Nicolás Salas
Nicolás Salas - ABC

SEVILLAMuere Nicolás Salas: «Siempre me dijo que el periodismo es la voz de los que no la tienen»

Su hijo Nico recuerda que su padre «nunca quiso jubilarse y que cuando ingresó en el hospital le pidió que avisara de que no podría entregar sus artículos de prensa»

SEVILLAActualizado:

El periodista y escritor Nicolás Jesús Salas falleció este martes en Sevilla a los 84 años tras ser ingresado en la UCI del hospital San Juan de Dios de Bormujos con problemas respiratorios y cardíacos que finalmente no pudo superar. Deja viuda y cinco hijos.

Autor de más de cincuenta libros, con uno de los cuales, «Morir en Sevilla», ganó el Premio Ateneo de Sevilla, fue director de ABC de Sevilla desde 1976 hasta 1984, periódico en el que ingresó como auxiliar de Redacción en 1959 cuando lo dirigía Guillermo Luca de Tena y Brunet, ascendiendo a redactor jefe en la etapa de Joaquín Carlos López Lozano al frente del diario. Desde octubre de 1984 hasta diciembre de 1998 fue adjunto a la Presidencia de Prensa Española, S. A., editora de Blanco y Negro y ABC.

Su hijo Nico, el único de sus hermanos que ha seguido la tradición periodística, aseguró a ABC que «siempre estuvo muy vinculado a organizaciones de solidaridad, hermanitas de los pobres y hermanos de San Juan de Dios» y que se «dedicó en cuerpo y alma a su trabajo hasta el último día». Y añade: «La última frase que me dijo el pasado viernes antes de que lo ingresaran en el hospital es que llamara a El Correo y a Viva Sevilla para decirles que no iba a poder enviar los artículos».

Nico afirma que «nunca quiso jubilarse y no creo que haya nngún periódico o publicación en Sevilla en la que no haya escrito algo. Estando enfermo —añade—, presentó ya su último libro y ahora estaba escribiendo otro sobre las inundaciones del Tamarguillo. No dejaba que nadie tocara las cosas de su ordenador pero veremos si se puede publicar lo que estaba escribiendo».

El hijo periodista de Nicolás Salas recordará siempre dos frases que le dijo su padre: «Nico, nunca te olvides de que el periodismo es la voz de los que no la tienen» y «sé objetivo y nunca escribas algo de nadie que no quieras que escribieran de ti», comenta a ABC.

Desde 1950

Salas comenzó sus actividades periodísticas en 1950 en el diario «Sevilla», que continuó en 1952 en el semanario «Trofeo», dirigidos ambos por Celestino Fernández Ortiz, pasando en 1953 a «El Correo de Andalucía», dirigido por José Montoto y González de la Hoyuela, y el semanario «¡Oiga!» (1954) -dirigido por Manuel Benítez Salvatierra. También trabajó simultáneamente para la «Hoja del Lunes» (1952-1976) y Radio Sevilla (1970-1973).

Aparte de periodista, ejercio de director adjunto de la Feria de Muestras Iberoamericana desde 1973 hasta 1976, asesor de la Cámara Oficial de Comercio, Industria y Navegación (1970-1976), y de la Cámara Oficial Sindical Agraria (1964-1967); profesor invitado de la Escuela Nacional de Relaciones Públicas (CENP), de Albaydar, de la Escuela Oficial Industrial, del Instituto de Desarrollo Regional de la Universidad de Sevilla, de las Universidades de Stanford y San Diego (EE.UU) y otras entidades culturales y colegios profesionales.

Fue cofundador del Partido Social Liberal Andaluz del profesor Manuel Clavero Arévalo (1976), al que asesoró en su etapa como ministro para las Regiones (1977-78) y titular de Cultura (1979)

Con «Morir en Sevilla» (Ed. Planeta, 1986) ganó el Premio de Novela Ateneo de Sevilla. Desde entonces ha publicado más de cincuenta obras, entre ellas, «Andalucía: los siete círculos viciosos del subdesarrollo», «El Moscú sevillano», «Sevilla, crónicas del siglo XX». «Sevilla fue la clave «¡Bienvenido a Sevilla, camarada Alexis!», «Sevilla en tiempos del Tamarguillo», «Sevilla en tiempos de La Corchuela», «El Pedroso. Historia ignorada del primer Centro Minero-Metalúrgico de Andalucía y Extremadura», «Sevilla en tiempos de los Antidios», «Sevilla en tiempos de Sor Ángela de la Cruz», «Sevilla en tiempos de la Exposición Iberoamericana de 1929». «Cronicón sevillano», «La Sevilla de Casa Robles», «Sevilla en sepia», «La otra memoria histórica. 500 testimonios documentales y gráficos de la represión marxista, 1931-1939, «La Guerra Civil en Sevilla. Antecedentes, Frente Popular, 18 se Julio. Represiones en ambos bandos, 1931-1959» o «Tablada. Crónica de cien años de aviación en Sevilla».

El responso será este miércoles a las 5 menos cuarto en el tanatorio de la SE-30, tras lo cual se incinerarán sus restos mortales en el cementerio de Tomares.