Top

AUSTRIA

Innsbruck: viaje a un imponente casco medieval rodeado de montañas

La joya del Tirol es una bellísima base de operaciones para unas vacaciones perfectas. He aquí las mejores propuestas para conocer Innsbruck y los alrededores

AnteriorSiguiente
  1. 1
  2. 2
  3. 3
  4. 4
  5. 5
Navegue usando los números

Innsbruck, la joya del Tirol

Centro histórico de Innsbruck, con las grandes montañas como telón de fondo- Innsbruck Tourismus
JAVIER CARRIÓN - Actualizado: Guardado en: Viajar , Europa

Sí, con botas de montaña y zapatos de tacón. Ambas opciones son posibles en Innsbruck, la capital de los Alpes y del Tirol, para disfrutar de unas vacaciones en plena naturaleza porque pocos destinos en Europa pueden presumir de que solo en menos de media hora se puede llegar desde el casco viejo hasta la cima de sus montañas a más de dos mil metros de altitud. Practicar el senderismo en los Alpes austriacos o el ciclismo en la especialidad de «mountain-bike» a lo largo de sus decenas de itinerarios en las montañas que rodean a la capital de los Alpes resulta cada vez más fácil. Los responsables del turismo de Innsbruck ponen a disposición de los visitantes un cómodo transporte hasta los funiculares que conducen a las altas cimas que «comprimen» a la ciudad en el valle del río Inn, y después, una vez acabada la jornada en las montañas, pueden disfrutar de las terrazas de la vieja ciudad, principalmente en la calle de María Teresa, de los restaurantes más «trendy» y de sus bares de copas, una de las mejores apuestas para los jóvenes en todo Austria.

En la cordillera norte, Nordkette, la más salvaje que protege a Innsbruck, se puede disfrutar de unas vistas espectaculares de la ciudad, pero también en este techo helado en invierno sorprende en la temporada estival el paisaje arisco y pedregoso de las montañas alpinas desde el que se divisa Alemania y los viejos refugios de los pastores, algunos ya abandonados como el «Geierwally Hütte» a solo 200 metros del funicular, que recuerdan la dureza de una región que durante muchos siglos permaneció aislada.

Para los que se conforman con los paseos a pie existen también estupendas alternativas. La más aconsejable es la que conduce a «Patscherkofel», la montaña olímpica más legendaria de Innsbruck. Se llega a esta altura de 2.000 metros en solo unos minutos a través de un funicular que parte de Igls (900 m.) y una vez en la cima y tras saborear una nueva panorámica de Innsbruck se puede realizar un paseo alpino de siete kilómetros hasta Glungezer, muy plano y muy sencillo para cualquier excursionista, sea avezado o no, y atravesar un bosque centenario de cembros («Zirbenweg») con algunos ejemplares de más de 300 años. El camino impacta por las rosas de los Alpes que lo adornan en las primeras semanas del verano. Además, la ciudad de Innsbruck y sus 25 pueblecitos ponen a disposición de los visitantes un programa gratuito de senderismo de montaña. Las excursiones incluyen el trayecto en autobús hasta el punto de salida de la excursión, el alquiler de material y, lo más importante, la presencia de un guía profesional de la AlpinSchule Innsbruck, la más famosa escuela alpina de la capital tirolesa

En cualquiera de los itinerarios, los refugios, granjas y casas encantan por el color de las flores y la madera de sus muros y tabiques que contrastan con el verde de las praderas y los bosques. Y como guinda final los visitantes pueden aprovecharse del clima benigno de la capital tirolesa y conocer de cerca los lagos donde es posible darse un chapuzón. El Baggersee, en el barrio de Rossau dentro de la propia ciudad, o el Natterersee, el Herzsee y el Lansersee, en las afueras pero a pocos minutos en tranvía o autobús, permiten refrescarse en una época en la que se alcanzan también altas temperaturas.

Por último, una recomendación cultural en el casco medieval de Innsbruck: El Festival de Música Antigua de Innsbruck ofrece obras de los mejores compositores renacentistas y barrocos, mientras que el Festival de Danza invita a un viaje artístico alrededor del mundo. El patio interior del Palacio Imperial, al lado de la sorprendente Iglesia de la Corte que alberga el mausoleo de Maximiliano I, se llena de música de vals con sus conciertos al aire libre, mientras que en la Marktplatz, a orillas del río Inn, los aficionados al jazz, el swing y el soul tienen una cita imprescindible durante el New Orleans Festival.

