Córdoba


Valoración:
Mariano Fernández Bermejo se ha convertido en el primer ministro de los gobiernos de José Luis Rodríguez Zapatero que se ha visto obligado a dimitir por una importante controversia política y ante la presión de la oposición, a la que, en cierta medida, se ha sumado la de los propios socialistas. El hasta hoy titular de Justicia ha renunciado al cargo en una sorpresiva comparecencia ante los medios de comunicación y poco después se ha sabido el nombre del nuevo titular: Francisco Caamaño, hasta ahora secretario de Estado de Relaciones con las Cortes.
En las últimas semanas el ministro más controvertido del Gobierno de Zapatero ha estado en el ojo del huracán al trascender que acudió a una cacería en Jaén en compañía de juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón y además sin licencia. Esto sucedía el fin de semana posterior a las primeras detenciones efectuadas con la denominada 'Operación Gurtel', una supuesta trama de corrupción ligada a cargos del PP.
Bermejo, que -según ha señalado- ha comunicado esta mañana su renuncia al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero en el Palacio de la Moncloa, ha dicho que no puede tolerar la "utilización" que se está haciendo de su encuentro con Garzón y que lo mejor que puede hacer por el proyecto del Gobierno socialista es dejar su puesto a otro: "Uno no ha venido aquí a estar pegado al banco, sino a trabajar por un enorme proyecto en el que sigo creyendo.Cuando uno se da cuenta de que está siendo utilizado en contra de ese proyecto, lo que debe hacer es evitarlo". Bermejo continuará con su "ilusión" en una "nueva etapa" como diputado por Murcia en el Congreso de los Diputados: "Nadie es indispensable".
Desde que trascendió que el ya ex ministro compartió montería con Garzón, el Partido Popular no había parado de pedir reiteradamente su dimisión. El malestar por esta inoportuna cacería no sólo ha provocado la ira en el partido de la oposición, sino que en el propio PSOE varios de sus dirigentes han mostrado su descontento por esta actuación. Lo hacían el presidente del Congreso, José Bono, y el candidato socialista a la presidencia vasca, Patxi López, poco antes de que Bermejo anunciara su renuncia. Ambos reconocían que la cacería no había gustado al PSOE. Bermejo tiene que sumar a eso que ha sido el primer titular de Justicia de la historia al que los jueces le han convocadado una huelga, el pasado día 18.
Una renuncia definitiva
Hoy se ha sabido -según fuentes próximas al ya ex ministro- que Bermejo presentó su dimisión la semana pasada, cuando se supo que había cazado en una finca de Jaén sin tener licencia para ello, pero el presidente del Gobierno le emplazó a una nueva reunión este mismo lunes.
Esta mañana Bermejo acudió al Palacio de la Moncloa y volvió a expresar a Zapatero su deseo de ser relevado en su cargo, argumentando que no deseaba interferir en la buena imagen del proyecto del Gobierno. Aunque, según estas fuentes, Zapatero le ha pedido que continuase, finalmente ha accedido a que dejara la cartera de Justicia y ha aprovechado para agradecerle el trabajo que ha hecho al frente del Ministerio. A continuación, el jefe del Ejecutivo se ha dirigido al Palacio de la Zarzuela para comunicarle al Rey Don Juan Carlos este cese.
La dimisión se ha producido en un momento delicado porque en menos de una semana hay dos citas electorales, aunque ambas autonómicas. La dimisión obliga a Zapatero a llevar a cabo la primera remodelación de su segundo gobierno, que tiene que hacer cuando todavía no se ha cumplido un año de legislatura, y la sexta desde que en 2004 llegó a La Moncloa.
Caamaño asume el cargo mañana
Durante los dos mandatos de Zapatero, sólo Bermejo y Jose Bono, entonces ministro de Defensa, han dimitido por motivos que no estaban relacionados con la renuncia al cargo para concurrir a unas elecciones. Bono dimitió el 7 de abril de 2006 y alegó que la decisión respondía a su deseo de abandonar la "actividad política" y dedicarse a su familia. Sin embargo, dos años después aceptó presidir el Congreso de los Diputados. Para presentarse como candidatos a unas elecciones, renunciaron a sus respectivos cargos otros ministros como Juan Fernando López Aguilar, que fue el que cedió la cartera a Bermejo para aspirar a la Presidencia canaria, o José Montilla, entonces titular de Industria, que lo hizo para presidir la Generalitat de Cataluña.
Con su renuncia, Bermejo se convierte en el duodécimo ministro de los gabinetes de Zapatero que sale del Gobierno por distintas causas. Además de Bono, López Aguilar y Montilla, los ministros que dejaron el Gobierno de Zapatero son José Antonio Alonso, María Jesús Sansegundo, Jesús Caldera, Carmen Calvo, Jordi Sevilla, Cristina Narbona, María Antonia Trujillo y Joan Clos.
El sustituto de Bermejo, Francisco Caamaño, jurará o prometerá mañana su cargo ante el Rey en el Palacio de la Zarzuela a las 10.30 horas. Hombre de confianza de María Teresa Fernández de la Vega, desde 2004 es secretario de Estado de Relaciones con las Cortes y llevó buena parte del peso de la negociación del Estatuto catalán cuando fue remitido en 2005 a las Cortes para su tramitación.
Valoración:

Enviar a:

¿qué es esto?