Andalucía

Andalucía

Pilar González se va y el PA la acusa de montar otro partido

Compartir

Denuncia «prácticas mafiosas» en el seno de la formación para evitar un congreso «libre»

Día 01/05/2012

El Partido Andalucista (PA) parece querer hacer bueno el refrán de «a perro flaco, todo son pulgas». A la travesía del desierto en que se encuentra desde que perdiera la representación parlamentaria en 2008 se le suma ahora una nueva crisis interna en un partido que llegó a formar parte del Gobierno andaluz y estar al frente de ayuntamientos como el de Sevilla. El último capítulo de esta lenta decadencia lo ha escrito la secretaria general del PA, Pilar González, quien dimitió ayer de su cargo, al que no iba a aspirar en el próximo congreso previsto para el 7 y 8 de julio, denunciando la existencia de «prácticas mafiosas» en un partido que no dudó en calificar de «organización enferma».

En una carta enviada la militancia, González justificó su salida del PA en los intentos de tutela de una parte del partido para dirigir el congreso en la sombra. La dirigente andalucista hacía referencia a al fundador del PA, Alejandro Rojas-Marcos, a quien acusó el pasado 10 de abril —fecha en la que anunció que no concurriría de nuevo a la secretaría general— de intentar «tutelar» la dirección del partido hasta el congreso, con el objetivo de «derechizar» la formación.

Al no poder «garantizar» que el cónclave sea «democrático, plural y libre», la secretaria general ha optado por plantear su renuncia y «no permanecer más tiempo en una organización que prefiere actuar con métodos del pasado dando un golpe de estado contra mí». Como «responsables» señala a «algunos miembros de la dirección nacional que, ahora, están muy preocupados y la propia comisión de garantías, que yo creía imparcial».

Estigmatizar al PA

D Desde el PA, sin embargo, se achaca la renuncia al deseo de González y de otros miembros de la dirección andalucista de formar un nuevo partido, a espaldas de la militancia y de los órganos de decisión, según una nota del partido que se remite a Manuel María de Bernardo. Esta cuestión está siendo estudiada por la comisión de garantías del PA, tras «la recepción de varias denuncias en las que se informa de la difusión por correo electrónico de supuestos planes para la creación de un nuevo partido y la estigmatización del PA». Según estas denuncias, se estaría aprovechando el periodo precongresual para emplear los recursos y estructuras del PA «en una estrategia personal de Pilar González a espaldas de la organización», para sacar «beneficio propio para su nuevo proyecto». Fuentes andalucistas señalan que ese partido sería un Equo «a la andaluza», esto, es una formación de izquierdas y andalucista, donde se integrarían compañeros de González de la publicación digital

«Paralelo 36», como José Antonio Pino y Concha Caballero.

Expediente disciplinario

En esta estrategia se incluye calificar a dirigentes andalucistas como de «derechas», lo que se considera falta grave en el reglamento del PA. Estas denuncias han sido admitidas por la comisión de garantías que estudia abrir un expediente disciplinario a González por dejación de funciones. Además, las denuncias recibidas piden la suspensión cautelar de militancia para la dirigente andalucista, Pino, David Cabello, Rafael Rodríguez de León y Alfonso Caballero, todos miembros de la dirección del PA.

A esos correos electrónicos parecía hacer alusión Pilar González en su misiva cuando afirmaba que estaba «asistiendo a una instrumentalización de los órganos del partido». Y añadía: «Algunos no han tenido reparos en cometer un delito que viola derechos fundamentales (artículo 18 de la Constitución, ante lo que hemos presentado denuncia» —hace referencia al secreto de las comunicaciones—, mientras que «otros han jaleado el procedimiento convirtiéndose en cómplices difundiendo y manipulando correspondencia privada».

Fuentes del PA consideran que la renuncia al cargo era la «única salida» que le quedaba a González ante la más que posible actuación de la comisión de garantías. Añaden que las primeras señalas de alarma saltaron cuando la secretaria general arremetió contra Rojas-Marcos, «algo que sólo había hecho Pedro Pacheco» cuando se rompió el partido. También sentó muy mal en el PA, añaden, que González diera su apoyo al futuro Gobierno andaluz PSOE-IU sin consultarlo con ningún órgano del partido.

Días después, añaden, apareció un artículo editorial en «Paralelo 36» insistiendo en la necesidad de formar ese nuevo partido, que coincidía «prácticamente con el mismo discurso» que había realizado cuando anunció que no volvería a presentarse para liderar al PA.

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
Lo ?ltimo...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.