su equipo realizando una intervención en la sala de Hemodinámica y Radiología Vascular e Intervencionista
El doctor Gómez Vidal con su equipo realizando una intervención en la sala de Hemodinámica y Radiología Vascular e Intervencionista - ABC
SALUD

Primer reemplazo de válvula mitral cardiaca sin cirugía en una mujer de 76 años

Ha sido en Quirónsalud Sagrado Corazón y la paciente recibió el alta cuatro días después

SEVILLAActualizado:

El equipo de cirugía cardiovascular de Quirónsalud Sagrado Corazón-Neolaser Cardiovascular (NLC), liderado por el doctor Miguel Ángel Gómez Vidal, ha efectuado, por primera vez en Andalucía, el reemplazo de la válvula mitral de una paciente sin tener que recurrir a la cirugía abierta.

La mujer fue sometida al implante de una prótesis mitral balón-expandible, a través de un catéter y por vía transapical (por la punta del corazón), lo que se conoce como TMVR por sus siglas en inglés, o la TAVI mitral, haciendo referencia a la técnica ya desarrollada hace unos años para la válvula aortica.

La paciente, que ha evolucionado muy bien, es una sevillana de 76 años que fue intervenida hace diez años, habiéndosele colocado una prótesis aortica y otra mitral biológicas. El deterioro de la válvula mitral ha hecho que en esta ocasión se optara por esta nueva técnica y así, el jueves 8 de febrero, en el Hospital Quirónsalud Sagrado Corazón de Sevilla, el equipo de cirujanos cardiovasculares realizó con éxito la intervención. La mujer recibió el alta hospitalaria cuatro días después.

Según el cirujano cardiovascular Gómez Vidal, coordinador de esta intervención, «este es un procedimiento efectivo, seguro y prometedor para pacientes seleccionados, con enfermedad de la válvula mitral que ya tiene una prótesis biológica o anillo colocado y, en breve, será factible también para válvulas mitrales enfermas, nativas, con alto riesgo quirúrgico».

«Asimismo, la clave del éxito está en el equipo técnico y humano, basado en la selección del paciente y la realización del mismo por el llamado heart team, equipo multidisciplinar compuesto por anestesiólogos, intensivistas, enfermeros, perfusionistas, cardiólogos y cirujanos cardiovasculares», agrega.

Actualmente no es discutible que la reparación quirúrgica es el tratamiento de elección, siempre que esta sea factible y con alta garantía de éxito. Sin embargo, muchos pacientes con valvulopatía mitral no pueden ser operados.

La peculiar anatomía asimétrica de la válvula mitral y su posición han condicionado que el desarrollo de esta tecnología sea más complejo que el de la válvula aórtica. La principal diferencia respecto a la técnica ya desarrollada transcatéter para la válvula aortica es que la vía preferencial de acceso será el ápex o punta del corazón.

Las válvulas cardiacas son estructuras que separan las distintas cámaras que conforman el corazón y que permiten el paso de la sangre en una sola dirección.

En la actualidad las valvulopatías más frecuentes en nuestro país son la estenosis aórtica y la insuficiencia mitral. Son consideradas como verdaderas plagas del siglo XXI, por su prevalencia, y están relacionadas directamente con el aumento de la longevidad.

La insuficiencia mitral es la segunda valvulopatía más frecuente después de la estenosis aórtica. El envejecimiento de la población ha provocado que la etiología degenerativa sea su principal causa.

El implante de válvulas transcatéter ha experimentado una evolución exponencial en los últimos años, fundamentalmente el desarrollo de tecnología de implante percutáneo de válvula aórtica y se ha convertido en el tratamiento de elección para pacientes con estenosis aórtica no candidatos a cirugía, incluso con buenos resultados en aquellos con riesgo intermedio.