Rosario Nieves Téllez en el lugar en el que vende cupones cada mañana en la calle Sierpes - P.Y.
Anonim@s

Rosario Nieves: la banda sonora de la calle Sierpes

Desde hace más de una década vende cupones de la ONCE en una de las calles más comerciales de Sevilla

SevillaActualizado:

Desde hace doce años, Rosario Nieves Téllez vende cupones en la esquina de la calle Sierpes con Pedro Caravaca, junto a la relojería El Cronómetro. Su peculiar voz, y su manera de cantar los números para llamar la atención de los clientes, la han convertido en parte de la banda sonora de esta calle comercial del Centro de Sevilla.

Vendiendo cupones en la calle Sierpes desde hace más de una década...

Sí. Doce años. Antes estuve unos días en la calle Rioja, Tetuán o San Eloy, hasta que me pusieron en este sitio hará doce años en noviembre. Tengo clientes de toda la vida. Aquí tengo ya una familia hecha.

¿Qué es lo que más le gusta de este trabajo?

Hablar con las personas y escucharlas. Es lo que más me gusta. Tratar al público y que confíen en mí como yo en ellos. Estoy muy contenta con mi trabajo

¿Es un trabajo sencillo?

Se puede vivir bien vendiendo cupones, pero te tienes que mover mucho. El dinero no te lo regalan en ningún sitio.

¿Cómo son sus clientes?

Rosario Téllez
Rosario Téllez- P.Y.

Todos los días saludo aquí a mucha gente porque esto es una calle de paso. Me han pasado muchas cosas. Algunos clientes se paran para contar los números a ver si suman veinte ó trece. Otros son muy supersticiosos, aunque no hay un perfil de cliente. Hay quien me compra diez cupones, otros me compran cinco, hay de todo. Depende también de los bolsillos de cada casa, aunque hay mucha gente que compra cupones diariamente.

¿Le compran los turistas?

Los turistas me compran menos. Me compran más la gente de pueblo y de Sevilla. Los turistas no conocen mucho este sorteo.

Y la conciliación familiar...

Estoy casada y tengo una hija con 28 años que tiene dos carreras. Mi marido es jardinero. A las siete de la mañana ya estoy aquí en mi sitio para comenzar una jornada intensiva que finaliza a las 13.20 horas.

El invierno para trabajar en la calle será duro...

Me gusta más el calor. No es que se venda más, pero como estoy en medio de la calle, y con mis huesos... lo paso mejor con el calor, Hay días y días. Está claro que el invierno es más duro que el verano. En verano también estoy aquí, sin contar el mes de vacaciones que cojo medio mes en agosto, y otro medio en octubre.

¿Ha repartido muchos premios?

He repartido 1.260.000 euros. 30.000 euros por cupón en el año 2012 con el número 14.690. Me tocó esa vez. Ha sido la única vez que llevaba el cuponazo, aunque no la serie.

¿Se quedó con algún cupón?

Mi marido tuvo la suerte de cogerlo por su cumpleaños. A mí no se me olvida esa fecha del 16 de noviembre de 2012 que era el cumpleaños de mi marido. Creo que el premio lo dio mi madre porque coincidió con el cumpleaños de mi marido, hacía doce años que fallecía mi madre y el número era muy parecido al de la fecha de nacimiento de mi hija. Después se equivocaron en la prensa y cuando dieron la noticia pusieron el nombre de mi madre en lugar del mío. Esto no podía ser coincidencia. Fue inolvidable.

¿La gente suele ser generosa con las propinas?

Todos. Soy de Brenes y cuando di el gordo no esperaba regalos, pero recibí detalles de todo el mundo. Del que le tocó uno ó tres. La gente es muy agradecida. Vendí 80 cupones. Ya me toca darlo de nuevo y el 90 lo llevo este viernes otra vez. El mismo número con el que di el gordo. No entero, pero llevo la terminación que se puede repetir.

¿Es supersticiosa?

No soy supersticiosa. Soy muy devota de San Antonio, San Benito, la Virgen del Carmen y mi madre, que va conmigo a todos los sitios.

¿Le gusta cantar?

No. Me gusta cantar los números.

¿Se considera la voz de la calle Sierpes?

(Sonríe) Me lo dice mucha gente. También bromean y me dicen que no debería esta aquí, sino que debería ir a La Voz o a Operación Triunfo, como Rosa López.

¿Cuáles son los sorteos que más le gustan?

El cuponazo es muy buen cupón, los extras de verano, en los que también se da mucho dinero. La verdad es que me gustan.

¿Qué sueño le queda por cumplir

Me encantaría dar el gordo de nuevo y que me toque a mí, porque le di el gordo a mi marido que se quedó con un cupón y fueron 30.000 euros por cupón entonces. Ahora quiero que me toque a mí. Es difícil pero no imposible, porque ya lo di una vez.

¿Qué le diría a la gente de la ONCE?

Lo que digo a todo aquel que me pregunta. Que hace una labor muy buena. Tienen en cuenta también a los discapacitados y no solo a los ciegos. En mi caso tengo un 72% de discapacidad. No solo hacen labor para vender cupones, también tiene una fundación que ayuda mucho. Hacen muy buena labor y ayudan a mucha gente.