Andalucía

Andalucía / entrevista al parlamentario andaluz de iu

Sánchez Gordillo: «Es una burrada política pactar necesariamente con el PSOE»

Día 27/06/2011 - 07.44h
Temas relacionados

El portavoz de la Cut-Bai, José Manuel Sánchez Gordillo, cuestiona la política de pactos por la izquierda que defiende la dirección de IU y advierte que sus bases «no soportarían» en Andalucía un Gobierno de coalición con el PSOE

—La Cut-Bai no comparte la postura de IU de censurar a la dirección de Extremadura por pactar con el PP ¿Sigue en contra de la política de alianzas con el PSOE?

—Es lo que hemos defendido siempre y somos coherentes. El partido llamado socialista, llamado obrero, español se puede llamar, es un partido del capitalismo y que hace políticas neoliberales sin que le tiemble el pulso. La crisis ha puesto al descubierto las políticas de Zapatero: ha dado dinero a la banca, quitado el impuesto de patrimonio a los ricos, tenemos cinco millones de parados y doce millones de pobres. Entonces, ¿por qué tenemos que ser el lazarillo o la fotocopia del PSOE? Eso es un error absoluto.

—Discrepa entonces con el coordinador de IUCA, Diego Valderas, que dice que la actitud de sus compañeros en Extremadura es un «error contrario a la política de IU».

—No pienso que sea un error político. Han actuado correctamente, porque han preguntado a las bases. Son las bases y los territorios los que deben decidir. Si hubieran decidido darle los votos al PSOE, pues también sería correcto. La que está fuera de juego es la dirección, que no está haciendo ningún buen servicio a IU con esa postura. Plantear hoy unirse con el PSOE en las instituciones en la unidad de la izquierda es una gran mentira.

—¿La situación de Extremadura es extrapolable a Andalucía si el PSOE no tuviera mayoría absoluta tras las próximas autonómicas?

—Si se diera una situación parecida, habría que consultar a las bases y son estas las que tienen que decidir. La dirección después puede hacerles más o menos caso. Yo creo que lo que digan las bases debe ser de obligado cumplimiento. En cualquier caso, lo que no podemos estar es en el Gobierno, ni con el PSOE ni con el PP. Eso sería la muerte de IU. Ahora, que pueda pasar uno u otro tienen que decidirlo las bases en cada momento.

—Sin embargo, Valderas dice que ni aspira a «estar en minoría ni estar en la oposición», ¿deja la puerta abierta a un Gobierno con el PSOE?

—Espero que no. Ahora la corriente dominante en las bases de IU es no formar parte en ningún caso de un Gobierno del PSOE. Puede ser mayoritaria, quizás, dejar pasar al PSOE, pero después volver a la oposición e ir exigiendo después cuestiones como que se reforme la Ley electoral, la vivienda como derecho, atender de una vez a los ayuntamientos...

—¿Y la dirección está en sintonía con lo que opinan las bases?

—Una parte de ella, pero no toda.

—¿En esa parte estaría Valderas?

—No sé en qué posición está, pero cuando he hablado con él me ha dicho que esa solución no sería mala.

—¿Hay que impedir por activa o por pasiva que el PP gobierne, como postulan Cayo Lara y Valderas?

—Estamos radicalmente en contra de eso, porque significa ponerte en brazos del PSOE y ser un mamporrero de un partido corrupto, que nos sacó de una guerra pero nos metió en dos, Libia y Afganistán. No quiero a ese Gobierno que considero que es de derechas. Si somos una izquierda anticapitalista qué hacemos apoyando en Andalucía un régimen, con diputaciones que se han convertido en la cueva de Alí Babá, donde para colocarte tienes que llevar el carné del PSOE en la boca, donde tenemos los ERE... A mí me parece que el PSOE es la versión andaluza del PRI mexicano.

—A tenor de cómo ve al PSOE, ¿no se plantearía dejar pasar al PP y que haya un cambio de Gobierno?

—No sé. Habría que preguntarle a la gente. Hay mucha gente que quiere que el PSOE desaparezca del poder por cómo lo ha ejercido, un poder absolutamente insensible para con las necesidades del pueblo, prepotente, y corrupto. Creo que la gente quiere cambio en Andalucía, pero eso ya se verá con los votos. En cualquier caso, hay que consultar a las bases. La política de alianzas qué significa, ¿que ni por activa ni por pasiva pueda entrar el PP? Eso quiere decir que tenemos que pactar necesariamente con el PSOE. Eso es una auténtica burrada política. Pienso que debemos tener libertad absoluta para pactar con nuestro programa, con quien veamos oportuno o con ninguno.

—¿Es posible no ser ni la pinza ni la muleta del PSOE?

—Debemos tener una manera distinta de entender las alianzas. Muchas veces estamos demasiado en las instituciones, mientras que debemos estar mucho más tiempo en la calle. Esa es la alianza natural.

—¿Cree que esa puede ser una de las razones por las que IU no ha crecido en votos tras la caída del PSOE?

—Siempre he coincidido con Julio Anguita en que si eres tan parecido en la práctica al PSOE la gente prefiere el original y rechaza la copia. Uno de los «handicaps» para que IU no tenga más votos y no aproveche este momento de crisis es porque la gente no la ve como una alternativa al PSOE. Tenemos que huir del PSOE como de la peste. El que pacta con el diablo, y el PSOE lo es en el seno del movimiento obrero, termina en el infierno.

—Si una situación como la de Extremadura se diera en Andalucía, ¿podrían abrirse divisiones en IU?

—Habría división de opiniones. Pero lo que creo es que las bases no soportarían estar en el Gobierno.

—Imagino que aspira a repetir como parlamentario por Sevilla.

—Creo que es necesario. Representamos a la izquierda anticapitalista y al nacionalismo de izquierdas que hay en Andalucía.

—¿Se ve con suficientes apoyos para encabezar la candidatura?

—Si es por las bases, seguro que sí.

—Si eso es así, Valderas lo tendrá complicado si quiere ir por Sevilla.

—Espero que no haya disputas y que cada uno se presente por su provincia, que es lo natural. Nosotros vamos a presentar candidatura por Sevilla.

Compartir

  • Compartir

Temas relacionados
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
Lo ?ltimo...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.