M.A.T.B. muestra la sentencia que le absuelve. EFE/EDUARDO ABAD/ Vídeo: ATLAS
Actualizado Martes , 08-12-09 a las 10 : 35
El hombre absuelto por la Audiencia de Sevilla tras haber sido acusado de abusar sexualmente de su hija de dos años, pues las lesiones de la niña se las produjo ella misma al rascarse a causa de las lombrices que tenía, ha pedido «igualdad» y que su ex mujer pague por haberle puesto una denuncia falsa. «Una hija duele mucho; yo lo que pido es igualdad y que el que cometa el fallo que lo pague; si yo soy inocente, cómo la otra parte va a quedar impune; que los que manden hagan hincapié en esto; ahora quiero que me den la custodia de mi hija y su madre que pague lo que tenga que pagar, que haya justicia para los dos, no para uno sólo», dijo el afectado, M.A.T.B., de 37 años, quien aseguró ayer que todo se ha debido a una denuncia falsa de su ex mujer, lo que le ha costado seis años sin ver a su hija, que ahora tiene 8. Antes de ser denunciado tras un proceso de separación matrimonial, M.A.T.B. trabajaba como autónomo para unos grandes almacenes, pero tras estos seis años ha contraído cáncer de colon y de piel, está sumido en depresión crónica, ha sufrido dos intentos de suicidio y se halla en permanente tratamiento psicológico, con una pensión por enfermedad de 301 euros.
Además está seguro de que su hija, a la que no ve desde hace seis años y que, según dijo, se refiere a él como «el hombre malo», padece Síndrome de Alienación Parental (SAP), inducido por la madre para que le deteste a él.
«Mi familia está destrozada, yo también y mi hija no conoce a su padre; yo no puedo dormir más de una hora seguida, cogí problemas graves de estómago y depresiones», declaró el afectado, quien sobre la futura relación con su hija dijo que «va a ser difícil; a lo mejor tengo que ir a recogerla a su casa, pero cómo me las apaño yo para decirle “soy tu papá”, eso cómo se hace, cómo se dice».
Muy afectado emocionalmente, M.A.T.B. aseguró que sus otros dos hijos, de otra relación posterior, no han tenido ningún contacto con su hija mayor, ni su familia ha vuelto a verla tampoco. «Hay que investigar a las dos partes; con tanto tiempo hasta las pruebas se pueden perder», explicó.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...