José María del Nido _ Presidente del Sevilla F. C. A sus 52 años afronta su octava temporada al frente del Sevilla y lo hace con renovadas energías, pese al traspiés inicial en Valencia, y seguro de que su equipo será uno de los animadores de la Liga y que también plantará batalla en la Champions
«¿Jimenista? Soy sevillista, pero confío en Manolo Jiménez»
FOTO: JESÚS SPÍNOLA
«Estoy como siempre, motivado y deseoso de seguir haciendo crecer al Sevilla»
—¿Se siente un presidente envidiado?
—Me siento un presidente que está cumpliendo las expectativas e incluso superando las propias, y eso da una satisfacción tremenda.
—¿Cuál es su estado de ánimo actual, inquieto, expectante, esperanzado…?
—Mi estado de ánimo es como siempre, motivado y deseoso de seguir haciendo crecer al Sevilla hasta límites insospechados, y consciente de las posibilidades que nuestra sociedad tiene.
—Sus amigos y parientes béticos qué le han dicho este verano, dadas las circunstancias que se darán esta temporada sin derbis en la máxima categoría…
—La verdad es que (se piensa sobremanera la respuesta)… al estar tan distanciadas en estos momentos una sociedad de otra no es objeto de comentario las competiciones que ellos y nosotros disputamos. Hablamos de otras cosas.
Publicado Lunes, 07-09-09 a las 07:12
—Hay muchas ilusiones depositadas en este curso, pero se ha pinchado en hueso en el primer partido de Liga y se ha dado una mala imagen…
—Está claro que las cosas no salieron como esperábamos en Valencia, pero la Liga es una carrera de fondo y no hay que ponerse nerviosos.
—Después de la campaña anterior, ¿se siente le presidente del tercer equipo de España?
—Creo que, efectivamente, el Sevilla se está colocando, en ese escalón que se está formando entre los seis primeros equipos del Campeonato, en tercera posición. A eso aspiramos, porque ello nos permitirá alguna vez disputarle los títulos a los grandes.
—¿Ve por ello, y pese al tropiezo inicial, a su equipo como animador de una Liga que parece destinada a ser más que nunca un duelo Barça-Madrid?
—Yo creo que sí. Si las lesiones nos respetan nosotros vamos a estar ahí, junto a otros equipos, intentando pisarle el callo a las dos superpotencias del fútbol español.
—¿Qué les diría a aquellos que se sintieron insatisfechos a pesar de la tercera plaza en la Liga y la consiguiente clasificación directa para la Champions?
—Va siendo hora de que los sevillistas hagan una reflexión sobre el momento dulce que disfrutamos. Mirar atrás, para ver de dónde venimos, pero pensando en el futuro y en que esta entidad sigue siendo capaz de crecer.
—Y por cerrar ese pasado reciente, ¿cuáles fueron las sensaciones que le dejaron lo realizado el curso anterior?
—Yo creo que hicimos una magnífica campaña. Estar en torno a los setenta puntos es un éxito y clasificarnos directamente para la Liga de Campeones superaba lo marcado. Sí es verdad que hubo un sector de la afición que no aceptaba el juego del equipo, pero ojalá ésta sea la discusión todos los años.
—¿Qué fue lo que le animó a decidirse a fichar a Negredo cuando todo el mundo daba ya por cerrado su traspaso al Zaragoza?
—Nosotros veníamos negociando por Negredo hacía mucho tiempo y aunque en las dos últimas semanas había noticias que lo situaban en el fútbol inglés, en el Zenit de San Petersburgo o en el Real Zaragoza, nosotros estábamos convencidos de que acabaría con nosotros porque era la voluntad del jugador.
—Jiménez confesó en estas páginas que cuando le comunicó que se había cerrado la operación le dijo: «Pesado, ahí lo tienes». ¿Tanta lata le había dado con el fichaje de Negredo?
