Torres de la Iglesia de San Miguel desde la subida al castillo de Spilberk
Torres de la Iglesia de San Miguel desde la subida al castillo de Spilberk - PILAR ARCOS

Brno, la ciudad que celebra el centenario de un Estado que ya no existe

Este año se cumple el centenario de la declaración de la independencia de Checoslovaquia, y Brno lo celebra del 26 de mayo al 17 de junio

Actualizado:

Este año se cumple el centenario de la declaración de la independencia de Checoslovaquia, y aunque ese Estado ya no exista desde 1992, Brno, la segunda ciudad de la actual República Checa, lo celebra como ya lo hizo hace 90 años, cuando se conmemoró la primera década de Checoslovaquia.

Del 26 de mayo al 17 de junio, y bajo el nombre de «Re:publika», en esta ciudad conocida por su amplia oferta cultural, se sucederán conciertos, actuaciones teatrales, espectáculos de danza y deportes, encuentros con personalidades del panorama artístico-cultural y muestras de diseño y arquitectura.

123456789
  1. El encanto del sosiego

    Los populares tranvías rojos en la calle Pekarská
    Los populares tranvías rojos en la calle Pekarská - PILAR ARCOS

    Aún siendo la segunda ciudad de la República Checa y una de las urbes más bellas de Centroeuropa, Brno (pronúnciese «Breno» con una «r» larga y una «e» oscura), es poco conocida. La apabullante personalidad de Praga, la capital de la república, la ha eclipsado en buena medida.

    Capital de Moravia, se encuentra más cerca de Viena (110 km.) que de Praga (200 km.), es una localidad tranquila de menos de 500.000 habitantes, en la que se disfruta del dulce encanto del sosiego. Tranquilidad que se rompe, eso sí, todos los agostos cuando se celebra el campeonato mundial de Moto GP, una de las pocas ocasiones en las que el nombre de Brno salta a los medios.

  2. El centro histórico

    Plaza de La Libertad con la Columna contra la Peste. A la derecha, la iglesia de Santiago el
    Plaza de La Libertad con la Columna contra la Peste. A la derecha, la iglesia de Santiago el - PILAR ARCOS

    La calle Masarykova es el eje histórico de la ciudad por la que todavía circulan unos tranvías rojos que se inauguraron en 1901. Va del castillo de Spilberk a la Plaza de la Libertad (Namesti Svobody), popularmente llamada Svobodák, la plaza más vieja con ocho siglos de antigüedad, en torno a la cual gira toda la vida urbana. Su forma triangular se debe a que allí se cruzaban tres caminos medievales, hoy la preside una columna erigida en 1679 para ahuyentar a la peste, coronada por la Virgen y el Niño. Aquí se alzan algunas de las casas más nobles de Brno, como el Palacio Kleim. Muy cerca está la Mansión de los Señores de Lipa y la Iglesia de Santiago el Mayor (Jakuba Starsiho), un interesante edificio del gótico tardío.

  3. Edificios notables

    La Casa de los Cuatro Zoquetes
    La Casa de los Cuatro Zoquetes - PILAR ARCOS

    Al margen de algunos desatinos estéticos, como la anacrónica fachada de cristal del centro comercial Omega, construida en 2008, o un enorme reloj en forma de bala, que más parece un supositorio gigante, en la Plaza de la Libertad hay edificios muy notables, como La Casa de los Cuatro Zoquetes (Dum u ctyr mamlasu), llamada así por cuatro monumentales atlantes con caras de pocos amigos que sostienen sobre sus hombros los pilares de la fachada. Como si se tratase de dulcificar el tema, en el interior de este edificio hay una confitería.

  4. La catedral y la campanada de más

    Portada de la catedral de San Pedro y San Pablo
    Portada de la catedral de San Pedro y San Pablo - PILAR ARCOS

    La catedral de San Pedro y San Pablo, conocida popularmente como Petrov, se empezó a construir a principios del s.XIII en estilo gótico, pero no fue acabada hasta 1905, año en el que se le añadió la portada actual. Sin embargo, la atención de los visitantes se centra en la leyenda de su reloj.

    En 1645, en plena campaña contra los suecos durante la Guerra de los Treinta Años, Brno ofreció una dura resistencia contra el invasor. Cansado el general sueco de un asedio prolongado y sin éxito, dicen que lanzó la bravuconada de que si a mediodía no había tomado la plaza la abandonaría definitivamente. Espoleados por esta declaración las tropas suecas redoblaron sus esfuerzos. A las 11 de la mañana estaban ya a punto de tomar la ciudad, y fue entonces cuando el campanero de San Pedro y San Pablo en vez de repicar once veces lo hizo una más. Creyendo el general que ya era la hora fijada por el mismo, y cumpliendo su palabra, dio por finalizado el asedio y así Brno no cayó en manos de los invasores.

