Top

Viajar - Europa

Los diez pueblos más bonitos de Italia

Localidades con historia y arte que merecen ser visitados alguna vez en la vida

AnteriorSiguiente
  1. 1
  2. 2
  3. 3
  4. 4
  5. 5
  6. 6
  7. 7
  8. 8
  9. 9
  10. 10
Navegue usando los números

Matera

Anochecer en Matera- TANGO7174

Todo el mundo sabe que Italia tiene infinidad de lugares con encanto y magia, entre los más bellos del planeta. No en vano lo llaman «bel paese» (bello país), una clásica expresión poética -Dante y Petrarca fueron probablemente los primeros en utilizarla- para referirse a Italia y destacar sus paisajes naturales, su cultura, arte e historia. Esta riqueza se aprecia en numerosos pueblos, entre los que hemos elegido una decena que merecen ser visitados alguna vez en la vida.

Matera

Su centro histórico se remonta al periodo prehistórico. Matera, en la región de Basilicata, al sur de Italia, con sus antiguas viviendas excavadas en la roca caliza, será capital europea de la cultura 2019. Matera estaba considerada en los años 50 del siglo pasado como «la vergüenza de Italia», por sus miserables condiciones de vida: el analfabetismo era endémico, hombres y mujeres convivían en un único espacio, sin luz eléctrica ni agua corriente. Pero con muchos años de esfuerzo ha sido capaz de proyectar su propio futuro y convertirse en un modelo para el sur de Italia.

Los «Sassi de Matera» («piedras de Matera») y el conjunto de sus iglesias rupestres fueron declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1993, favoreciendo el desarrollo turístico de la ciudad. Habitada desde el Paleolítico, Matera se hizo famosa en todo el mundo después de que Pier Paolo Pasolini filmara en el año 1964 «El Evangelio según san Mateo». Después «Rey David», con Richard Gere de protagonista, se rodó también en Matera en 1985. Otra película, «La Pasión de Cristo», de Mel Gibson, hizo conocer los «Sassi» (las viviendas excavadas en la roca) en todo el mundo.

Civita di Bagnoregio

Conocida como «El pueblo que muere», ofrece un panorama único, sobre todo del valle del Tíber. Fue fundado hace 2.500 años por los etruscos, a 120 kilómetros de Roma, en la provincia de Viterbo. Lo habitan de forma permanente 3-4 personas, mientras las casas, un centenar, constituyen segunda vivienda de muchas personalidades del mundo artístico, de la cultura nacional e internacional, y de las finanzas, incluida la americana. Todos se sienten fascinados por este pueblo único, que domina sobre el majestuoso Valle dei Calanchi. Pero su estabilidad está en peligro al encontrarse en la cima de una colina arcillosa, sometida a la erosión y desprendimientos del terreno.

Portofino

A 50 kilómetros de Genova se encuentra este espléndido pueblo antiguo, rodeado de mar y de montaña. Según Plinio el Viejo (23-79), fue fundado durante el imperio romano con el nombre de Portus Delphini, a causa, quizás, por la gran población de estos animales en el golfo de Tigullio. Portofino, situado a los pies de un promontorio cubierto de abundante vegetación con variedad de ambientes naturales, se asoma a un mar de enorme belleza. Sus casas coloradas, su famosa «Piazzeta», el corazón mundano del pueblo que se asoma al característico puerto, sembrado de embarcaciones de lujo y de pequeños barcos de pescadores, atraen cada año a miles de turistas. Es una de las joyas del paisaje italiano, frecuentado desde siempre por personajes del mundo del espectáculo, de la cultura y de las finanzas.

Varenna

En la orilla del Lago de Como, Varenna, en la provincia de Lecco, región de Lombardía, al norte de Italia, es uno de los pueblos con más encanto de la zona, con 859 habitantes. Varenna está cargado de historia: Sus orígenes se remontan al siglo XI y nace como pueblo de pescadores. El Castillo de Vezio se eleva sobre un promontorio que domina el pueblo y ofrece una vista excepcional del paisaje de los alrededores. Varenna cuenta con dos magníficas villas: Villa Cipressi, con su jardín a distintos niveles, y Villa Monastero –inicialmente fue un monasterio femenino cisterciense fundado a finales del siglo XII-, con un jardín de dos kilómetros de largo frente al lago. A 23 kilómetros de Varenna se encuentra Laglio, un pueblo de unos 1.000 habitantes, en el que George Clooney se compró Oleandra, una villa del siglo XVIII, por unos 7,5 millones de euros. Al igual que el divo de Hollywood otros personajes célebres y poderosos han encontrado residencia en la ribera del lago de Como, lugar ideal para los que buscan tranquilidad e inspiración.

