Terraza principal del hotel Balcón de Córdoba. Fuente: balcondecordoba.com
Terraza principal del hotel Balcón de Córdoba. Fuente: balcondecordoba.com

Balcón de Córdoba, la excelencia hecha hotel

En pleno centro histórico de la ciudad nos encontramos con el Hotel Balcón de Córdoba, un alojamiento que casi no te dará ganas de salir a explorar

CórdobaActualizado:

Uno decide viajar a Córdoba por muchas razones, pero quizás la más importante sea el embrujo. Y es que esta ciudad, esta provincia, tiene algo especial que atrapa a los que van a visitarla. Ese mestizaje, esa cultura, esa arquitectura, esa amabilidad, esa gastronomía, esa música, esos mágicos rincones…, son capaces de hechizar hasta al más inmutable de los corazones.Y una ciudad superior como es Córdoba necesita un hotel superior, un balcón desde el que dominar todos sus encantos.

Hotel Balcón de Córdoba

El hotel Balcón de Córdoba es un distinguido alojamiento de cuatro estrellas al que ya no le caben los premios y distinciones en la pared, de la crítica, pero también del público, que a través de portales donde dejan su opinión como Trivago o Tripadvisor lo han encumbrado al primer puesto de la ciudad. Y eso es un dato importante, ya que refleja la gran satisfacción de aquellos huéspedes que han pasado unos entre sus paredes.

El hotel Balcón de Córdoba nos maravilla nada más empezar gracias a su emplazamiento, apenas a un minuto andando de la Mezquita-Catedral de Córdoba. Precisamente este es uno de sus increíbles atractivos, ya que desde su maravillosa terraza, donde tomar algo tranquilamente, se puede disfrutar de unas vistas únicas del monumento, así como de los tejados y las torres de la ciudad.

Una d elas maravillosas habitaciones del hotel. Fuente: balcondecordoba.com
Una d elas maravillosas habitaciones del hotel. Fuente: balcondecordoba.com

El hotel es pequeño, ocupando un edificio del siglo XVII que ha sido remodelado manteniendo la coherencia con la historia de la ciudad, con pocas habitaciones pero muy amplias y acogedoras, distribuidas en dos alturas, y con un torreón alrededor del cual se vertebran tres hermosos patios andaluces. La edificación se vuelca hacia el interior, fiel a la tradición de las viviendas medievales españolas.

Pero no es solo la estructura, sino los detalles, los que hacen de este hotel un lugar mágico. Sus preciosos patios interiores, el típico empedrado de los suelos, y las fuentes, se mezclan con auténticos tesoros de la historia, más de cien restos arqueológicos romanos e hispanomusulmanes, entre columnas, capiteles, lápidas, y demás. Pero lo realmente encantador es su especial construcción en niveles, que dota al hotel de un número singular de terrazas, unas, reducidas e íntimas, y otras más grandes, pero entre las que destaca la que corona el hotel, un auténtico “balcón de Córdoba” que pone al alcance de tu mano las mejores vistas de la Mezquita-Catedral de Córoba.