Sociedad

El Papa Francisco: «El cristianismo no es una ideología, sino creer que Jesús ha resucitado»

«Si todo hubiera concluido con su muerte, Jesús sería un buen ejemplo de entrega, pero esto no podría generar nuestra fe», explicó en la audiencia general

El Papa Francisco saluda a los fieles desde el papamóvil a su llegada a la audiencia general de los miércoles en la plaza de San Pedro en el Vaticano
El Papa Francisco saluda a los fieles desde el papamóvil a su llegada a la audiencia general de los miércoles en la plaza de San Pedro en el Vaticano - Efe
JAVIER MARTÍNEZ-BROCAL Ciudad Del Vaticano - Actualizado: Guardado en: Sociedad

La primavera romana ha atraído a miles de turistas y peregrinos también durante la semana de Pascua. Por eso, esta mañana acudieron más personas de lo habitual a la audiencia general del Papa Francisco en la plaza de San Pedro.

A Francisco se le veía contento y más descansado, ya recuperado de la intensa agenda de la Semana Santa. Se veía que disfrutaba con el recorrido en papamóvil, también más largo de lo habitual.

Durante esos minutos, invitó a subir en el coche a seis niños y niñas vestidos de primera comunión, hizo equilibrios para que el viento no le arrancara el solideo, y se detuvo unos instantes para probar el mate que le acercaron unos argentinos.

Luego, durante la catequesis, el Papa recordó que durante toda esta semana la Iglesia católica sigue celebrando la fiesta del domingo de resurrección. «El cristianismo nace de ese acontecimiento. No es una ideología o un sistema filosófico, sino un camino de fe a partir de un acontecimiento que testimoniaron los primeros discípulos de Jesús», explicó.

«El núcleo del mensaje cristiano es que Jesús murió, fue sepultado, resucitó y se apareció a los discípulos. O sea, que Jesús está vivo», concretó. «Si todo hubiera concluido con su muerte, Jesús sería un buen ejemplo de entrega, pero esto no podría generar nuestra fe», añadió.

Como un párroco que explica el catecismo, insistió en que «aceptar que Cristo murió no es un acto de fe, porque es un hecho histórico. Pero creer que resucitó sí que es un acto de fe», apoyado en el testimonio histórico de los primeros discípulos.

El Papa recordó las narraciones de las apariciones de Jesús en los Hechos de los Apóstoles y en las epístolas de San Pablo. «Ojo porque San Pablo no era un monaguillo, era uno que perseguía a la Iglesia, orgulloso de sus convicciones; se sentía realizado, con las ideas claras. Pero le ocurrió algo imprevisible: se encontró con Jesús resucitado cuando iba camino de Damasco».

«También el Señor quiere hacerse presente en nuestras vidas para conquistarnos y no abandonarnos jamás. Ser cristianos significa reconocer y abrazar el amor que Dios tiene por nosotros, que vence el pecado y la muerte», aseguró en su catequesis.

«Es bonito pensar que el Cristianismo sigue siendo esto: no es nuestra búsqueda de Dios -una búsqueda a oscuras- sino un Dios que nos busca a nosotros», explicó.

El Papa no distingue entre el Jesús del Evangelio y el Jesús actual. «En estos días de Pascua, cuando nos pregunten los motivos de nuestra sonrisa o de nuestra paciencia, podemos responder que es porque Jesús sigue aquí, vivo, junto a nosotros. Jesús está aquí ahora en la plaza con nosotros, vivo y resucitado», concluyó arrancando un aplauso.

La estampa en la plaza de San Pedro era especialmente colorida hoy, puesto que la basílica tiene aún las flores que católicos holandeses envían para estas fiestas al Vaticano. Nada menos que 35 mil plantas.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios