Deportes

Deportes / EL PATO MAREADO

«EL CABALLERO INGLÉS»

Compartir

Día 09/03/2012

Voy a decir una barbaridad por la que me lapidarán, pero Messi me toca un pie. A ver, me explico: es la repera el tío, algo nunca visto, el mejor de los mejores, con pleno derecho a ser el quinto grande porque hace lo que dijo Pelé en «Evasión o victoria»: «La táctica es fácil: me dais el balón, yo lo agarro, me voy de todos y marco gol». Y eso es muy complicado, casi imposible de hacer. Pero Messi lo hace, una y otra vez, y dan igual el rival y el escenario. Es grandioso.

Empero, no me estremece. Ni me emociona ni me despierta el alma. Le admiro casi con devoción, pero no me estalla el corazón cuando le veo y no le veo en ese zigzag turbulento que arrasa lo que encuentra por delante. Se me escapa la chispa, no me crea mariposas en el estómago como cuando he de llamar a Jessica Biel, ni me estalla la cabeza en mil colores como cuando veo la roulette de Zidane o la cola de vaca de Romario. Y sobre todo, no me estalla el mundo en colores como cuando me deslizo en esa magia llena de alcohol y vida del Bukowski del fútbol que fue el gran George Best.

Debe de ser porque Messi no es estético en su frenético galopar enano y chepudo. Su trayectoria llena de curvas estremecedoras me resulta casi lineal. Sin duda es un problema personal, ahíto de resultadismo y falto de belleza como estoy, pero Leo está muy lejos de agitarme el alma como cuando veo «El Caballero Inglés» de Tiziano y un halo hipnotizador me deja anclado ante él.

Messi, qué duda cabe, es uno de los mejores jugadores de la historia, si no el mejor, pero a mí no me hechiza tanto como un instante de magia insólita, ese segundo de inspiración divina que nadie espera. Messi lo es todo y, aun así, es menos que «El Caballero Inglés».

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue abcdesevilla en...

Lo ?ltimo...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.