El agente sevillano del Grupo de Reserva y Seguridad (GRS) recibió una violenta patada en la cabeza - ABC
Referéndum del 1-0

En vídeo: así fue la brutal patada en la cabeza de un independentista a un guardia civil de Sevilla en el 1-0

El agente estaba arrestando a otra persona durante la celebración del referéndum ilegal cuando fue atacado por este joven

SEVILLAActualizado:

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ha confirmado este jueves a través de su cuenta de twitter la detención de un individuo en la localidad barcelonesa de Sant Esteve Sesrovires por patear en la cabeza a un agente de la Guardia Civil que participaba en el operativo policial para intervenir las urnas y el material de votación del referéndum ilegal convocado el pasado 1 de octubre.

La víctima es uno de los agente del Grupo de Reserva y Seguridad (GRS) número 2 de Sevilla que ha sido movilizado desde la Comandancia sevillana hasta Cataluña. En total, son unos 300 los efectivos los que han salido de Sevilla desde que estalló el conflicto catalán.

Los agentes del GRS de Sevilla fueron noticia cuando se vieron obligados a abandonar el hotel de Calella donde se hospedaban porque la dirección del establecimiento había recibido amenazas de los independientes. También otro de los integrantes de esta unidad se hizo famoso a raíz del fandango que le cantó a aquellos que se habían apostado en la puerta del hotel para animarles a que se marcharan con una cacerolada.

Tras el anuncio del ministro, el Instituto Armado ha enviado un comunicado en el que ha dado más detalle de esta actuación. El detenido tiene 22 años y está acusado de un delito de atentado contra la autoridad y resistencia, desobediencia y amenazas.

Los hechos tuvieron lugar el 1-O por la tarde, cuando los agentes del GRS procedían a la detención de otra persona que acababa de propinar una patada a otro guardia civil que había caído al suelo. «En ese momento», explica el comunicado de la Guardia Civil, «se aproximó este individuo y sin mediar palabra propinó una fuerte patada a uno de los guardias civiles que se encontraban deteniendo a la otra persona, huyendo a continuación».

Aunque la noticia de la detención se ha producido hoy, se realizó el miércoles en Sant Esteve Sesrovires, un municipio de 7.600 habitantes situado en la comarca del Baix Llobregat, a unos 30 kilómetros de la capital catalana.