Aragón

España

Aragón / SOCIEDAD

La provincia de Huesca pide ser declarada "zona catastrófica" por la falta de agua

Las pérdidas pueden rondar los mil millones de euros este año

Día 28/02/2012 - 10.53h

Compartir

La sequía ha condenado ya para este año la economía de miles de familias de la provincia de Huesca. La falta de lluvias ha dado al traste con los cultivos de secano y amenaza seriamente a los de regadío, ya que los embalses presentan unas reservas extremadamente bajas. «Ahora tenemos un 20 por ciento del agua que necesitaríamos, las que tenemos que utilizar en un año medio», explicaba ayer a ABC el presidente del sindicato agrario Asaja en la provincia de Huesca. «Las estimaciones de pérdidas pueden rondar el 80 por ciento de la producción», del orden de mil millones de euros. A eso hay que añadirle el efecto en la industria de agrotransformación, en talleres agrícolas, en empresas auxiliares y de servicios ligados al sector primario; «hasta en los bares», destacaba ayer Fernando Luna.

Hace unas semanas, ante la grave situación, el Gobierno aragonés impulsó ante el Ministerio de Agricultura la promulgación de un decreto de sequía del que esta provincia está ahora a la espera de que se emita.

Pero las ayudas de este tipo de decretos solo se aplican a los agricultores. Quedan fuera las industrias. De ahí que Asaja y la patronal oscense CEOS-Cepyme se hayan unido para reclamar a los ayuntamientos que, si en el plazo de diez días no llueve lo suficiente —y no hay previsiones meteorológicas en ese sentido—, soliciten la declaración de la provincia de Huesca como zona catastrófica. Este trámite ha de empezar en los ayuntamientos, elevarlo a la Diputación provincial y, desde ahí, a la Administración del Estado.

La declaración de zona catastrófica extendería las ayudas a negocios que dependen directamente de la renta agraria: industrias agroalimentarias, de transformación, empresas auxiliares y de servicios...

Embalses pendientes

Todo esto —destacan desde el sector— es algo que no solo viene provocado por la escasez de lluvias sino por el tremendo retraso que acumula la construcción de nuevos pantanos en Aragón. Por ejemplo, la Comunidad General de Riegos del Alto Aragón —130.000 hectáreas— tuvo que dejar correr el año pasado 650 hectómetros cúbicos de agua por no tener capacidad de embalse, mientras las obras de regulación que espera desde hace décadas siguen pendientes.

La sequía también afecta a zonas de las provincias de Zaragoza y de Teruel. La red de embalses de toda la cuenca del Ebro suman ahora 4.388 hectómetros cúbicos, el 58,5 por ciento de su capacidad máxima. Es de las peores cifras que se recuerdan desde hace años en estas fechas.

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue abcdesevilla en...

Lo ?ltimo...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.