VIDEO: Europa Press
Lunes , 22-02-10
Algunos vecinos de la barriada sevillana de Los Pajaritos, donde residen los dos hombres, cuñados entre sí y padres de ocho menores, que supuestamente habrían cometido abusos sexuales en 2008 sobre tres de sus hijas cuando tenían seis y siete años, a las que se intercambiaban para abusar de ellas, piden un «castigo duro» e incluso «cadena perpetua» para los progenitores.
Una vecina de la zona, Francisca, indicó a Ep que «como está el barrio, fatal, no le extraña lo ocurrido», si bien se preguntó «qué clase de madre o padre serán» para hacer esto ya que, según consideró, han terminado «con la infancia de las criaturas». «Habría que cogerlos, meterlos en la cárcel y que no salgan más».
Otro residente en la barriada, José Antonio, calificó los hechos de «vergüenza», al tiempo que pidió «un castigo duro» para los padres de las menores. «¿Cómo van a salir ahora esos niños a la calle?», se preguntó.
En las violaciones participaron presuntamente otros dos amigos de la familia, también acusados, al igual que las madres de las niñas, por conocer las agresiones y no impedirlas. La Junta declaró a los niños en desamparo y prohibió a las familias acercarse a ellos. El juez ordenó el ingreso en prisión preventiva de los padres, de iniciales A. M.
M. y J. M. P. y de unos años 40 años, que finalizó ocho meses después. El pasado viernes las tres niñas víctimas de los abusos ratificaron sus testimonios a las preguntas de un psicólogo redactadas por el juez, la fiscalía y los abogados defensores, para evitar así su presencia en el juicio oral.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...