Andalucía

Andalucía

Cuando Bretón se sintió abandonado

Compartir

La Policía considera «un mal presagio» las similitudes entre lo que hizo en 1997, tras abandonarlo su novia, y los pasos dados al dejarlo la madre de sus hijos

Día 14/05/2012
Cuando Bretón se sintió abandonado
EFE
Bretón, durante la reconstrucción policial en el parque

«Un mal presagio». Con estas palabras resume la Policía en su informe entregado al juez instructor las similitudes encontradas entre lo que consideran actos preparatorios que realizó José Bretón, en los días previos a la desaparición de sus hijos, y los pasos dados en 1997 cuando tras un desengaño amoroso intentó quitarse la vida. En ambas ocasiones, el detonante de su comportamiento, según los investigadores, fue el abandono por parte de las mujeres con las que compartía su vida.

Los agentes señalan que tanto entonces como en el pasado octubre se procuró «potentes somníferos». A los investigadores les llamó mucho la atención, como informó ABC, que en todos los años de relación que llevaban Bretón y Ruth Ortiz, la madre de los niños, nunca le hubiera contado a ella que había intentado suicidarse. Su esposa se enteró por la Policía. ¿Cuáles son esos paralelismos?

Secretos a un amigo

A comienzos de 1997, José Bretón fue abandonado por su novia de entonces, una joven llamada María del Carmen, cuando él estaba convaleciente en el hospital. La chica inició una relación con otra persona. Él contó al policía con el que pasó largas horas antes de que lo detuvieran que había tenido muy mala suerte con las mujeres y le confesó que tras dejarlo su novia por otro tomó la decisión de suicidarse con pastillas y alcohol. El 15 de septiembre del año pasado, su mujer Ruth Otiz dejó el domicilio conyugal junto con sus hijos.

Un mes antes de intentar suicidarse, se lo contó a su amigo Javier; una semana antes de desaparecer los niños le dijo a su cuñado, durante el cumpleaños de la pequeña Ruth: «Esto va a acabar en algo muy gordo». Los paralelismos continúan.

Fue el propio Bretón quien detalló a los agentes, durante una inspección en su finca el 10 de octubre, que una semana antes de su tentativa de quitarse la vida acudió a un médico del Isfas (estaba en el Ejército) y mediante engaño logró que este le recetara pastillas para dormir, que luego usó. El 27 de septiembre del año pasado, visitó al psiquiatra que lo atendió tras su intento de suicidio catorce años antes y consiguió que le recetara ansiolíticos y benzodiacepinas, que compró ese mismo día en una farmacia. Los agentes encontraron la receta en casa de sus padres, pero ni rastro de las medicinas. Él asegura que no llegó a tomarlas y la Policía sospecha que se las dio a los niños.

En las dos ocasiones, con catorce años de diferencia, mintió a su madre y le dijo que iba a comer con unos amigos, el día de los hechos. Ninguna de esas comidas existió. Las dos veces se refugió en la finca familiar de «Las Quemadillas». El 9 de abril de 1997 fue hallado por su padre en ese lugar dentro de su coche con tres bombonas de camping gas; además ingirió somníferos. El 8 de octubre, ya es sabido: más de tres horas en la finca, y no se ha vuelto a ver a sus hijos.

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
Lo ?ltimo...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.