Córdoba

Córdoba

Córdoba

Siete nuevos diáconos dan el penúltimo paso hacia el sacerdocio

Compartir

El obispo preside la ordenación en la Catedral ante más de mil personas

Día 09/12/2011 - 09.44h
Siete nuevos diáconos dan el penúltimo paso hacia el sacerdocio
ROLDÁN SERRANO
Los ordenandos, durante la ceremonia en la Catedral

En una liturgia de casullas azules —privilegio de la solemnidad de ayer—, y coincidiendo como marca la tradición de Córdoba con el día de la Inmaculada Concepción, el obispo, Demetrio Fernández, confirió ayer, en la Catedral, el orden del diaconado a siete aspirantes al sacerdocio de la diócesis.Los nuevos diáconos, que se han formado en los seminarios San Pelagio y Redemptoris Mater, se llaman Jesús Ángel Doblas Pérez, Jesús González Cruz, José Gregorio Martínez Osorio, Ignacio Mora Vilaltella, Ladislaw Proks, Rafael Romero Ochando y Carlos Sanz Hernández, y a su ordenación —penúltimo escalón antes del presbiterado, que supone el sacerdocio pleno— asistieron más de mil personas, en su mayor parte familiares, amigos o paisanos de los ordenandos. «En el contexto festivo de la Inmaculada —afirmó Demetrio Fernández a los seminaristas— se sitúa vuestra ordenación, que certifica que habéis recibido la llamada del Señor y que, como María, le habéis dicho que sí». El diaconado hace a quienes lo reciben servidores de la mesa del altar, según recordó el prelado, e integra su oración, a través de la liturgia de las horas, en el culto público de la Iglesia.

Promesas

El obispo recordó a los nuevos diáconos las promesas que hacían, centrándose en la comunión eclesial, el celibato —«nadie os obliga a asumirlo, es una de las decisiones más libres que puede adoptar un joven en el mundo de hoy», dijo—, la oración continua por el pueblo de Dios, «a la que en adelante se os confiarán muchas personas, y no olvidéis que ésta es la principal tarea que tenéis que hacer» y el servicio permanente a Dios y a los demás a través de la predicación del Evangelio.

Como es habitual en este tipo de ceremonias, el ritual suscitó la mayor emoción de los asistentes en la letanía de los santos, cuando —mientras se invoca a santos y mártires de la Iglesia universal y cordobesa— los candidatos permanecen tendidos en el suelo y boca abajo, en señal de humildad y servicio a los demás.

El diaconado es el paso previo al presbiterado, permite a quienes lo reciben asistir en el altar, predicar la Palabra de Dios y celebrar culto eucarístico, aunque los diáconos no pueden aún decor misa ni administrar la penitencia. Los nuevos diáconos serán enviados durante unos meses a servir en distintas parroquias de la diócesis, y recibirán el presbiterado el próximo mes de junio, según la costumbre habitual en la Iglesia de Córdoba.

Aunque no es el caso de los seminaristas ordenados ayer, desde el Concilio Vaticano II el diaconado se puede administrar con carácter permanente —es decir, sin que sirva de tránsito al presbiterado— y lo pueden recibir hombres casados.

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
Lo ?ltimo...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.