Una guía revende entradas en la cola del Alcázar a una turista - ABC
Sevilla

El vídeo que demuestra cómo funciona la reventa ilegal de entradas del Alcázar en Sevilla

La Policía requisó el martes otras 200 entradas a varios guías que pertenecen a empresas de voluntarios, las llamadas «free tours»

SEVILLAActualizado:

La Policía Local requisó el martes por la tarde 200 entradas del Alcázar a un supuesto guía turístico de una empresa de las demoninadas «free tours», que ofrecen servicios a los visitantes de forma teóricamente voluntaria. El denunciado estaba vendiendo estas localidades en la cola a 25 euros, una práctica ilegal que se está investigando desde hace varias semanas, como adelantó este periódico. Las diligencias están abiertas desde entonces y los agentes han peinado la zona de paisano para comprobar cómo se lleva a cabo este sistema de reventa por el que los implicados ofertan a los turistas unas localidades que cuestan 11,5 euros en la taquilla a más del doble de su precio oficial con el plus de que no tendrán que esperar la cola.

Según las fuentes de la investigación consultadas, este procedimiento de reventa se ha seguido produciendo a pesar de que los guías conocieron el curso de las diligencias por ABC, lo que les ha permitido analizar «in situ» cómo se realiza e incluso recabar pruebas.

Este periódico ha tenido acceso a un video, incluido en esta información, en el que se aprecia con nitidez cómo una guía vende entradas a una turista en la propia Puerta del León del monumento. Curiosamente, uno de los vigilantes de seguridad que trabajan en la taquilla se acerca a esta guía y, de forma muy discreta, le realiza una indicación. Según las citadas fuentes, este vigilante podría haber avisado a la persona que estaba ejecutando la reventa de que la estaban grabando, lo que hace sospechar a los investigadores de una posible connivencia de los reventas con algún miembro de la gestión de la taquilla.

El sistema de venta de entradas del Alcázar está concedido a una empresa de seguridad privada, que se encarga de las taquillas y del control de acceso, mientras que los tiques que se comercializan por internet los gestiona otra empresa especializada en turismo. La secuencia registrada muestra cómo uno de esos vigilantes le dice algo a la guía que está llevando a cabo la reventa y ésta le contesta mientras guarda el dinero apresuradamente. El vigilante continúa haciendo su ronda sin acercarse en ningún momento a la implicada, pero el cruce de miradas entre ambos es bastante claro.

Algunos guías consultados por este periódico defienden que esta actividad es completamente legal porque ellos no venden la entrada, sino sus servicios para enseñar el monumento. ABC se puso ayer en contacto con el responsable de una de las empresas denunciadas para conocer su opinión al respecto, pero se limitó a asegurar que «todo es falso», que «no tenemos nada que ver en este asunto» y que él ya lo ha «aclarado todo por medios extraoficiales» hablando con la Policía, aunque, según su versión, «nadie nos ha llamado ni nos ha requisado ninguna entrada».

El martes, a las 18:30 horas, los agentes dieron el alto en la calle Miguel de Mañara a una persona que llevaba encima 200 localidades y que pertenece a una compañía «free tours».