Manarola

Desde este pueblo, en lo alto de una montaña, con el mar en su base, se pueden admirar paisajes únicos. Forma parte de las «Cinque Terre» (Cinco Tierras) , costa formada por cinco pueblos en la provincia de La Spezia, en la región de Liguria, al noroeste de Italia: Monterosso, Vernazza, Corniglia, Riomaggiore y Manarola forman las Cinco Tierras, que son de una belleza excepcional. El visitante queda fascinado por un mar incontaminado y una tierra sembrada de viñedos, olivares y cítricos. Manarola es un claro ejemplo de cómo el hombre ha conseguido dominar esta tierra salvaje y rocosa, construyendo sus casas y creando terreno para huertos y viñedos.

Los alcaldes de los pueblos de las Cinco Tierras temen la gran afluencia de turistas en verano y se plantean imponer «numerus clausus» para evitar la excesiva masificación.

San Gimignano

Situado en una colina, entre Siena y Florencia, es un pueblo espléndido del siglo X, rodeado de una muralla del siglo XIII. Una visita a San Gimignano supone sumergirse en una atmósfera de un pueblo medieval pues se ha mantenido intacto el ambiente de esa época. Su rasgo característico son las espectaculares torres del pueblo, cada una con su historia, que dominan el paisaje. San Gimignano vivió un periodo de gran riqueza artística y económica, sobre todo en el siglo XIV, en buena medida gracias a los peregrinos que recorrían la Vía Francígena, una ruta que va de norte a sur de Europa. Comienza en Canterbury y acaba en la plaza de San Pedro del Vaticano. Hoy San Gimignano tiene una gran vida turística, con una infinidad de restaurantes y tiendas, algunas de artesanía. El centro histórico del bello pueblo medieval ha perdido dos tercios de residentes en 30 años y corre el riesgo de morir de turismo, convertido en una Disneyland del medievo.

Ravello

Esta casa de Ravello fue propiedad de Gore Vidal. Aquí han dormido Tennessee Williams, Rudolf Nureyev, Paul Newman, Hillary Clinton y Brad Pitt, entre otros- Vincenzo Palumbo

Uno de los recorridos más bellos de Italia es la costa Amalfitana, donde se funden el verde de los cultivos de cítricos en las laderas con el azul del mar, con el resultado de un paisaje único: Bahías, ensenadas, pequeños pueblos con sus pintorescas callejuelas encaramados en las montaña. Una perla de la costa Amalfitana es Ravello, pueblo refinado y elegante, en medio de la naturaleza con villas señoriales. El corazón del pueblo es Piazza Vescovado, situada entre el Palacio Rufolo y la Catedral con una magnífica fachada y un campanario de 35 metros. Otros pueblos dignos de mención de la costa Amalfitana son Amalfi, que da nombre a toda la costa; Positano, un verdadero paraíso, y Atrani, de época medieval, con estrechas callejuelas, patios, arcos, plazas y características escaleras.

Entre las villas célebres de Ravello merece citarse «La Rondinaia», la esplendida mansión en la que el periodista, escritor y dramaturgo estadounidense Gore Vidal (Nueva York, 1925 – Los Angeles, 2012) vivió durante 33 años, entre placeres y escándalos, escribiendo gran parte de sus libros. Se puso a la venta en noviembre del pasado año por 20 millones de euros. Construida en la roca -de ahí su nombre «La Rondinaia», porque parece un nido de «rondini» (golondrinas)- en un parque bellísimo sobre el mar encantado de la Costa Amalfitana. En la villa, que cuenta con seis habitaciones, siete baños y terrazas con vistas impresionantes, el polémico intelectual norteamericano celebraba grandes fiestas y también orgías. Gore Vidal recibía regularmente amigos famosos, entre ellos Greta Garbo, Berstein, Lauren Bacall, Paul Newman, Tim Robins, Peter O’ Toole, Andy Warhol, Nureyev, Mick y Bianca Jagger, Sting, Francesco Rosi, Gianni Agnelli y Hillary Clinton. Uno de los huéspedes más asiduos de «La Rondinaia» fue la hermana de Isabel II, la princesa Margarita, con la que mantuvo una relación muy estrecha, con intercambio epistolar. La princesa realizó aquí algunas escapadas amorosas, según cuenta el periodista Tim Teeman, autor del libro «En la cama con Gore Vidal»: «Un día –recordaba un huésped- Gore mandó a Margarita a hacer una excursión en barca con un joven italiano con un pene enorme y ella volvió muy satisfecha. Gore te procuraba incluso chicos jóvenes si era necesario». También la actriz Susan Sarandon, buena amiga de Vidal Gore, transcurrió largos periodos en «La Rondinaia», donde se quedó embarazada de su primera hija, Eva, con el director y escritor italiano Franco Amurri.

