Cinco rutas para disfrutar en bicicleta de la provincia de Sevilla
Ciclistas cruzando el Rivera del Huéznar por uno de los puentes de la vía verde - abc
TURISMO

Cinco rutas para disfrutar en bicicleta de la provincia de Sevilla

Alternativas para todos: desde vías verdes, más o menos exigentes, hasta caminos metropolitanos, adecuados para aquellos que quieran iniciarse

Actualizado:

Alternativas para todos: desde vías verdes, más o menos exigentes, hasta caminos metropolitanos, adecuados para aquellos que quieran iniciarse

12345
  1. Ruta de la Vía Verde de la Sierra Norte

    Ciclistas cruzando el Rivera del Huéznar por uno de los puentes de la vía verde
    Ciclistas cruzando el Rivera del Huéznar por uno de los puentes de la vía verde - abc

    El antiguo ramal ferroviario que unía la línea Zafra-Sevilla con el enclave minero del Cerro del Hierro ha sido recuperado para el disfrute de ciclistas y senderistas en el Parque Natural de la Sierra Norte. El paseo comienza en la zona conocida como Los Prados, junto al entronque con la línea activa de Renfe (estación de Cazalla-Constantina), desde el que desembocamos en el Corredor Verde, que con 4,5 km. de longitud, entronca con la propia Vía Verde.

    El camino continúa ya sobre la propia pista minera (hormigonada en su totalidad), junto al cauce del Rivera del Huéznar. Hacia el kilómetro 10 se pasa el túnel de Los Molinos, próximo al pueblo de San Nicolás del Puerto.

    Pasando esta localidad serrana, y atravesando un paisaje de suave bosque mediterráneo, se llega finalmente al Cerro del Hierro, al que se accede por la zona del antiguo poblado minero, hoy barriada de San Nicolás, donde todavía residen algunos de los mineros que trabajaron en la explotación. La perla paisajística de esta vía son las calizas, que han dado lugar a un caprichoso paisaje de formaciones rocosas y bordes angulosos, un espacio casi mágico que hace más de 550 millones de años se correspondía con un extenso mar.

  2. Ruta de la Vía Verde de la Sierra Sur

    La vía verde de la Sierra, entre Sevilla y Cádiz
    La vía verde de la Sierra, entre Sevilla y Cádiz - ABC

    Al contrario que la Vía Verde de la Sierra Norte, por los 36 kilómetros de la Sierra Sur no pasó nunca tren alguno. El camino comienza en la antigua Estación de Puerto Serrano, lugar desde el que la vía no ofrece ya ninguna duda sobre el camino a seguir.

    Tras pasar por los parajes de los Llanos de la Reyerta, se llega a través de una pista firme a la Junta de los Ríos, en el kilómetro 9, donde se unen el río Guadalete con el Guadalporcún. Hacia el kilómetro 15 y tras sortear varios túneles y curvas de difícil relieve, se llega a la estación de Coripe, rehabilitada como hotel-restaurante y un lugar excelente para reponer fuerzas.

    El Centro de Interpretación de la Vía Verde de la Sierra se encuentra en el kilómetro 20 y sirve de antesala para la visión del paisaje estrella de esta ruta ciclista: el Peñón de Zaframagón y sus famosas buitreras.

    El último tramo de esta vía, que cruza con la Colada de Morón en el kilómetro 32, desemboca en la localidad de Olvera, monumental pueblo blanco en cuya estación se ha habilitado un hotel y restaurante

  3. Ruta del Agua

    Marcha en bicicleta por la Ruta del Agua
    Marcha en bicicleta por la Ruta del Agua - ABC

    Los 68 kilómetros de la Ruta del Agua conectan el monte Carambolo, junto a Camas, con el paraje natural de los Lagos del Serrano, límite norte del municipio de Guillena.

    Lo más interesante de esta ruta son los 14 kilómetros de camino restringido que sólo se pueden recorrer a caballo, a pie o en bicicleta, con un alto interés ecológico y al que se accede desde la propia Guillena. La pista es suave y firme, y se asienta sobre unas antiguas vías de tren por lo que no implica mayores dificultades.

    En definitiva, un recorrido lleno de tesoros naturales y sorpresas, en el que se pueden encontrar antiguas estaciones de ferrocarril, embalses, aldeas, cortijos, lagos, restos prehistóricos e incluso un palacio, como es el palacio de Parladé una construcción que data del siglo XIX, pero que se inspira en un castillo medieval.

  4. Ruta del Corredor Verde Metropolitano

    Un ciclista transita por el Corredor Verde del Área Metropolitana de Sevilla
    Un ciclista transita por el Corredor Verde del Área Metropolitana de Sevilla - EFE/Juan Ferreras

    Una ruta muy fácil para aquellos que no están tan acostumbrados a salir del carril bici urbano y quieren salir de los límites de la ciudad. El paseo, de unos 13 kilómetros aproximadamente, comienza en el puente que une Sevilla con Camas desde el Charco de la Pava, al que se puede acceder desde los ramales del carril bici que pasan por Cartuja.

    Una vez cruzado el puente, hay que buscar la pista que transcurre paralela y pegada al río, dirección San Juan de Aznalfarache-Gelves, localidad donde finaliza la ruta, y desde donde se vuelve a la ciudad siguiendo el mismo camino pero en dirección contraria.

  5. Ruta por el Parque Natural de Doñana

    Imagen del entorno del antiguo cortijo de la Dehesa de Abajo
    Imagen del entorno del antiguo cortijo de la Dehesa de Abajo - EFE / ALFREDO MARTÍNEZ

    Un trayecto de trazado circular a través de los senderos del Parque Natural de Doñana es otra de las opciones de ruta en bicicleta por la provincia de Sevilla. De dificultad baja, la duración aproximada es de unas cuatro horas. El itinerario puede comenzar en el Vado de Don Simón, al que se llega desde la Venta del Cruce a través de la carretera de la Dehesa de Abajo, en La Puebla del Río. Una vez se cruza el puente, se gira a la izquierda para iniciar el recorrido junto al cauce del río Guadiamar.

    Recorridos unos 12 km., se llega al Lucio del Cangrejo, un buen lugar para la observación de aves. Tras pasar el Lucio del Lobo, se continúa por un carril por el que se llega al Centro de Visitantes José Antonio Valverde, que cuenta con instalaciones destinadas a la interpretación de la marisma.

    La ruta sigue hacia el Caño Guadiamar, donde se encuentra la señal de entrada al Parque Natural de Doñana y un muro que hay que seguir para llegar, girando a la izquierda tras cruzar dos puentes consecutivos, a la localidad de Villamanrique de la Condesa. Por esta zona, el paisaje se transforma, dando lugar a grandes extensiones de arrozales.

    La jornada termina conectando de nuevo con la carretera que desemboca en el muro de Entremuros, hasta el puente del Vado de Don Simón y la Venta del Cruce, lugar de inicio del recorrido.

    Hay que tener en cuenta que el paisaje está sujeto al ciclo de las estaciones, por lo que variará en función del agua acumulada en la marisma.