Colección de cromos realizada por María Vázquez para sus hijas
Colección de cromos realizada por María Vázquez para sus hijas - María Vázquez
LIGA IBERDROLA

Una sevillista crea el primer álbum de cromos de la liga de fútbol femenino

María Vázquez (Badajoz) es periodista, sevillista y madre de tres hijas a las que les ha hecho un álbum de más de 250 cromos que ha revolucionado las redes

SEVILLAActualizado:

En la historia de los adhesivos coleccionables, la cara del primer futbolista que salió impreso en un cromo, Bruno Bolchi -defensa central del Inter de Milán en los años 70-, es tan importante como algún día podría serlo la de Jenni Morilla, delantera del Sevilla F.C. Femenino. Gran culpa de ello lo tienen las hijas de María Vázquez, de 2, 5 y 8 años. La mayor de ellas es seguidora del F.C. Barcelona y, la mediana, del Sevilla F.C. Por supuesto, a ambas les gusta coleccionar cromos: pegarlos, cambiarlos y completar el álbum. Sin embargo, un día, una de ellas miró a María y le lanzó una pregunta de esas que solo los más pequeños saben hacer: inocente y casi imposible de responder bien: «Mamá, ¿por qué no podemos comprar cromos de las chicas, de mujeres, si también son de Primera?». A lo que María, en vez de responder, se puso manos a la obra y les dijo: «No os preocupéis que yo os hago los cromos».

Como trabaja en un medio de comunicación comarcal, María también tiene algunos conocimientos en edición de fotos, por lo que se lanzó a ello sin pensarlo, empezando con los cromos de los equipos de sus niñas. Pero éstas querían más. «Mis hijas me pidieron el cromo de Carmen Menayo, que es una jugadora del Atlético de Madrid de aquí, del pueblito de al lado. Y en Badajoz tenemos un equipo de Primera, el Santa Teresa, que son de aquí… y al final digo: mira, yo intento hacer todos los cromos de todos los equipos que pueda y hasta donde llegue, a ver cómo sale esto». Y llegó hasta donde pudo, que no es poco: más de 250 cromos. Pero de algunos clubes y jugadoras no encontraba ni fotos ni información suficiente. Y aquí es cuando su historia llega a Twitter. El pasado fin de semana, María tuiteó desde su cuenta una pregunta y una foto: «¿Me vais a ayudar a terminarlo? A ver si podemos juntar todos o, al menos, casi todos», pedía, mostrando una imagen enorme de algunos de los cromos que había conseguido realizar hasta ese momento.

Su petición, su historia, su iniciativa y su idea ya tienen miles de retweets. María ha salido en casi todos los medios y cuenta con la colaboración de todos los clubes, de ambas ligas, incluso con la simpatía de la FIFA. «¡Menos de la Federación! Que todavía no hay señales. Incluso de la FIFA he visto que habían reuiteado la idea, y es muy curioso. Pero de la Federación parece que todavía no tenemos suficiente apoyo». Así, en un día, María consiguió todas las fotos y la información que necesitaba.

«Está siendo una locura», responde bastante tranquila al otro lado del teléfono María, a pesar del aluvión de mensajes y llamadas que lleva recibiendo los dos últimos días. Todo este interés, además, ha levantado pasiones y ya son muchos los que preguntan dónde pueden comprarlos. «Cuando me dicen “por qué no los vendes”… Es muy complejo y es que yo no tengo los derechos de imagen de estas futbolistas o de los clubes. Esto, principalmente, era para mis chicas, y se ve que ha despertado el interés de mucha más gente, desde luego».

Las hijas de María, con los cromos que les ha hecho su madre
Las hijas de María, con los cromos que les ha hecho su madre-María Vázquez

En los últimos años, el fútbol femenino parece haber crecido a pasos agigantados, pero aún hay mucho territorio por recorrer. «Mi hija mayor vio que el Barça tenía equipo femenino y empezó a conocer a jugadoras, a ver partidos y vio que jugaban muy bien. Claro que Messi le gusta, por ejemplo, pero le gustaba más Jenni Hermoso. A María, mi otra hija, le gusta Jenni Morilla… Ellas se miran sobre todo en las chicas». María reconoce que, con toda esta ayuda, el objetivo está más que conseguido. «Las jugadoras merecen este álbum y, no sé, ver su trabajo recompensado. Y que las niñas se puedan ver reflejadas en estas jugadoras. ¿Por qué no van a tener este interés y por qué no van a juntar los cromos de sus ídolos?».

El próximo fin de semana hay duelo importante en casa de María: se enfrentan Sevilla y Barcelona. «Nos sentaremos con ellas a ver la tele, el padre y yo, y a ver la quién de las dos se lleva el pato al agua. Estos partidos son curiosos porque cada una tira para su equipo, son los partidos más entretenidos de ver». Y, aunque el Sevilla Féminas no esté haciendo una temporada memorable, y es el Betis el que este año parece que tiene un poquito de más fuerza, a María le gustaría poder ver el derbi con sus hijas; partido que, además, será el que cierre la presente temporada. «Estamos cerquita de Sevilla y bajamos siempre que podemos, aunque no sea siempre que queremos».

Aunque María y sus hijas son de Montijo (Badajoz) su padre, el abuelo de las niñas, es sevillano y sevillista. Por eso, el orgullo de Nervión es algo que corre por sus venas. «Es un sentimiento. De hecho, lo tengo puesto en Twitter. Tras uno de los partidos que bajamos a ver, precisamente al Sevilla-Barcelona. Entonces, mi hija estaba aprendiendo a leer y estábamos en el campo del Sevilla Alético y dice: “mira, mamá, ahí pone ‘dicen que nunca se rinde’, ¿por eso somos del Sevilla?” Mira, no sé, la chiquitita y esa profundidad y esas ideas… son sentimientos, en fin». Así, este álbum, que comenzó siendo solo para sus niñas, ha dejado de ser un proyecto de manualidades para convertirse un pedacito de historia de la Liga Femenina Iberdrola. Como lo fue para el Calcio la primera estampa de la cara Bruno Bolchi, hace ya casi 50 años.