Columnas

Columnas

Olivier d'Agay «Hemos hallado al piloto que derribó a Saint-Exupéry»

«Un tío mío se ha entrevistado en secreto con el piloto alemán que abatió el avión; ha sido un emotivo encuentro de dos soldados de la Segunda Guerra Mundial». «Hemos creado una Fundación para la Infancia para ayudar en todo el mundo en hospitales y escuelas; hemos creado un “Principito” para el siglo XXI»

Día 17/10/2011

Compartir

Al piloto alemán que derribó el avión de su tío abuelo, Antoine de Saint-Exupéry, le han acusado de falsario. ¿Qué últimas noticias tienen ustedes de esa revelación?

-Cada año hay un nuevo descubrimiento; hemos hallado al piloto alemán que abatió el avión de Saint-Exupéry, y hablado con él.

-¿Cómo han contactado con él?

-Secretamente. Un tío mío, que tiene más o menos la misma edad que el piloto alemán, lo ha encontrado y se ha entrevistado con él. Ha sido un encuentro muy simbólico entre dos soldados de la Segunda Guerra Mundial.

Horst Rippert se llama el piloto alemán que aseguró haber derribado el avión de Antoine de Saint-Exupéry en el tardoverano de 1944. Rippert, de niño, se aventuraba en la lectura de Saint-Exupéry y se dedicó a la aviación por él, deslumbrado por el coraje del autor. Leer a Saint-Exupéry le llevó a aprender a volar... y a derribar a su héroe.

-Parece una historia sacada de uno de los maravillosos relatos de Saint-Exupéry.

-Este hombre, a sus 88 años, tuvo la valentía de contar esta historia, algo que no le debe haber dejado dormir muchas noches. Hizo su trabajo y no sabía quién pilotaba el otro avión.

-Aviador, pensador, filósofo... ¿qué fue en realidad Antoine de Saint Exupéry?

-Un humanista; es el mensaje de «El Principito».

-La obra es una profundísima reflexión sobre el amor, la muerte...

-... Sí, pero el mensaje humanista es muy importante para los niños de ahora. Es fundamental: la tolerancia, el gusto por las relaciones humanas.

-¿A cuántos idiomas se ha traducido «El Principito»?

-A doscientos cincuenta y siete.

-Es harto imposible que alguien no lo haya leído.

-El personaje ha traspasado las páginas del libro de mi tío abuelo, y vive fuera de él como un icono, un mito, un símbolo de valores esenciales.

-Como por ejemplo...

-... La protección de la naturaleza, de la infancia y juventud; en esta aldea global, se trata de un ejemplo internacional, no comercial, ojo, muy importante.

-¿Es modernista «El Principito»?

-Todo lo que le cuento es el resultado de su modernidad, sesenta años después.

-El proyecto «Saint-Exupéry-d'Agay Estate», que usted dirige, está muy comprometido con causas humanitarias infantiles, el sueño de su mentor.

-Desarrollamos muchas acciones caritativas en el mundo. Hemos creado una Fundación para la Infancia. Trabajamos en África, en Marruecos, y también hemos construido un colegio en Malí para niños tuaregs; en Camboya; en Brasil colaboramos con el hospital más grande dedicado a la infancia, que se llama «O pequenho Principe» y está en Curitiba, en el estado de Paraná...

-Y allí colaboran incluso con «O Rei».

-Sí, con uno de los más grandes de todos los tiempos, Pelé, que es nuestro embajador en todo el mundo para conseguir fondos para este hospital. Pelé es un fan de «El Principito». Es un personaje fantástico, muy solidario con este hospital, es una muy buena persona, excepcional.

-«El Principito» sobrevuela incluso la Unesco.

-El próximo año tenemos prevista una cooperación con la Unesco para la educación de niñas y niños en un principio en Burkina Fasso y Bangladesh, y más adelante en México, etcétera.

-Y ahora llega al universo mágico de los niños, en 3D y en dibujos animados, a Disney Channel. ¿Se ha respetado el espíritu de la obra?

-Presentamos a un personaje como embajador del desarrollo sostenible, de la paz en el mundo y de la infancia, un «Principito» multimedia para los niños del siglo XXI, que no traiciona al de su primer creador. Se han respetado la galaxia, las estrellas, el asteroide B612, la Rosa —que reaparece con rostro—, la Serpiente y el amigo del protagonista, Zorro.

  • Compartir

publicidad
Lo ?ltimo...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.