Federico Trillo entregando el diploma acreditativo a la premiada
Federico Trillo entregando el diploma acreditativo a la premiada - RAÚL DOBLADO
LEGISLACIÓN

Una profesora de la Olavide, VIII premio Ángel Olavarría

Laura García analiza en su obra la justicia y los daños ambientales transnacionales

SEVILLAActualizado:

La profesora de Derecho Internacional Privado de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla Laura García Álvarez recibió anoche el VIII Premio Ángel Olavarría por su trabajo denominado «Daños ambientales transnacionales y acceso a la justicia» en un acto organizado por la Fundación de Cultura Andaluza y la Fundación Cajasol.

El jurado de este galardón que reconoce la fundamentación ética del Derecho como anclaje de las leyes positivas ha estado presidido por Federico Trillo-Figueroa y Martínez-Conde y compuesto además por Carlos Pérez-Embid Wamba, Juan Antonio Carrillo Donaire, Bosco Cámara Pellón y Manuel Concha Jaraba.

El exministro de Defensa entregó el premio a la joven profesora después de presentarla como excelente jurista y tras las intervenciones de María Serrano Fernández, decana de la Facultad de Derecho de la Universidad Pablo de Olavide; Carlos Pérez-Embid, presidente de Fundeca y Abogado del Estado; Manuel Concha Jaraba, secretario del Patronato de la Fundación Cajasol; y Ángel Olavarría Rodríguez-Arango, que leyó el acta del jurado.

Las catástrofes ambientales registradas en el último siglo y los efectos nocivos que la actividad industrial y nuestra forma de vida tienen sobre el medio ambiente y, con él, sobre nuestra calidad de vida, han puesto de manifiesto la especial naturaleza de los daños ambientales, su magnitud y los retos jurídicos que su complejidad plantea.

Con el fin de proponer soluciones y mejoras, se analizan en esta obra premiada los principales obstáculos en el acceso a la justicia civil en el ámbito de la UE que encuentran los perjudicados por daños ambientales transnacionales. El análisis de Laura García se centra en el estudio de la legitimación y de las acciones colectivas cuya insuficiente regulación impide o dificulta el acceso a la justicia, con la consecuente falta de reparación de los daños individuales y sociales.

Este garlardón que ayer recibió Laura García Álvarez es un homenaje a su trayectoria como Licenciada en Derecho y en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad Pablo de Olavide. El nombre del premio hace honor, a su vez, a Ángel Olavarría Téllez, prestigioso notario sevillano que dio testimonio durante toda su vida de un comportamiento profesional y humano intachable.