—Es verdad que Manolo venía reclamando de forma insistente la llegada de un nuevo delantero, y también lo es que, obsesivamente, decía que éste debía ser Álvaro Negredo. Ya el año pasado había insistido en este nombre. Lo primero que me dijo fue «me has engañado», pues yo le había repetido que era imposible que viniera, incluso se lo dije en el Carranza cuando la operación estaba prácticamente cerrada, y luego le dije «ahí lo tienes, pesado; disfrútalo y haz que lo disfrutemos nosotros».
—No deja de repetir que los que están obligados a ganar títulos son Madrid y Barça. Siguiendo con ese razonamiento, y dado el crecimiento del club, ¿el Sevilla ha pasado de aspirar a meterse en competiciones europeas a estar obligado a clasificarse entre los cuatro primeros?
—Presupuestariamente ya estamos entre los cinco primeros y eso obliga a estar en esos puestos. Todo lo que no sea meterse entre los cuatro primeros será un hándicap económico para la temporada siguiente y yo creo que, a día de hoy, tenemos un plantel que con garantías se tiene que clasificar para la Champions.
—Hablando de la Liga de Campeones, ¿a quién se encomendó antes del sorteo?
—La verdad es que no podemos quejarnos pues hemos tenido fortuna, aunque luego habrá que demostrar dentro del terreno de juego que somos superiores. Estaba claro que había equipos que no queríamos en nuestro grupo, como Inter, Juve o Lyon, que podían ser «cocos» y crearnos dificultades. De todas formas, se ha hecho una plantilla para llegar por lo menos a octavos o cuartos de final.
—¿Pero no le habría gustado tener al menos un rival de mayor enjundia dentro de su grupo?
—Yo creo que Glasgow Rangers y Stuttgart son asiduos de esta competición y le dan el suficiente empaque al grupo para decir que estamos en Champions. En cualquier caso, prefiero a los rivales fuertes cuanto más tarde, mejor.
—No se le pasará por la cabeza que se pueda repetir un «petardazo» como el del año pasado en la UEFA…
—No me pasa por la cabeza no pasar a la siguiente ronda. ¿Ser primeros? En teoría debemos serlo, pero después fútbol es fútbol. Espero que el equipo, que está muy motivado, dé la talla.
—Le oí comentar en una ocasión que el regreso de Florentino Pérez a la presidencia del Madrid iba a ser beneficioso para el fútbol español. ¿Al margen de haber dinamizado y encarecido el mercado qué otros efectos espera que se produzcan?
—El primer beneficio que ha traído es que ha conseguido que la Liga, que era la segunda o tercera de Europa y del mundo, sea ahora mismo la primera. Las incorporaciones que ha hecho el Real Madrid y las que ha obligado a realizar al Barcelona provocan esta circunstancia. En los grandes temas que están pendientes en el fútbol español no cabe duda de que Florentino meterá el diente.
—¿Hasta qué punto está afectando la crisis económica generalizada al crecimiento del club?
—Nosotros económicamente teníamos los deberes hechos en las últimas campañas como para hacer frente al azote de la crisis, pero eso se soporta dos o tres años. Si la crisis continúa lo vamos a sentir como lo sienten el resto de clubes. Tenga en cuenta que, según los datos de la LFP, el segundo club más saneado del fútbol español es el Sevilla. Primero está el Real Madrid, después nosotros y luego el Barcelona. Eso indica algo, pero que estamos sufriendo la crisis lo indica el hecho de que hayamos perdido más de dos mil socios en los dos últimos años y, lo que es peor, socios de los más caros, además de muchos otros que han emigrado a zonas más económicas, lo que hará que ello incida en las cuentas del club. No obstante, el Sevilla de esta temporada es tan potente como lo habría sido sin crisis.
—¿Qué tiene que producirse entonces para que reactive el proyecto de remodelación del Sánchez-Pizjuán?
