Playa de Hatenohama, en la isla de Kumejima, Okinawa
Playa de Hatenohama, en la isla de Kumejima, Okinawa - Okinawa Convention & Visitors Bureau

Dos tesoros naturales de Japón que quizá no conoces

De la septentrional, fría y salvaje isla de Hokkaido al meridional, atomizado y subtropical archipiélago de Okinawa

Actualizado:

Las maravillas naturales de Japón constituyen su secreto mejor guardado. Desvelamos aquí algunas de las situadas en sus polos geográficos: la septentrional, fría y salvaje isla de Hokkaido y el meridional, atomizado y subtropical archipiélago de Okinawa.

Hokkaido

Parque Nacional de Shiretoko
Parque Nacional de Shiretoko - JNTO

Los paisajes de Hokkaido se resuelven en apartadas montañas y llanuras ebrias de colores otoñales, ríos y lagos, mares y cielos azules. Al suroeste de su capital, Sapporo, centro político, económico y cultural de la isla, el espectáculo de la naturaleza salvaje eclosiona en las pintorescas cuencas lacustres y volcanes activos del parque nacional de Shikotsu-Toya. El senderismo aquí es de primer nivel. El lago Shikotsu es el segundo más profundo de Japón (360 m.) y el más septentrional de los que nunca se hielan. El parque rodea el muy visitado Jigokudani, Valle del Infierno, cuyas manifestaciones sugieren lo que quizá aguarda en la otra vida: arroyos sulfurosos, silbantes respiraderos de vapor, estanques de barro hirviente y rocas tintas como de sangre.

Situado en el este de Hokkaido, el parque nacional de Akan presume, entre otros, del misterioso lago Mashu, para muchos el más hermoso del país, que antaño ostentó el récord del más transparente del mundo. Mientras en sus bosques habitan especies raras de mamíferos, pájaros y plantas alpinas, en el lago homónimo prospera un alga de agua dulce, el marimo, decididamente popular por formar enormes y longevas esferas, únicas en su género.

La península donde se asienta el parque nacional de Shiretoko, en la costa nororiental, era considerada por los indígenas ainu, primeros pobladores de Hokkaido, la tierra del fin del mundo. Patrimonio mundial por la Unesco, sin apenas accesos viarios, Shiretoko es precisamente la última zona salvaje de Japón.

Okinawa

Irabu O-hashi, el puente que conecta las islas Miyako e Irabu, en Okinawa
Irabu O-hashi, el puente que conecta las islas Miyako e Irabu, en Okinawa - (C)OCVB

El archipiélago de Okinawa lo forman 160 islas en latitudes parejas a las de Hawaii, Cancún y Miami. Con un clima subtropical oceánico, la temperatura media anual de sus aguas es de 25ºC. En Okinawa-honto, la mayor de todas, se encuentra Naha, capital de la prefectura, enlazada por numerosos vuelos y ferris con el resto del país.

A 40 km de Okinawa-honto, el grupo de las Kerama, cuyas aguas figuran entre las más transparentes del mundo, es Parque Nacional desde 2014. A sus tres islas mayores se accede en ferri desde Naha. La playa de Furuzamami, imponente franja de 700 m. de blancas arenas, ha sido galardonada con dos estrellas en la Guía Verde Michelín. Avistar ballenas jorobadas es factible aquí entre diciembre y abril.

Al grupo de las Miyako, 300 km al suroeste de Okinawa-honto, se llega tras 50’ de avión desde Naha, y también en vuelos directos desde Tokio, Osaka y Nagoya. Esconde playas idílicas, como la de los 7 km de barra arenosa de Yonaha Maehama, de la que se afirma que es la más blanca de Oriente.

El grupo de las Yaeyama, con dos islas principales, Ishigaki e Iriomote, y 17 menores, forma el extremo suroccidental del territorio japonés. Cubierta al 90% por manglares y por algunas de las últimas junglas subtropicales vírgenes de Japón, Iriomote, la segunda isla más grande de Okinawa, está cercada por algunos de los arrecifes de coral más bellos del país; un destino óptimo para el senderismo, la navegación en kayak y el submarinismo.

Cómo ir

Viajar a Japón es más barato y más fácil de lo que muchos creen. Con la compañía All Nippon Airways (ANA) se puede volar desde España a 45 ciudades japonesas sin cargo adicional. Precio: desde 519 euros. #Más info: www.anaskyweb.com