Domingo, 21-06-09
Vuelven las amenazas. Cubainformación TV ha colgado varios vídeos en internet para descalificar y amenazar a los profesionales de ABC por criticar la «campaña de solidaridad» que supuestamente lleva a cabo Izquierda Unida desde el Ayuntamiento de Sevilla con organizaciones filocomunistas de Hispanoamérica.
Lo que Cubainformación llama «campaña de solidaridad» no es otra cosa que la pila de subvenciones millonarias que Torrijos y sus camaradas han concedido a organizaciones amigas con el dinero de los sevillanos. Estas escandalosas ayudas concedidas a Cuba, Nicaragua y a una asociación de comunistas colombianos tienen en común las múltiples irregularidades y chanchullos cometidos durante su tramitación, que se ha realizado mayormente a través de una fundación controlada por IU, la Fundación DeSevilla, para sortear las trabas de la Intervención municipal. Una auténtica golfada. Para que no falte un perejil los referidos vídeos, que reunen algunos de los contenidos expuestos por Torrijos en la Facultad de Comunicación de Sevilla hace unos meses, han sido también subvencionados. ¿Saben quién ha pagado esta vez? Nada más y nada menos que el Gobierno de Ibarreche a través de una asociación de Amistad de Euskadi y Cuba.
Los vídeos en sí son tan estúpidos que hasta a los adeptos más recalcitrantes les costará creer alguna de las variadas sandeces que cuentan. Pero todos sabemos que eso es lo de menos. Lo grave del asunto es que tras el ampuloso discurso antiimperialista se esconden esta vez dos amenazas directas: la primera y más grave consiste en poner en la diana a varios profesionales de ABC con nombres y apellidos. Es más, en unos de los casos, la firma de un periodista de nuestro diario es captada por la cámara repetidas veces cuando una voz narra lo peligroso que puede llegar a ser aparecer en los medios cuando uno es objetivo de grupos terroristas. Eso en el País Vasco, cuyo felizmente depuesto Gobierno nacionalista subvencionó los vídeos procastristas, se llama ponerle a uno en la diana. Una «gracia» del señor Torrijos. La segunda amenaza va dirigida al periódico ABC, «el medio de la derecha sevillana», que, según Cubainformación TV, es un «latifundio mediático» que debe correr la misma suerte que las grandes fincas afectadas por una reforma agraria.
Estoy convencido de que si en sus manos estuviera Torrijos no sólo cerraría ABC sino que expulsaría del ejercicio del periodismo o algo peor a sus profesionales. De hecho ya propuso en una rueda de prensa celebrada en el Ayuntamiento, ante el silencio complaciente del alcalde, que yo mismo fuera expulsado de la profesión, lo que le costó un tímido rapapolvo de la Asociación de la Prensa de Sevilla. Esta vez sus amigos y camaradas han ido todavía más lejos al personalizar las amenazas y ligarlas a actuaciones de organizaciones paraterroristas. La impunidad con la que esta gente insulta y amenaza gracias a la utilización de dinero público debería terminarse. Naturalmene desde ABC vamos a seguir destapando todos los chanchullos y los abusos de poder que esta pandilla realiza a diario desde el Consistorio municipal. Pero en una nación libre se supone que la libertad de prensa, fundamento de la democracia, debe estar amparada por los poderes públicos. Una actuación tan miserable como la perpetrada por los amigos y camaradas de Torrijos no debería quedar en una simple anécdota, en una «gracia» más de este mamarracho que tristemente nos representa.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...