Cultura

Cultura

Sevilla recuerda el centenario de Manuel Díez-Crespo, poeta del 27

Homenaje al Premio Nacional de Teatro sevillano, autor, entre otros, de «Diván meridional», que editó ABC

Día 07/04/2011 - 00.01h

La figura de Manuel Díez-Crespo (Écija, 1911-Madrid, 1993) es una de como tantos poetas de la Generación del 27 que nunca alcanzaron el reconocimiento que merecían. Abogado, periodista, crítico teatral y ganador, entre otros del Premio Nacional de Teatro, esta tarde, Aquilino Duque protagonizará en el colegio Santa María una conferencia en la que rememorará el libro «Diván meridional», una selección de artículos publicados en ABC que apareció por primera vez, de forma póstuma, en 1995.

Este emotivo acto, que se celebrará en dicho centro a las 20 horas, culminará una serie de actividades que tanto el colegio Santa María como el Buen Pastor han desarrollado en torno a este poeta del 27 del cual se celebra el centenario de su nacimiento. De hecho, el homenaje de este jueves contará con la presencia de diversas autoridades culturales de la ciudad y se recitarán algunos poemas de su libro «Yo y mi sombra», a cargo Pedro Martos y María Ángeles García, además de breves intervenciones del Dúo Savya con canciones de Falla.

Obra esencial sobre Sevilla

Cerrará el acto de homenaje Aquilino Duque, escritor y Premio Nacional de Literatura, quién glosará la obra de Díez-Crespo. A este respecto, Duque recuerda aún con cariño la amistad que mantuvo con este poeta, sobre todo desde finales de los setenta y principios de los ochenta. Según reconoce este escritor y académico de Buenas Letras, en su conferencia se centrará sobre la obra «Diván meridional», que «es un libro esencial y de los mejores que se han publicado sobre Sevilla». A colación de este tema, en el año 1995 salió publicada una primera edición que le hicieron una serie de amigos con prólogo del propio Duque, pero «la segunda edición que sacó ABC de Sevilla en el año 2001 salió muy mejorada», reconoce.

Esta serie de artículos que siempre iban bajo el mismo epígrafe de «Diván meridional» fueron publicados durante varias años en ABC de Sevilla, y en ellos el poeta astigitano vierte los recuerdos juveniles que conservaba de Sevilla, ciudad que dejó a partir del año 1940, cuando se marchó a Madrid. Estas piezas se basaban en temas hispalenses pero versaban también sobre escritores como Rubén Darío, Eugenio d'Ors, Antonio Machado, Unamuno, etc.

Para Aquilino Duque, «Diván meridional» es un libro «de una calidad de prosa envidiable, con textos ágiles, llenos de humor y amenidad», además se trata de una obra, en palabras de este autor, que está a la misma altura de otros grandes libros que han tenido a Sevilla como protagonista, como «Ocnos», de Cernuda; «La ciudad», de Chaves Nogales; «Sevilla de buen recuerdo», de Rafael Laffón o «Sevilla en los labios», de Joaquín Romero Murube.

Manuel Díez-Crespo, que políticamente fue afín al régimen franquista y al falangismo, fue uno de los miembros más jóvenes de la Generación del 27 y mantuvo buena amistad con Romero Murube o Antonio Ortiz, a la vez que conoció a autores de la talla de Ramón Gómez de la Serna, Eugenio D'ors o Gregorio Marañón.

Poetas del «Mediodía»

Por su parte, Andrés Joaquín Egea López, consejero de los colegios Buen Pastor y Santa María, recuerda cuando conoció a Díez-Crespo en el año 1992: «Reunimos a los pocos poetas que aún quedaban vivos de la revista “Mediodía” y nos pareció una persona de gran sencillez y cultura». Asimismo, confiesa que su hermano adquirió las memorias, que permanecen aún autógrafas y sin editar. «Tenemos también publicado en el colegio una antología literaria que usan los alumnos y en ella destaca un poema suyo dedicado a la Alfalfa, con la figura de las palomas y palomos, muy usuales en su obra». El escultor y también poeta Antonio Illanes fue muy amigo suyo e influyó sobre él. En este sentido, según reconoce Egea López, la obra «Sevilla y yo», de Illanes, recuerda a «Yo y mi sombra» de Díez-Crespo. También reconoce éste que en esa época «las diferencias políticas no existían entre los intelectuales, «por eso, Luis Montoto, de derechas, mantuvo amistad con José de Velilla, republicano». A la vez comentó que Díez-Crespo fue falangista, «como Dionisio Ridruejo, y eso lo convirtió en un poeta maldito, pero su poesía y su prosa está al margen de lo político». Por último, destacó su vinculación con la hermandad de Pasión.

Un gran crítico teatral

Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue abcdesevilla en...

Lo ?ltimo...

Hoy en TV

Programación Televisión

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.