Sunny, cuarto refuerzo verdiblanco, se suma a la causa del ascenso y de la unión
Momparlet: «No vendrán más fichajes si no hay salidas»
El hispano-nigeriano Sunny cierra el cupo de incorporaciones del conjunto de la Palmera para la próxima temporada... por ahora. «No van a venir más fichajes si no hay salidas». Así lo indicó el director deportivo verdiblanco, Manuel Momparlet, quien calificó la operación salida como «un problema» y reiteró que la intención de Antonio Tapia es contar con «una plantilla de 22 jugadores, más los futbolistas del filial». Momparlet defendió que ninguno de los hombres que actualmente integran la plantilla verdiblanca le ha comunicado «personalmente que no quiera jugar en Segunda. Está el mercado muy parado y lo único que puedo decir es que todo el mundo está en venta», agregó al respecto. Por su parte, el director deportivo bético desmintió las últimas informaciones que situaban al Córdoba como destino principal para la cesión de un buen número de descartes heliopolitanos, ya que «eso significaría reforzar a un rival (de Segunda) y encima pagar parte de la ficha» de jugadores «con un salario difícil de asumir incluso por un equipo medio» de Primera división.
Publicado Miércoles, 15-07-09 a las 07:24
Sumado a la causa incuestionable e ineludible del ascenso y abogando por el todos a una, tras Goitia, Carlos García e Iriney, el centrocampista Stephen Sunday, «Sunny», fue presentado como cuarto refuerzo del Betis para la temporada venidera. En calidad de cedido por el Valencia, con opción de compra, llega así un futbolista conocido a la perfección por Antonio Tapia y cuyo interés por parte de los verdiblancos, como señaló el director deportivo de la entidad, Manuel Momparlet, viene de lejos. «Se trata de un jugador que llevamos siguiendo bastante tiempo», afirmó, a la vez que advirtió de que «no pretendemos que sea el recambio de Mehmet Aurelio». Durante la presentación del jugador ante los medios —donde también se encontraba el presidente bético, José León—, Momparlet reconoció que si el club no hubiera descendido a Segunda, Sunny seguiría en la agenda heliopolitada. Un efectivo, el mediocentro hispano-nigeriano, al que se le considera «trabajador y con una capacidad de recuperar balones importante», y se le solicita «que aporte su granito de arena».
Mente en verdiblanco
Con el ramillete de versiones y opiniones contradictorias que desde junio han circulado en torno a la ralentización del fichaje de Sunny por el club de la Palmera, el futbolista dejó claro durante su presentación que «desde el principio que me dijeron que el Betis me quería, mi mente estaba puesta en venir aquí». Y eludió responsabilidades. «Lo he dejado todo en manos de quien me representa».
Sunny se refirió también a la inoportuna lesión de rodilla que lo mantuvo apartado de los terrenos de juego toda la pasada temporada en el Osasuna, donde estuvo cedido. Era el año de su salto a Primera y el futbolista apenas disputó 40 minutos con el club navarro en todas las jornadas. «He jugado poco, pero con la confianza del entrenador y el trabajo voy a tirar para adelante».
Pero si hay un factor que hizo a Sunny decantarse por la oferta del Betis éste fue su proyecto deportivo para este año. «Es un gran club, cualquier jugador quiere estar aquí; es una pena ver al Betis en Segunda división, pero con este equipo que se está haciendo, la mentalidad y la ayuda de todos creo que volverá a Primera, que es el objetivo que tenemos», afirmó. Pero para ello el conjunto verdiblanco deberá sortear una categoría de plata no exenta de dificultad. «Ya he jugado en ella; hay 42 partidos que son una batalla para todo el mundo, pero lo podemos superar», agregó.
El hispano-nigeriano tuvo también palabras para la que desde ayer es su nueva afición, a la que consideró «muy grande, la he visto porque he jugado aquí». Aficionados que tras la presentación, entre vítores y aplausos, recibirían al futbolista en el interior del estadio Ruiz de Lopera cuando éste, luciendo los colores de la segunda indumentaria verdiblanca, pisó por primera vez el césped de la que será su casa futbolística. Una sensación que Sunny espera no sea pasajera. «Estoy muy contento por lo que estoy viviendo ahora mismo; me gustaría quedarme aquí mucho tiempo».
Se espera su resurgir
La historia futbolística del cuarto fichaje verdiblanco está cargada de altibajos. Tras una salida infructuosa de Nigeria a temprana edad —con oferta de Bélgica incluida que nunca se consumó—, y después de arribar a España gracias a la ayuda de unos amigos que residían en la capital, Sunny fichó por el Polideportivo Ejido en 2005, equipo en el que jugó en Segunda durante dos temporadas (titular en la mayor parte de encuentros). Con la nacionalidad española bajo el brazo, conseguida al tercer año de residencia en nuestro país, el nuevo jugador heliopolitano se hizo asiduo a las categorías inferiores de la seleccion española, llegando incluso a participar en el combinado nacional sub 20 partícipe del Mundial de Canadá, en 2007.
Al año siguiente fue fichado por el Valencia, pero el técnico levantinista, Quique Sánchez Flores, no le dio minutos y el conjunto che decidió cederlo al Osasuna para que acumulara juego, pero se lesionó. Ahora, con tan sólo 20 años, Sunny, totalmente recuperado, llega al Betis con la ilusión de un niño. La entidad, por lo tanto, ha apostado por el resurgir del jugador.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...