Deportes

Deportes / GOLF

Luke, dueño y señor de 2011

El número uno del golf mundial ha llegado para quedarse. Tranquilo y seguro, al inglés Donald no le quedan rivales

Día 29/12/2011
Luke, dueño y señor de 2011

Compartir

Al pensar en un número uno mundial lo primero que viene a la cabeza es la imagen de un «killer». Ese tipo de deportista depredador que machaca a sus rivales y pasa por encima de ellos a base de fuerza y coraje. Michael Jordan, Tiger Woods, Rafa Nadal o Usain Bolt cumplen con esa imagen de quien alcanza la cúspide de su especialidad a base de acabar con sus competidores, física y mentalmente.

Sin embargo, en el mundo del golf se ha producido un cambio de liderazgo sorprendente. La caída de Tiger sirvió para que se alzasen al trono Lee Westwood y Martin Kaymer sin gran consistencia, hasta que en el pasado mes de mayo Luke Donald se lo arrebató a su compatriota en un gran duelo. Los dos se jugaron en un desempate el triunfo en el Volvo PGA y la primacía en el ranking universal. Y fue el frío Donald el que se llevó ambos.

Muchos pensaron que sería otro reinado efímero, pero el británico no lo ha soltado desde entonces (31 semanas ya), y es el tercero más largo, después de los de Woods y Greg Norman.

No se puede negar que Luke ha sido una sorpresa absoluta. A primeros de 2010 estaba perdido en el escalafón y nadie se habría atrevido a pronosticarle un futuro tan halagüeño. Mas a base de trabajo, consistencia y confianza en sus posibilidades fue capaz de obrar el milagro.

Bajo su aspecto de chico bueno y educado, que no ha roto un plato en su vida, Donald esconde unas condiciones privilegiadas para el golf. Es calculador, mecánico y eficiente. Desde aficionado tuvo éxitos resonantes (ganó la Walker Cup y la Liga universitaria) y empezó su vida profesional en 2001 con una victoria en el PGA Tour. El hecho de haber estudiado en Chicago y haber conocido allí a su mujer hizo que se estableciera en los Estados Unidos y que no se apuntara al Circuito Europeo hasta dos años después. Pero cuando en 2004 ganó dos veces en el Viejo Continente, la Copa del Mundo junto a Paul Casey para Inglaterra (en ese histórico final en Sevilla contra Miguel Ángel Jiménez y Sergio García) y la Ryder Cup para Europa, tuvo claro que su alma pertenecía a este lado del Atlántico.

En 2006 volvió a tocar la gloria con su segundo título americano y una nueva victoria en la Ryder, donde cuajó un gran dúo con Sergio. Al año siguiente alcanzó el número 7 mundial y parecía lanzado a tareas mayores. Hasta que perdió la magia. Empezó a acusar esa falta de distancia que siempre había padecido y comenzó su travesía del desierto. Fueron meses de sinsabores, pero volvió a ver la luz en Madrid, cuando ganó el Hípica hace un año y medio. Era su primer éxito en cuatro años, y, como se dice, de Madrid al cielo.

Fue seleccionado a dedo por Montgomerie para la Ryder de Gales, y su actuación fue crucial, con tres de sus cuatro puntos asegurados. Desde entonces no ha hecho más que sorprender. Este año ha ganado dos veces a cada lado del océano y se ha proclamado líder de ganancias de los dos «tours» a base de temple (en los dos casos lo hizo en la última ronda del último torneo). Algo que nadie había logrado antes compaginando los dos circuitos. Con esa cara de bueno...

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue abcdesevilla en...

Lo ?ltimo...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.