Córdoba


Valoración:
El cambio político en el País Vasco puede hacerse realidad pese a que el PNV ha vuelto a ganar los comicios. Con el 100% de los votos escrutados, el partido de Ibarretxe logra 30 escaños, mientras que el PSE-EE se consolida como segunda fuerza con 24 parlamentarios. El PP baja a 13, Aralar sube a cuatro, EA cae a dos, EB también se desploma hasta quedarse con un asiento y UPyD entra en el Parlamento de Vitoria con un diputado. La abstención ha alcanzado el 34,78%. Con estos resultados, Patxi López puede desbancar a Ibarretxe y convertirse, con el apoyo de los 'populares' y del partido de Rosa Díez, en el próximo lehendakari.
Los colegios han cerrado a las 20.00 horas tras una jornada aparentemente tranquila y sólo con incidentes aislados de los radicales. Nada más echar ese cierre se conocían las encuestas a pie de urna, que apuntaban a otros cuatro años de gobierno del PNV, con Juan José Ibarretxe al frente, y en alianza con sus socios nacionalistas de Eusko Alkartasuna más Ezker Batua y Aralar. Todo indicaba que se formaría un nuevo cuatripartito. Durante una hora sólo se ha manejado este sondeo porque el Gobierno vasco no ha ofrecido dato alguno. Entre tanto, en Galicia ya se había escrutado cerca del 20% en sus comicios autonómicos.
Ha sido cerca de las 21.15 horas cuando se han conocido los primeros resultados oficiales. El consejero de Interior, Javier Balza, ha comparecido a esa hora, con el 38% del cómputo, para anunciar que el PNV ganaba las elecciones. En ese momento, Ibarretxe se perfilaba como lehendakari al frente de un nuevo cuatripartito. Pero en cuanto el escrutinio ha subido al 56% se ha dado un vuelco a la situación: el PNV seguía ganando en votos pero la suma de escaños del PSE, PP y UPyD les daba la mayoría absoluta del Parlamento de Vitoria.
Baile de escaños
A lo largo del cómputo han bailado uno o dos escaños, pero ya se ha mantenido de forma permanente esa mayoría no nacionalista; bien con la suma de asientos de PSE, PP y UPyD o sólo con la suma de los dos primeros. Pasadas las 22.30 horas, y con el 100% escrutado, el PNV subía a 30 escaños (en 2005 sumó 29 en coalición con EA), el PSE llegaba a los 24 (desde los 18 de hace cuatro años), el PP caía a los 13 (partía con 15), Aralar subía a 4 (del único asiento que tenía), Eusko Alkartasuna sumaba dos (se le adjudicaban siete de los 29 que tenía en coalición con el PNV), Ezker Batúa bajaba a uno (hasta ahora tenía tres) y UPyD entraba con un escaño en el Parlamento Vasco.
El voto nulo, que reclamaban las listas suspendidas de Askatasuna y D3M, ha pasado del 0,33% de 2005 al 8,84% (100.924 papeletas). En las anteriores elecciones autonómicas, el Partido Comunista de las Tierras Vascas, ahora ilegalizado, obtuvo 150.644 votos, 12,44%, y sumó 9 escaños. Con estos resultados, los vascos han votado por el cambio para desalojar a Ibarretxe de la sede del Gobierno de Vitoria.
Sin embargo, el mapa electoral todavía podría variar algo con los votos de los residentes en el extranjero. Está en el aire el segundo escaño de EA, que lo ha conseguido en Álava por solo ocho votos de diferencia respecto al PSE. Estos resultados no se conocerán hasta el viernes que viene, cuando se adjudicará definitivamente ese asiento en el Parlamento de Vitoria. Con los resultados ya oficiales la euforia se ha desatado en la sede del PSE. Patxi López, que ha sido el último de los aspirante a lehendakari en comparecer, ha anunciado que presentará su candidatura para presidir el Gobierno vasco porque se siente "capacitado para liderar el cambio".
La participación, menor que la de 2005
Los de este domingo han sido los comicios autonómicos más reñidos desde 1980 y en los que por primera vez no había listas vinculadas a ETA. Tras una campaña soleada, la jornada amanecía con lluvia aunque no se dejaba notar en la participación: a las 17.00 horas, a tres horas del cierre de los colegios, había acudido a las urnas un 48,8% de los electores, lo que supone 0,19 puntos más que en la misma hora de los comicios autonómicos del 2005. Con los colegios cerrados, el Gobierno vasco ha apuntado que la participación ha llegado al 65,78%. En 2005 el dato fue del 69%.
El primer dato de participación, de las 12.00 horas, era del 17,1%. Tal y como apuntaba la viceconsejera de Interior, María del Yermo Urquijo, la cifra era 0,9 puntos más alta que la registrada hace cuatro años a esa misma hora. Conocido el segundo y último avance de participación, que estaba sólo 0,19 puntos por encima de lo registrado en 2005, se constataba que la tendencia variaba ligeramente a la baja en esas horas. Al final de la jornada se ha confirmado esa ligera caída con respecto al dato de los comicios anteriores.
Han sido 1.776.006 los ciudadanos vascos que estaban llamados a acudir a las urnas, que se han abierto a las nueve de la mañana y que se han cerrado a las ocho de la tarde. Se decidía la nueva composición del Parlamento Vasco y se elegía a los 75 parlamentarios que lo integran. Tras constituirse las mesas con normalidad, los únicos incidentes de la jornada los han protagonizado simpatizantes de la izquierda abertzale, cinco de los cuales han sido detenidos. Un grupo de estos radicales ha recibido con gritos e insultos al aspirante socialista a lehendakari en su colegio electoral. A la salida, Patxi López destacaba que esta jornada es "para decidir el futuro en libertad y para rechazar a los que siguen jugando en contra de la democracia". El resto de candidatos ha ejercido su derecho al voto sin problemas.
Valoración:

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...