Galicia

España

Galicia / escisión nacionalista

La marcha de Beiras deja al BNG sin referentes

Duros ataques a la UPG por convertir un frente nacionalista en un «partido único, un hecho que llevó a esta situación totalmente insostenible»Aymerich y Táboas asistieron a la asamblea

Día 13/02/2012

Compartir

Dos horas y media de debate, con mensajes críticos. Finalmente, la mayoría de los militantes del Encontro Irmandiño acordaron abandonar el BNG. Ni siquiera fue necesario llegar a las votaciones, puesto que los turnos de palabra se utilizaron para insistir en la necesidad urgente de «marcharse». Xosé Manuel Beiras, uno de los fundadores de esta organización política en 1982, empleó un tono lapidario: «Nosotros a navegar, y el BNG que haga lo que quiera». Sobre una posible alianza con Máis Galiza (+G), corriente que decide en marzo su suerte, contestó: «Respetaremos los tiempos de los otros, para que decidan». Al cónclave de ayer asistió Carlos Aymerich, referente de +G, y la exconselleira Teresa Táboas, una de las últimas bajas en el Bloque.

La resolución aprobada consta de cuatro puntos: hacer pública la consideración de que el BNG salido de la XIII Asamblea Nacional «hace inverosímil la regeneración desde dentro como casa común de todas las gentes nacionalistas» y, así, adoptar la decisión de renunciar a militar en él; construir conjuntamente con todas aquellas personas que estén a favor de un frente amplio nacionalista, plural y con el centro de gravedad en la izquierda; proceder a propiciar la convergencia de todos los que así lo manifiesten; y, por último, facultar a la coordinadora nacional de EI para gestionar con el BNG la separación preservando la unidad de acción, también en los espacios de representación institucional.

La marcha de los irmandiñossupone un duro golpe para el futuro del Bloque. Es la tercera facción en porcentaje, pero en EI están algunos de los históricos, como Beiras, sin el que el Bloque se queda prácticamente sin referentes de calado social. El futuro de los alcaldes irmandiños como Martiño Noriega, el regidor teense, todavía es una incógnita. «Es un día en el que duele el corazón, pero respiramos esperanza», concretó ayer el primer edil de este municipio coruñés. «No pudimos refundar el BNG y, por eso, toca intentar un nuevo camino. Y hay que abrir los ojos y abandonar posiciones prefijadas, exportar lo mejor de estos años, que lo hay, y hacerlo, ya, porque la ciudadanía lo demanda. Hay que comenzar un camino fuera, lo digo alto y claro», espetó en su discurso inicial, muy aplaudido.

Especialmente contundente fue Manuel Santos, que arremetió contra la UPG por «convertir un frente en un partido único, de modo que el nacionalismo gallego organizado llegase a una situación insostenible». Carme Hermida, concejala y profesora de la USC, contó que «tenía la cabeza en una lavadora»; a favor de quedarse, opinó que «pesaba la historia», y acerca de irse, «están motivos como el control de opinión o los agravios que se vivieron en enero». De esta manera, apostó por construir una casa «con licencia de casa, no de galpón; y hagamos un trabajo comunal». Paula Verao, una de las más jóvenes, indicó que «es imposible regenerar el nacionalismo desde el BNG». Las intervenciones a favor de la permanencia fueron residuales. Abrazos y lágrimas. De fondo, un recuerdo: Beiras llevó al BNG a sus cotas más altas en los 90.

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue abcdesevilla en...

Lo ?ltimo...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.