Habitaciones secretas que ocultan edificios históricos

La Torre Eiffel, el Monte Rushmore o la Estatua de la Libertad esconden estancias con mucha historia

Actualizado:12345
  1. Salón de Registros del Monte Rushmore

    Monte Rushmore
    Monte Rushmore - MOUNT RUSHMORE NATIONAL MEMORIAL

    Seguramente el Monte Rushmore, en Dakota del Sur, es uno de los monumentos más conocidos del planeta pero esta enorme estructura de piedra con las caras de los presidentes de EE.UU. George Washington, Thomas Jefferson, Theodore Roosevelt y Abraham Lincoln, contiene una cámara secreta que muy pocas personas conocen.

    Esta habitación, que no está abierta al público, se encuentra detrás de la cabeza de Abraham Lincoln, y fue diseñada por Gutzon Borglum para servir como Salón de Registros en donde estuvieran guardados los documentos claves en la historia de los Estados Unidos. Esta sala nunca fue terminada por el escultor pero pudo ser ocupada parcialmente en 1998 cuando se instaló una caja fuerte de titanio con la Declaración de Derechos, la Constitución, la Declaración de la Independencia y alguna información sobre los presidentes y el propio Borglum que posteriormente fue sellada.

    Relacionado: Así es la mansión más grande de Estados Unidos.

  2. Apartamento de la Torre Eiffel, París

    Aunque no es un secreto si que resulta original el pequeño apartamento que Gustave Eiffel se construyó en lo alto de la famosa torre parisina a más de 300 metros de altura para atender a sus invitados. En la actualidad está abierto al público, incluyendo una decoración de época y unos maniquíes representando al arquitecto y a algunos de sus notables visitantes que dan idea a los turistas de cómo habría sido la vida tras la inauguración de la Torre Eiffel en 1889.

  3. Piso 103 del Empire State Building, Nueva York

    La actriz Cate Blanchett es una de las afortunadas que ha podido acceder al Observatorio
    La actriz Cate Blanchett es una de las afortunadas que ha podido acceder al Observatorio - Empire State Bldg / Twitter

    Uno de los edificios más famosos del mundo, y uno de los más turísticos, es el Empire State, situado en el centro de Manhattan, en Nueva York. Los visitantes atraviesan su impresionante vestíbulo para acceder en ascensores hasta las dos plataformas de observación en los pisos 86 y 102 y que ofrecen inolvidables vistas de 360 grados. Desde aquí se puede observar Central Park, el río Hudson y el East River, el puente de Brooklyn, Times Square o la Estatua de la Libertad.

    Pero lo que pocos conocen es que existe una tercera plataforma en el piso 103 que no aparece en las guías oficiales y que está reservada solo para ocasiones y visitantes especiales.

    Hasta este mirador de vértigo solo se puede acceder por escaleras -el ascensor termina en la planta 102- y no tiene las medidas de seguridad de las plataformas anteriores, tan solo posee una pequeña barandilla que resulta insuficiente en los días ventosos.

  4. El andén secreto bajo el Waldorf-Astoria de Nueva York

    Anden bajo el Waldorf Astoria
    Anden bajo el Waldorf Astoria - Gothamist

    El Waldorf Astoria es uno de los hoteles más emblemáticos de Nueva York. Pero este rascacielos de estilo art déco de 47 pisos inaugurado en 1931 también guarda un secreto vinculado al presidente de EE.UU. Franklin D. Roosevelt quien utilizaba una suit del hotel para sus viajes a la ciudad de los rascacielos. El presidente, al parecer enfermo de la polio, utilizaba un tren situado en una estación fantasma en los sótanos del hotel cuyos túneles comunicaban con la cercana Estación Central. Este andén era conocido como la «Vía 61» y su existencia no fue reconocida hasta los años 80.

    Relacionado: Así era el búnker secreto de Churchill en el que resistió los bombardeos alemanes.

  5. Antorcha de la Estatua de la Libertad

    Vista de la Estatua de la Libertad desde la antorcha
    Vista de la Estatua de la Libertad desde la antorcha

    LaEstatua de la Libertad es uno de los monumentos más famosos de Nueva York y del mundo entero. Situado en la isla de la Libertad -para visitarla es necesario ir en Ferry- al sur de la isla de Manhattan fue un regalo de los franceses a los estadounidenses en 1886 y su mirador, en la corona de la estatua es uno de los más codiciados.

    Vista de la plataforma de la antorcha
    Vista de la plataforma de la antorcha

    Sin embargo la corona no fue la única plataforma de observación de la estatua. Hasta julio de 1916 se podía acceder hasta la antorcha pero una explosión cercana durante la Primera Guerra Mundial dañó el mirador que fue cerrado al público.

    Para aquellos que no se conformen con ver la perspectiva desde la corona existe una webcam que permite situarse, en directo, en la antorcha.