Personajes

Vico, un filósofo sevillano que bate records en México

Desde el año 2013, ha impartido más de 300 conferencias dirigidas a los universitarios mexicanos

Las conferencias de Vico en México generan gran expectación
Las conferencias de Vico en México generan gran expectación - UNAM
Alberto Flores Sevilla - Actualizado: Guardado en: Sevilla

En la década de los setenta del pasado siglo XX muchos andaluces se vieron obligados a dejar su tierra y emigrar hacia otros países europeos que les ofrecían posibilidades laborales que en España no se podían ni siquiera soñar. Es lo que hicieron los padres del filósofo sevillano David Pastor Vico, que nacía por accidente en 1976 en la ciudad belga de Jambes, donde vivió sus primeros años. Cuatro décadas después, Vico, criado en Sevilla después de la vuelta a España de sus padres, repetía la misma operación que sus progenitores, pero en este caso con un triple salto mortal: cargando todos sus libros en un gran contenedor y marchándose al otro lado del charco, nada más y nada menos que a México.

Desde muy joven Vico mostró muchas inquietudes, que reflejó en España en numerosos campos culturales, como la poesía, la organización de congresos y sus colaboraciones en diferentes medios de comunicación. Junto con la Universidad de Sevilla fue el promotor de los congresos culturales aglutinados bajo el nombre de «Factor Humano», que en varias ediciones reunieron a lo más granado de la intelectualidad hispanohablante. Escribió columnas en periódicos, colaboró con radios y tuvo la tremenda osadía de afrontar un espacio dedicado a la filosofía en el programa de televisión del humorista Manu Sánchez en Canal Sur Televisión.

En 2013 su vida daba un giro de 180 grados y comenzaba a trabajar para la que es sin duda la Universidad más importante del mundo en habla hispana, la UNAM, que cuenta con la friolera de 350.000 alumnos y centros de referencia en los cinco continentes. Desde que desembarcó en tierras aztecas, este sevillano ha ofrecido 350 conferencias y se ha convertido en un auténtico referente para los jóvenes universitarios.

Con sus casi dos metros de altura, su pelo largo y una inconfundible voz grave, Vico se ha convertido en la primera cara que ven los estudiantes que inician su camino en la UNAM y concretamente en este 2017, es el portavoz oficial de la nueva campaña de valores que ha iniciado la Máxima Casa de Estudios de esta nación. «Soy el encargado de dar la bienvenida a los alumnos de nuevo ingreso, ofreciendo conferencias en todos los centros. Se trata de incidir sobre una serie de valores que entendemos que son importantes para los universitarios, entre los que destaca especialmente el respeto», explica Vico, quien tiene ante sí una tarea titánica por delante en las próximas semanas ya que su agenda indica que en este comienzo de curso va a ofrecer 80 conferencias para casi 40.000 alumnos y padres de alumnos.

Vico es capaz de hacer algo que solo está al alcance de muy pocos: hablar de los grandes temas que preocupan al hombre desde hace siglos con un lenguaje sencillo y un método cercano a las nuevas generaciones. Sus vídeos en las redes sociales alcanzan las 50.000 visitas y poco a poco se ha convertido en una figura a seguir para los jóvenes mexicanos. «Algunas estadísticas indican que en México el nivel de desconfianza hacia nuestros semejantes supera en muchos casos el 80%, para progresar debemos de revertir esos indicadores, por ello a los jóvenes les digo que el camino que emprenden en la Universidad no se puede recorrer solo, es importante hacerlo rodeado de amigos, no solo se llega a la Universidad para conseguir un título, el objetivo principal es ser mejor persona y para ser mejor persona necesitamos de los demás», asegura Vico.

Recientemente el sevillano ha visto cumplido un sueño de su adolescencia, como fue la publicación en México de un libro de poesía que escribió cuando apenas tenía 20 años, «La bajada al infierno o el paraíso incomprendido». Su faceta literaria se va a ver completada con la inminente publicación de su primer libro de divulgación filosófica, que incluye un prólogo escrito por Baltasar Garzón y que llevará por título «La soledad de los pájaros. Una reivindicación vehemente de la confianza», donde plasma su ideario.

En pocos años Vico ha sido capaz de convertirse en un referente para el mundo académico mexicano y ha recorrido el país ofreciendo conferencias en las que deja patente que no tiene pelos en la lengua y que para poder avanzar algunos pasos más tenemos que confiar un poquito más en las personas que tenemos alrededor. Han pasado los años, pero él no ha perdido ni un gramo de ese inconfundible acento sevillano creado en la barriada de San Diego y completado en la campiña de Los Molares. Un acento que por ahora resuena con fuerza en las aulas más grandes de una de las universidades más importantes del mundo y que ojalá pronto pueda volver a escucharse en esos lugares que lo vieron crecer y donde ha dejado una huella imborrable.

Toda la actualidad en portada

comentarios