Gore Vidal visitó por primera vez Ravello junto a Tennessee Villiams en 1948. Después volvió varias veces y en 1972 decidió comprarse «La Rondinaia», por la que ya habían pasado célebres personajes del cine como Humphrey Bogart, John Huston, Gina Lollobrigida, Orson Wells y Franco Zefirelli; pintores como Miró, escritores como Truman Capote y Rafael Alberti. Su descubrimiento de Ravello lo consideró Gore Vidal como una señal de gran fortuna, elogiando su «ambiente y arquitectura, su verde intenso, el azul transparente y la naturaleza en el viejo centro de la tierra, el Mediterráneo». Pero era tal su encantamiento con la villa que Gore Vidal decía: «Yo no vivo en Ravello, yo vivo en la “Rondinaia”». Aquí compartió su buen retiro con Howard Austen, su pareja durante 53 años. Eran conocidas sus orgías homosexuales, juntos o por separado, reclutando a chaperos. Teeman cuenta que el escritor, que se autodefinía como bisexual, tuvo relaciones con algunos actores como Rock Hudson, Tyrone Power y Charles Laughton.

Asís

Es uno de los pueblos más famosos de Italia, situado en la provincia de Perugia, región de Umbria, en el centro de la península. Conocido, sobre todo, porque aquí nacieron y murieron Santa Clara y San Francisco, quien es el patrón de Italia. A él está dedicada la Basílica de Asís, con dos iglesias superpuestas y una cripta con la tumba de San Francisco. Los espléndidos frescos de Giotto y de Cimabue son una joya única del arte. Santa Clara tiene también dedicada una basílica, con interesantes frescos. En Asís se respira la magia de la atmósfera medieval, pero tiene restos romanos, como las murallas, el foto (la plaza del ayuntamiento), un teatro y un anfiteatro. Uno de los edificios romanos mejor conservados es el templo de Minerva, transformado en la iglesia de Santa María.

Capri

Es meta turística de fama mundial. El pueblo Capri, en la isla del mismo nombre, es un lugar mágico con larga historia que se remonta a época romana. Ese recuerdo se conserva en numerosos restos arqueológicos, como las ruinas de Villa Jovis, construida por el emperador Tiberio. Su legendaria «piazzetta» es el escenario de la dolce vita de Capri, por donde han pasado viajeros de todo el mundo, intelectuales y personajes célebres.

La isla presenta una costa escarpada e irregular, en la que destacan sus famosos «faraglioni», grandes escollos rocosos, además de innumerables cuevas entre las que destaca la «Grotta Azzurra».

Taormina

Es una de las joyas de Sicilia, isla que con sus increíbles paisajes y sus pueblos únicos, continúa a encantar a miles de viajeros. En su recorrido por Italia, Goethe se entusiasmó de Taormina y de Sicilia, llegando a exclamar: «Aquí está la clave de todo». Situada en la costa este, Taormina es para los amantes de la historia y del arte un lugar ideal para visitar. Símbolo de la ciudad es el teatro griego del siglo III a. C. Desde aquí, espectacular es el panorama que se divisa del mar azul turquesa hasta las costas de Calabria, de la ciudad de Siracusa y de la cima del Etna, un volcán que cuando está activo ofrece uno de los espectáculos más maravilloso de la fuerza de la naturaleza.

AnteriorSiguienteToda la actualidad en portada

comentarios