Córdoba

Córdoba

Córdoba

El nuevo decreto no alivia los costes de retirada de cadáveres

Compartir

No se permitirá de forma general que los animales muertos queden en el campo

Día 12/12/2011

Pese a la publicidad que se ha dado al real decreto que regula la alimentación de animales carroñeros que ha hecho creer a muchos ganaderos que por fin iban a ver aliviados los costes de la retirada obligatoria de cadáveres del campo, que se impuso a raíz del llamado mal de las vacas locas, lo cierto es que esta norma no va en beneficio de los ganaderos sino en el de la alimentación de las aves carroñeras. En definitiva, como regla general los ganaderos tendrán que seguir pagando el seguro de retirada de cadáveres puesto que los animales muertos no podrán quedarse en el campo y sólo en casos y zonas especiales se autorizará el establecimiento de muladares o el abandono de restos en comederos.

Juan Bilbao, experto de Asaja Sevilla en ganadería, explicó a ABC que el real decreto publicado por el Gobierno en noviembre establece unas bases generales que luego han de desarrollar las diferentes autonomías, pero que en ningún caso establece la posibilidad de que los ganaderos puedan escapar de la obligación actual de retirar los cadáveres del campo. De hecho, según explica, el objetivo del decreto no es dar respuesta a la reivindicación de los ganaderos que soportan un alto coste por la retirada de cadáveres sino sólo mejorar la alimentación de las carroñeras.

Por esta razón, el decreto habla de permitir muladares o comederos con restos de animales, pero tan sólo en zonas donde se haya detectado que las colonias de carroñeros pasan por dificultades para alimentarse. Además, según Juan Bilbao, no se piensa en permitir muladades particulares sino colectivos en el sentido de que allí se agruparían los cadáveres de las ganaderías de una zona entera. «Esto supone —según explica el técnico veterianario— que si un ganadero logra el permiso para un muladar todos los vecinos tendrían derecho a llevar allí sus cadáveres, algo que no va a agradar a nadie y que tampoco alivia los costes actuales puesto que habría que trasladar los animales muertos».

Esta nueva normativa, en opinión de Bilbao, no mejora nada ya que «los carroñeros no pasan hambre porque su alerta sanitaria es mil veces mejor que la de la Junta y cuando muere un animal llegan en media hora como mucho mientras que los camiones de retirada de cadáveres tardan tres días y sólo alcanzan a llevarse los huesos». También recalca que aquí no se ha dado un solo caso de enfermedad de las vacas locas.

Sin embargo, para el ganadero la normativa actual le supone pagar 300 euros por vaca al año para el seguro de retirada de cadáveres.

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
Lo ?ltimo...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.