Chris Bertish, en su balsa o paddle board, al final del viaje. «Primer contacto», escribió como pie de foto
Chris Bertish, en su balsa o paddle board, al final del viaje. «Primer contacto», escribió como pie de foto - Chris Bertish- I'MPossible

La proeza del hombre que ha cruzado el Atlántico con un remo y una balsa

El sudafricano Chris Bertis viaja de Agadir a Antigua en 93 días sin ayuda, con una tabla-balsa y un remo

Actualizado:

Hay cientos de aventureros en el mundo a la búsqueda de hazañas imposibles. Uno de ellos acaba de concluir una asombrosa: el sudafricano Chris Bertish ha cruzado el Atlántico en solitario, en una balsa o tabla de paddle board, y con solo un remo para moverla.

Bertish ha necesitado 93 días para recorrer 4.500 millas náuticas, unos 7.500 kilómetros. A las 8.32 del 9 de marzó llegó a English Harbour, en la isla de Antigua. Había salido el 6 de diciembre pasado de Agadir, Marruecos.

El compartimento donde Bertish transportaba comida e instrumentos técnicos. Y donde descansaba
El compartimento donde Bertish transportaba comida e instrumentos técnicos. Y donde descansaba- Chris Bertish- I'MPossible

Bertish realizó su viaje sobre una especie de tabla de paddle board de seis metros dotada de un compartimento en la parte delantera en el que guardaba los instrumentos de navegación y comunicación y en el que descansaba, atado por un arnés. Ahí almacenaba la comida y agua necesaria para los tres meses de viaje proyectados. En el camino tuvo fallos en el equipo, encuentros con tiburones (uno se abalanzó sobre la nave), tormentas, vientos alisios desfavorables y, por supuesto, la única compañía de la soledad... Su posición, eso sí, fue monitoreada vía satélite.

Bertish pelea contra una tormenta a mar abierto
Bertish pelea contra una tormenta a mar abierto

La tabla/balsa no es como la que vemos en la playa en verano. Fue construida especialmente para la ocasión por el arquitecto naval Phil Morrison, y costó unos 112.000 euros. La embarcación era capaz de enderezarse después de volcar y sumergirse. Incluía dos paneles solares que alimentaban el equipo electrónico, lo que permitía el seguimiento GPS y hacía funcionar una radio, un teléfono vía satélite, un computador, un radar y otros dispositivos.

Imagen del principio del viaje, día 18
Imagen del principio del viaje, día 18

El viaje también sirvió para reaudar unos 375.000 euros de patrocinadores, que destinará a obras benéficas, según explica en su web. Allí se lee: «Una empresa tan única, tan fuera de lo normal, una proeza tan inmensa que la mayoría creería que era ... ¡Imposible!».

Recientemente, el francés Nicolas Jarossay intentó una travesía atlántica en paddle board, pero fracasó. Fue rescatado una noche por un equipo que lo sacó del agua tras volcar la embarcación.