Un viaje sensual en el laberinto de cristal de Swarovski

Un rincón del museo Mundos de Cristal de Swarovski- TURISMO DE AUSTRIA
JAVIER CARRIÓN - Actualizado: Guardado en: Viajar , Europa

Emplazado a 20 kilómetros al este de Innsbruck en Wattens, los Mundos de Cristal de Swarovski es el museo más visitado de Austria después del Palacio de Schönbrunn en Viena. El cristal en todas sus formas, visto por diferentes artistas internacionales, fascina en este museo que preside en el exterior la cabeza de un gigante. Sus 14 cámaras subterráneas educen por sus juegos de colores y sus brillantes obras de arte de cristal. Pinturas, obras plásticas e instalaciones invitan a un viaje sensual en un laberinto reluciente, que parece moverse entre los límites del sueño y la realidad.

El museo está dirigido por André Heller con un claro objetivo: presentar un mundo fantástico de ensueño. A la salida, se pueden comprar en la tienda magníficas piezas de cristal, figuritas de animales y algunos objetos de diseño. Y en el exterior asombra su jardín con la «Nube de Cristal», una obra maestra que ocupa 1.400 metros cuadrados y que está formada por cerca de 800.000 cristales Swarovski colocados manualmente.

Por la villa histórica de Hall in Tirol y sus rutas naturales

Ruta de senderismo en Hall-Wattens- (c)Hall-Wattens.at
JAVIER CARRIÓN - Actualizado: Guardado en: Viajar , Europa

Antes de abandonar Wattens en el corazón del Tirol, hay que completar la visita al «triángulo mágico del cristal» con otras dos propuestas que completan la más famosa en el ámbito internacional de los Mundos de Swarovski. Se trata de desvelar los secretos del cristal de sal del valle Halltal y los del cristal de roca de Lizum y Tux, alrededor de una magnífico paisaje formado por las montañas de Karwendel, salvajes e impregnadas de romanticismo, y las de los Prealpes de Tux. En el valle hay una decena de hermosos pueblos, entre los que destaca Hall in Tirol, una villa de 13.000 habitantes con una gran relevancia histórica por la explotación de la sal, la acuñación de la moneda y por su antiguo puerto fluvial. En la Casa de la Moneda, situada en la torre Münzerturm del casco viejo de Hall, puedes comprobar como el «tálero» se convirtió en una de las monedas más importantes que circularon por Centroeuropa y quizás la primera de todas en la que aparece la palabra Europa.

En verano la región de Hall-Wattens se convierte también en un auténtico paraíso para realizar caminatas, montar en bicicleta de paseo o de montaña, practicar la escalada y nadar junto a un idílico paisaje formado por el valle Inntal, las montañas de Karwendel y la zona de los Prealpes de Tux.

Vacaciones en familia en las granjas del Tirol

Idílica postal de las granjas del Tirol- TURISMO DE AUSTRIA
JAVIER CARRIÓN - Actualizado: Guardado en: Viajar , Europa

Otra propuesta original y de gran aceptación popular entre las familias es la de pasar unas vacaciones de verano en un ramillete de granjas tirolesas de calidad contrastada. Además de estar ubicadas en entornos para el disfrute de la naturaleza, con lagos donde es posible el baño y cientos de rutas para practicar el senderismo, el ciclismo o la escalada, existe la posibilidad de sentir en primera persona como es en realidad la vida de los granjeros participando en sus tareas diarias. Esta experiencia con profundas raíces tradicionales resulta inolvidable. En estas granjas, donde reina la hospitalidad, se puede disfrutar de las delicias culinarias caseras, ayudar en el cuidado del ganado o simplemente leer un libro delante de cada cabaña.

El paraíso alpino de Arlberg

Las cumbres blancas de Arlberg, la estación de esquí más grande de Austria- Arlberg Marketing /Josef Mallaun
JAVIER CARRIÓN - Actualizado: Guardado en: Viajar , Europa

Entre Vorarlberg y Tirol surge el Arlberg, cuna del esquí alpino y destino muy apreciado por los aficionados a los deportes de invierno. Ya de los años sesenta, los pueblos de estos valles próximos al puerto de Arlberg se unieron para crear un forfait común y constituyeron uno de los dominios esquiables más grandes de Europa. Hoy, sus cinco localidades, St. Anton, St. Christoph, Stuben, Zürs y Lech, presumen de contar con las mejores estaciones de esquí del mundo adaptadas para todos los niveles con una magnífica infraestructura de teleféricos, pues no en vano Arlberg ya es desde diciembre de 2016 la estación de esquí más grande de Austria gracias a sus cuatro nuevos remontes con 87 telesquís y teleféricos, 305 km de pistas señalizadas y una zona de 200 km para practicar esquí de fondo fuera de pista. Y todo ello manteniendo un encanto rural que se combina con sus hoteles de diseño de primera calidad y una variada oferta gastronómica.

AnteriorSiguienteToda la actualidad en portada

comentarios