Estado de uno de los autobuses de las líneas afectadas
Estado de uno de los autobuses de las líneas afectadas - ABC
PROHIBICIÓN DE LA INSPECCIÓN DE TRABAJO

«Quieren que desaparezca el Polígono Sur para especular con los terrenos»

Indignación vecinal por la falta de recursos y ahora, además, la supresión de líneas de autobuses

SEVILLAActualizado:

La Inspección de Trabajo del Ministerio de Empleo y Seguridad Social prohibió ayer que los trabajadores de Tussam que circulen con sus autobuses por las calles Luis Ortiz Muñoz y Padre José Sebastián Bandarán, del Polígono Sur, dado que han sido objeto de apedreamientos, y advierte de que en caso de incumplimiento dará traslado al Ministerio Fiscal para que depure responsabilidades, según reza la diligencia del funcionario actuante a la que ha tenido acceso ABC. El Ayuntamiento, por su parte, asegura en una nota que la prohibición afecta también a la calle Madre de Cristo.

Esto significa que se suspende por esas dos calles el recorrido de los vehículos de las líneas 31, 32 y A-5, que es la nocturna, todas ellas conducentes al centro de Sevilla, concretamente a La Campana y al Prado de San Sebastián, dijo el secretario general de la Agrupación Sindical de Conductores (ASC), Isidro Fernández.

Agrega que las paradas alternativas estarán en la calle Orfebre Cayetano González, sitas a apenas cien metros de distancia de la zona conflictiva, y en las que asegura que allí no habrá problemas.

Relata que todo esto se podría haber evitado si se hubiesen tomado las medidas adoptadas en 2015 cuando los autobuses eran también objeto de vandalismo. «En aquella ocasión se puso vigilancia y la Policía cogió a los que tiraban piedras. Ha pasado el tiempo y otra vez han vuelto, pero ahora no hay controles», asegura haciendo hincapié en que «se supone que los agresores son menores de edad».

Esta supresión, según el Ayuntamiento, se ejecuta «con carácter inmediato aunque de manera provisional, hasta que se arbitren más medidas de seguridad en favor de conductores y usuarios que permitan la recuperación de los itinerarios habituales y, así, seguir prestando el servicio a esta zona de la capital» marcada por la exclusión social, el desempleo y la delincuencia ya que las citadas calles se encuadran en la zona de las Tres Mil Viviendas, el entorno más deteriorado del Polígono Sur.

Para la comisionada para el Polígono Sur, María del Mar González la supresión es «desproporcionada» y reclama que el servicio «se mantengan y, si es necesario, se mejoren las medidas previstas para aumentar la seguridad pero nunca decisiones drásticas» como el recorte de las líneas, que «deja sin servicio a miles de ciudadanos y que no se ha aplicado en ningún otro barrio, por lo que hacerlo en Polígono Sur resulta discriminatorio». Tanto ella como el Ayuntamiento aseguran que ya se habían tomado medidas de refuerzo de la seguridad,

La presidenta de la plataforma «Nosotros también somos Sevilla», Rosario García, va más allá, y afirma que lo que hay que hacer «es meterle mano de una vez a los niñatos y no dejar sin un servicio público que pagamos todos a las personas decentes que vivimos aquí y que estamos indignadas y hartas ya de ver cómo la Administración no sabe lo que tiene que hacer con esta zona de Sevilla. No lo sabe. Aquí hay desempleo, discriminación, delincuencia... y no paramos de denunciarlo desde hace años. No se trabaja con las personas, no hay reinserción social».

García tiene su particular teoría constatada en otros barrios de Sevilla: «Quieren que el Polígono Sur se muera, que desaparezca para luego especular con el suelo porque estos terrenos valen mucho dinero».

La líder vecinal Rosario García tiene claro que quieren especular con los valiosos terrenos del Polígono Sur «al que están dejando morir por inacción».

Cuenta que eso ya ha pasado en otros barrios de Sevilla hace años «porque yo no hablo por hablar y ya tengo una edad» y pone como ejemplo la dársena de Triana. «Allí, frente al barrio León, había unas casitas bajas y, cuando las tiraron, realojaron a las familias en la barriada de Murillo en el bloque de Los Verdes y en el lugar de sus viviendas hicieron unos bloques de lujo y los vendieron. O sea, que ganaron dinero con el suelo», declara.

Rosario García lleva años reclamando medidas contundentes para el Polígono Sur que pasan por la reinserción social y laboral de quienes viven allí y más controles policiales para garantizar la seguridad de los barrios».