—Lo primero que acabe la crisis del ramo de la construcción, después que se solucione la crisis financiera y luego que se reactive la economía en todos sus niveles, porque para qué queremos un campo para más público si estamos perdiendo abonados. Sería un contrasentido que volcáramos una parte de nuestro potencial económico en una faceta que en estos momentos no es necesaria. Hace tres años era necesario ampliar nuestro estadio, pero hoy no.
—¿Qué siente José María del Nido cuando ve jugar y triunfar a Daniel Alves en un Barça pluricampeón?
—Siento una satisfacción tremenda, porque entiendo que hemos contribuido a la formación de un grandísimo jugador para el disfrute del fútbol. Recuerdo los títulos que conseguimos con él y en los que tuvo una participación activa y después me congratulo de hacer una buena venta y de que el Barcelona haya hecho un gran compra.
—¿Qué espera que aporte un jugador de la experiencia y del carácter de Zokora?
—Es un futbolista que veníamos buscando y que afortunadamente hemos podido incorporar. Es verdad que desde que se marchó Poulsen nos hacía falta un jugador de esas características. Yo espero que rellene el hueco que dejó el formidable jugador danés y que dé más solidez a la grandísima plantilla que hemos coonfeccionado para este año.
—¿Llegó a ver fuera a Luis Fabiano este verano?
—No, porque siempre pensé que el Milan lo que estaba haciendo era distraer, porque ellos sabían que nuestro jugador nunca saldría por la oferta que ellos hicieron.
—¿Cree que la llegada de Negredo será un estímulo más para el delantero brasileño?
—Yo creo que Luisfa, que es uno de los mejores delanteros del mundo, tiene bastante estímulo con la disputa del Mundial del próximo año. Lo que también sabemos por la experiencia que tuvimos dos años atrás al disputar Liga de Campeones es que a las exigencias que conlleva disputar esta competición le vendrá muy bien tener un delantero más de primer nivel que permita al entrenador tener más alternativas en ataque.
—El fichaje de Negredo ha propiciado la salida de Alfaro...
—Para mí la marcha de un jugador de la cantera siempre es un disgusto, pero el fútbol es así y para que juegue minutos y pueda ser titular en nuestro club le vendrá muy bien volver al Tenerife y poder disputar más de treinta partidos en Primera división.
—Siguiendo con la cantera, ¿qué le parece José Carlos?
—Es un futbolista fino con unas cualidades tremendas. Si tiene la capacidad para dar ese pasito adelante para adaptarse a la Primera división será un jugador importante.
—En otras circunstancias asumir un gasto de quince millones de euros sería un riesgo excesivo para el Sevilla, pero en el caso de Negredo no lo parece…
—Para empezar son catorce millones y no quince. En cualquier caso el Sevilla tiene capacidad económica para asumir dentro de su presupuesto ese gasto, pues si no fuera así no lo habríamos hecho. Es una inversión de futuro ya que Negredo acaba de cumplir 24 años. Ojalá tenga los éxitos deportivos que todos esperamos de él y el Madrid no lo recompre. Si lo hace habremos disfrutado de él y habremos ganado dinero. La operación es magnífica para nosotros.
—¿Del Nido es «jimenista»?
—Del Nido es sevillista, pero confía en Manolo Jiménez para que sea el máximo responsable de la primera plantilla. Además entiendo que este año no lo ha renovado el Sevilla, se ha renovado él solo.
—En mayo de 2002 tenía la idea de profesionalizar todos los cargos del club incluido el suyo. De momento la idea sólo está realizada a medias…
—Es una cuestión que está aparcada, pero sigo pensando que lo mejor para el futuro del Sevilla como empresa sería la profesionalización de todos sus cargos. Es mi pensamiento como filosofía de trabajo, porque pienso que una persona dedicada las veinticuatro horas al club, en el cargo que ostente, permitiría obtener más beneficios que en las circunstancias actuales.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...