    Desde entonces, el reloj de la catedral siempre da una campanada más.

  5. Castillo de Spilberk

    Puente sobre el foso en la entrada del castillo de
    Puente sobre el foso en la entrada del castillo de - PILAR ARCOS

    Rehabilitado hace poco, el Castillo de Spilberk es otro de los atractivos de Brno. Construido en el s.XIII por los reyes Premislidas (dinastía que reinó en Bohemia y Polonia), fue residencia real y del margrave (equivalente a marqués) de Moravia. También prisión durante el Imperio Austro-Húngaro y cuartel militar en el s.XIX. Desde 1960 acoge al Museo de la Ciudad, donde además de diversos documentos históricos hay una especie de museo de cera que reproduce como era la vida de los prisioneros.

    Situado en la cima de una colina desde la que se pueden ver algunas de las panorámicas más bonitas de la ciudad

  6. Casa-museo Tugendhat

    Terraza de la Casa Tugendhat con una de las célebres sillas MR70
    Terraza de la Casa Tugendhat con una de las célebres sillas MR70 - PILAR ARCOS

    Una de las joyas culturales de Brno es la Casa-museo Tugendhat, obra maestra de la arquitectura funcionalista de entreguerras (1929). Tanto el edificio como el jardín circundante es, según la Unesco, «un ejemplo remarcable del estilo internacional en la arquitectura moderna tal como se desarrolló en Europa en el correr de los años veinte».

    La villa, situada en las afueras de la ciudad (calle Cernopolní, 45), refleja la concepción que su creador, el arquitecto germano-estadounidense Ludwig Mies van der Rohe, tenía del llamado «plano libre», tendencia precursora de los actuales lofts, pero en planta baja.

    Fue construida en 1930 para Fritz Tugendhat y su esposa Greta, los padres del filósofo alemán Ernst Tugendhat, y rápidamente se convirtió en un icono arquitectónico.

    Declarada Patrimonio de la Humanidad en 2002, está abierta al público, que puede recorrer sus salas y admirar los muebles entonces futuristas.

  7. Mercadillo de Zelny Trih

    Mercadillo de verduras de la plaza Zelny Trih
    Mercadillo de verduras de la plaza Zelny Trih - PILAR ARCOS

    Una visita muy recomendable es el mercadillo de Zelny Trih, una plaza que se remonta al s.XIII. Presidida por la fuente barroca de Parnas (1695), que simboliza una cueva de roca natural con figuras alegóricas a los imperios antiguos de Babilonia, Persia y Grecia, está circundada por edificios también barrocos, como el palacio Dietichstein (S.XVII) que alberga al Museo de Moravia.

    En sus puestos, instalados de lunes a sábados, se puede encontrar todo tipo de frutas y verduras, incluidos los populares colinabos (kedluben, en checo) híbridos de nabo y repollo.

    También se puede acceder al subsuelo de la plaza, donde hay una cavas en las que antiguamente se conservaban alimentos, entre ellos la cerveza, y se envejecía el vino.

  8. Teatro Nacional de Brno

    Fachada del Teatro Reduta
    Fachada del Teatro Reduta - PILAR ARCOS

    En la misma plaza del Mercado de Verduras está el Teatro Reduta (en checo, Divadlo Reduta) un edificio elegante con una fachada totalmente blanca que corresponde a un teatro construido a principios del s.XVII. Antes era una taberna, por lo que se le conoció como Teatro de la Taberna. Hoy es el Teatro Nacional de Brno, el más antiguo de Europa Central.

    A la entrada hay una estatua de bronce de un niño alado sobre un piano que rememora que allí en 1767, un niño austriaco de once años ofreció un excepcional concierto. Se llamaba Wolfgang Amadeus Mozart.

  9. Un hotel español

    Antiguo Tribunal Municipal de Brno
    Antiguo Tribunal Municipal de Brno - PILAR ARCOS

    Junto a la catedral de San Pedro y San Pablo, en pleno centro histórico de Brno, se alza un elegante palacio de cinco plantas construido en 1855. Fue Tribunal Municipal y Museo Local y hoy es el lujoso hotel Barceló Brno Palace. Su fachada neoclásica contrasta con el atrio del vestíbulo que ocupa toda al altura del edificio hasta el tejado de vidrio y está decorado, como todas sus estancias, con un estilo romántico y modernista proyectado por el diseñador español Paco Entrena. Los muebles han sido traídos de España, el papel pintado de las habitaciones de los Países Bajos, y la mayoría de los elementos decorativos de Oriente Medio.