Dolores Martínez e Isabel Arenas, trabajadoras de la confitería La Campana
Dolores Martínez e Isabel Arenas, trabajadoras de la confitería La Campana - ABC
Ordenanza de veladores

«Lo de quitar los veladores de La Campana es como si entran en tu salón y se llevan las sillas y las mesas»

Los trabajadores de la histórica confitería sevillana, intranquilos por el futuro laboral que les espera tras la retirada de veladores

SEVILLAActualizado:

Dolores Martínez e Isabel Arenas, camareras de la confitería La Campana, volvieron ayer a su puesto de trabajo. No era un día más. «Las cosa va mal; imagínate que entran en el salón de tu casa y te quitan las sillas y las mesas, pues igual», así definían lo que ha ocurrido con la retirada de veladores cuando el pasado lunes la Policía Local acudió a llevarse las sillas y las mesas de la histórica confitería.

Para ellas, trabajadoras del establecimiento de toda la vida, «se han llevado el sustento» de su casa. Ellas como el resto del personal están indignadas e inquietas porque no sólo serán los trabajadores directos; también los proveedores que verán peligrar su trabajo. Si hay dos camareros atendiendo la terraza y otros dos por la tarde, se preguntan qué pasará a partir de ahora con ellos. Muchos clientes también les preguntaron por las mesas. No supieron qué decirles.

Mientras eso ocurría, el letrado de la confitería trabaja a tope y ya se prepara para ir a los tribunales. El abogado Miguel Ángel Gómez, ha presentados dos recursos de alzada contra las decisiones municipales. El primero, contra la denegación de las alegaciones que interpuso el establecimiento contra las ordenanzas y que fueron rechazadas. En ese recurso, interpuesto ante el pleno, se solicita la suspensión cautelar de la medida (la retirada de veladores) hasta que se resuelva.

Y otro segundo recurso de alzada también contra la negativa municipal a renovar la licencia. En ese segundo pliego también se pide, según el letrado Gómez, la suspensión de la retirada de veladores.

Se trata de dos escritos acompañados de un informe técnico en el que se detalla que se ha cumplido la normativa de accesibilidad y tráfico. Y de un informe económico con datos de la facturación y plantilla, la mayoría de más de 50 años y con más de 30 de antigüedad en la empresa.

Unos datos económicos que, según el abogado, ahondan en que el recorte causará «un daño irreparable» a la empresa ya que, si hay que despedir personal, las indemnizaciones serán millonarias. «Supondrá el cierre», vaticinó el abogado que insiste en que tras esos recursos acudirán a los tribunales.