Dos inquilinos entran en una vivida
Dos inquilinos entran en una vivida - ABC
VIVIENDA

Los vecinos morosos deben 47 millones a sus comunidades en Sevilla

La venta de pisos de bancos alivia la deuda a las comunidades que empiezan a recuperar lo perdido

SEVILLAActualizado:

La morosidad en las comunidades de vecinos de Sevilla baja por cuarto año consecutivo y se sitúa en los 47,5 millones de euros -1,5 menos que en 2016-. El volumen es todavía demasiado grande, pero confirma esa tendencia al descenso, que ha venido motivada, fundamentalmente, por el alivio del excedente de vivienda de los bancos y la mejora de la situación económica.

Así lo han manifestado el presidente del Colegio de Administradores de Fincas de Sevilla, José Feria, acompañado por el vicepresidente de la institución, Juan Luis Reina. Ambos han mostrado con cifras ese descenso continuado desde 2014, cuando se alcanzaron los niveles máximos de deuda, llegando a superar los 54 millones de euros. Hoy la situación es muy distinta. Se paga más y antes, lo que ha reducido las reclamaciones en el juzgado y las desavenencias en las comunidades.

El presidente del órgano colegial ha puntualizado que la mediación ha sido una de las grandes armas para combatir la morosidad. Durante una rueda de prensa ha destacado que «la morosidad bancaria ha disminuido en toda Andalucía, así como en sus provincias, llegando a los 61,5 millones de deuda, un 4% menos con respecto al ejercicio anterior.

Juan Luis Reina y José Feria, durante la presentación
Juan Luis Reina y José Feria, durante la presentación - M. J. LÓPEZ OLMEDO

¿Quién deja de pagar?

Feria ha asegurado que el perfil del vecino moroso es diverso, pues va desde la pareja que se divorcia, al que fallece o el que se queda en paro. «Aunque también encontramos los que sencillamente se niegan a pagar, pero esos, si hay un administrador de fincas al frente, terminan abonando lo que deben», advierte. En el otro lado están las entidades bancarias, que «no siempre dejan de pagar porque no quieran, sino porque no saben lo que tienen», ha puntualizado el vicepresidente, tras recordar que «desde que se adjudican un piso hasta que toman posesión del mismo pasan muchos meses y no siempre hay una comunicación directa entre departamentos para ponerse la día». La mejor prueba, señala, es que «cuando vas a la entidad y le muestras la cuenta, terminan pagando en muchos casos».

Precisamente ese impago de la banca ha sido una de las cuestiones recogidas en la futura Ley de Propiedad Horizontal, que eleva la deuda pendiente y recoge nuevas realidades como las viviendas turísticas. Juan Luis Reina ha asegurado que actualmente solo están obligados a abonar el año en curso y los tres anteriores, lo que resulta un auténtico mazazo para el resto de vecinos que ven cómo se pierde el dinero del tiempo anterior a eso.

Los alquileres de corta estancia es otro de los frentes abiertos para los administradores, que ejercen en muchas ocasiones como intermediarios con los propietarios y residentes habituales. Señalan que «si se respetan las normas, no suele haber problemas, porque los turistas solo usan la vivienda para dormir». Sin embargo, insisten en la importancia de combatir la oferta ilegal, que cuadruplica a la regularizada.