Fallece en Sevilla La Polaca, la bailaora flamenca del cine de posguerra
Fotografía de archivo del 17-03-1970 de la bailaora y actriz madrileña Josefa Cotillo. EFE/ARCHIVO/
Jueves , 03-06-10
Tras un largo combate contra el cáncer, las manos de Josefa Cotillo Martínez, aquella mujer que le bailó a los cantes de Caracol en Los Canasteros y protagonizó los bailes más enjundiosos del cine español de la posguerra, se pararon para siempre en Sevilla. Ayer murió La Polaca, bailaora que pasará a la historia como la primera gran mediática del género. De hecho, su carrera como artista flamenca fue tan fructífera como su trayectoria en el cine, donde participó en las películas más populares de los años sesenta y setenta.
La bailaora de Lavapiés, que había nacido el 16 de junio de 1944, fue conocida incluso como la Claudia Cardinale española. Pero su verdadera aportación se produjo en su personalísima manera de concebir el baile jondo. Josefa había aprendido a bailar por observación, sin ninguna enseñanza directa. Y tal vez por ello creó una estética bailaora que le permitió diferenciarse del resto de las artistas de su época. Debutó con doce años en el teatro Alcázar de Madrid con la obra «La Parrilla», pero no volvió a los grandes escenarios hasta cuatro años después, cuando ingresó en la compañía del maestro José Greco y recorrió los principales teatros de América. Durante esta gira fue, precisamente, cuando empezó a ser conocida con su apodo artístico por mor de un baile polaco que ejecutaba. Tan llamativa llegó a ser su danza, que en Estados Unidos, adonde llegó desde la Unión Soviética, intervino en el «show» del famosísimo presentador de televisión Ed Sullivan, un programa por donde habían pasado figuras como los Beatles, los Jackson Five, María Callas o Elvis Presley, entre otros. A partir de ahí su salto al cine fue fulgurante. Debutó en 1965 en «Con el viento solano», de Mario Camus, pero su gran película es «El amor brujo», junto al gran Antonio Gades. Cambiando de registro hizo cintas como «Las secretarias», de Pedro Lazaga. Pero en los ochenta su carrera entró en declive. Y poco más se ha sabido de ella fuera de los ambientes flamencos hasta ayer, hora de su más triste aparición en los medios. Hoy se celebrará su funeral en el tanatorio de la SE-30 a las diez y media, último adiós a una bailaora de cine.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...