Andalucía

Andalucía

Una «joya soberbia» de 465 años de edad

El Parlamento celebra el inicio de las obras del Hospital de las Cinco Llagas, gran ejemplo del renacimiento andaluz

Día 30/01/2011 - 09.29h
«Después de la Catedral sigue esta joya soberbia de la arquitectura greco-romana». Así se refería en el siglo XIX Amador de los Ríos al Hospital de las Cinco Llagas de Sevilla, sede del Parlamento de Andalucía, que ayer conmemoró el 465 aniversario del comienzo de su construcción con la celebración de la primera edición de un certamen de pintura rápida, en el que participaron un centenar de artistas profesionales y aficionados. El edificio, que se comenzó a construir en 1546 para albergar un hospital de mujeres ha tenido diversos usos a lo largo de estos más de cuatro siglos y desde finales del siglo XX es la sede de la soberanía popular de la región.
El edificio, que en palabras de Rodrigo Caro «parece fábrica de algún príncipe o rey poderoso», es uno de los ejemplos fundamentales de la arquitectura renacentista sevillana y ha inspirado, tal como recordaba Eloy Domínguez-Rodiño en un estudio sobre él, pasajes de la novela «Lucrecia de Monterrey», de Javier Lasso de la Vega, e incluso la leyenda de que la Virgen de la Macarena perteneció al también conocido como Hospital de la Sangre.
En el Renacimiento, sin embargo, el concepto de hospital poco tenía que ver con el actual, siendo su misión principal dar alojamiento y limosna a los pobres, más que ofrecer cuidados curativos. A pesar de ello, la construcción del Hospital de las Cinco Llagas se llevó a cabo siguiendo criterios de higiene excepcionales en la época.
De entrada, se levantó extramuros de la ciudad y aislado por una serie de huertas y jardines. Además, contaba con cloacas que terminaban en el Guadalquivir y se abastecía de agua por medio de acueductos.
El inspirador del edificio fue Don Fadrique Henríquez de Ribera, primer Marqués de Tarifa, quinto Adelantado de Andalucía y responsable también de la finalización de otro de los edificios emblemáticos de la ciudad: la Casa de Pilatos. Arquetipo del caballero renacentista, levantó el edificio para ampliar el hospital de mujeres que creara en 1500 su madre, Doña Catalina de Ribera.
Para su construcción se convocó a los más reputados arquitectos del reino, siendo Martín de Gainza, maestro mayor de las obras de la Catedral, quien iniciara el proyecto, que se inspiró mucho en el «Ospedale Maggiore» de Milán.
En el edificio se usaron piedras de las canteras de Morón y el Puerto de Santa María, así como mármol de Jaspe y Portugal. De una superficie de más de 18.000 metros cuadrados, la planta se organiza en torno a ocho patios y cuenta con una singular iglesia, que hoy alberga el salón de plenos de la institución.
La epidemia de peste
El Hospital se inauguró en 1559, aunque nunca se llegó a terminar, y pronto evolucionó para atender también a hombres, realizando una gran labor asistencial en los siglos XVI y XVII en las epidemias de peste que asolaron la ciudad. Así lo refiere Francisco Collantes de Terán, quien destaca la labor de la institución durante la «mortífera epidemia de 1649, la mayor que recuerda Sevilla y que ocasionó su despoblación, en términos de que no ha vuelto a reunir el número de habitantes que entonces tenía, trayendo la pérdida de sus industrias».
Tras la desamortización, el Hospital pasó en el siglo XIX de manos de la Iglesia a la Diputación de Sevilla, que centralizó en ese edificio a todos los de la ciudad. A mediados del siglo XX la Facultad de Medicina se ubicará en el edificio, donde se desarrollarán algunos de los mejores años de la medicina sevillana, como destaca Rafael Castro del Olmo en otro estudio.
En 1972, el pésimo estado de conservación del Hospital obliga a su cierre, que se prolongará hasta los años 80. Con la cesión del edificio por parte de la Diputación a la Junta de Andalucía, el Hospital comenzará en 1992 una segunda vida como Parlamento.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
Lo ?ltimo...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.