Reportajes

Interior baraja 130 Km/h en autovía

Interior baraja 130 Km/h en autovía

  • Interior baraja 130 Km/h en autovía
    El Ejecutivo estaría barajando elevar el limite de velocidad a 130 km/h en autopistas y autovías.
  • Interior baraja 130 Km/h en autovía
    La velocidad punta en vías secundarias bajaría, sin embargo, a un tope de 90 km/h.
  • Interior baraja 130 Km/h en autovía
    El Ejecutivo estaría barajando elevar el limite de velocidad a 130 km/h en autopistas y autovías.
  • Interior baraja 130 Km/h en autovía
    La velocidad punta en vías secundarias bajaría, sin embargo, a un tope de 90 km/h.

El nuevo límite de velocidad vendría acompañado de una rebaja en las carreteras secundarias, que en opinión del ministro del ramo, Jorge Fernández Díaz, no presentan en la actualidad una diferencia razonable y sustancial.

Día 19/06/2012 - 15.50h

El nuevo límite de velocidad vendría acompañado de una rebaja en las carreteras secundarias, que en opinión del ministro del ramo, Jorge Fernández Díaz, no presentan en la actualidad un diferencia razonable y sustancial.

Día 19/06/2012 - 15.50h
  • Compartir

¿Elevar los límites de velocidad en autovía y autopista? Parece contradictorio sólo un año después de la rebaja a 110 km/h que llevó a cabo el anterior Ejecutivo para reducir la factura energética por la compra de petróleo. Sin embargo, el gobierno de Mariano Rajoy estaría manejando esta posibilidad, que algunos tachan de globo sonda y que otros ven más próxima que nunca por su reiteración.

¿Qué supondría?

En opinión del ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, «no parece razonable» que en carreteras secundarias de un carril por sentido, de mayor peligro, se pueda circular a 100 km/h, mientras que en autopistas y autovías, con trazados y características mucho más seguras, el límite sea únicamente un 20% superior.

La idea en estudio elevaría el límite de las últimas a 130 km/h, reduciría el límite de las primeras de 100 a 90 km/h, o llevaría a cabo ambas posibilidades de manera simultánea.

¿Y la siniestralidad?

La idea pasa por rebajarla precisamente en los trazados más peligrosos. En opinión del ministro, un límite en autovía/autopista de 130 km/h, «que pese a no estar en el debate social, goza de un amplio consenso, supone una velocidad confortable que no afectaría al índice de siniestralidad», pues a la vista de las estadísticas del pasado ejercicio el 83% de las víctimas mortales se registraron en vías secundarias.

¿Qué pasa con la contaminación?

Más consumo por mayor velocidad en carretera supone mayor contaminación, pero también mayor recaudación vía impuestos: más de la mitad del precio del litro de carburante va directamente a parar a las arcas públicas, considerando además que desde 2002 se aplica el céntimo sanitario en toda España, salvo en Canarias, Ceuta y Melilla.

¿Quién apoya la medida?

Están a favor el RACC, que apuesta por límites selectivos en función de la climatología, las características de la vía…, aumentando de forma simultánea el control de la velocidad y el estado de las carreteras, Automovilistas Europeos Asociados (AEA), que reclaman la medida desde hace años, y que al mismo tiempo critican que las declaraciones del ministro no se concreten en fechas o plazos, añadiendo que el impacto medioambiental podría compensarse con la necesaria renovación del parque automovilístico; el RACE, que opina en una línea similar al RACC, y que apuesta por la homogeneización de los límites con la mayoría de países europeos, con límites máximos en 130 km/h; el Comisariado Europeo del Automóvil (CEA), que no considera peligrosa la medida, aunque señala que los paneles informativos de las vías deberían poder limitar la velocidad en situaciones de riesgo; y el Movimiento 140, suscrito por más de 200.000 ciudadanos y que solicita un calendario concreto.

¿Y quién la rechaza?

Ecologistas en Acción, que reclama una reducción del límite de velocidad a 100 km/h en autovía/autopista (80 en carreteras convencionales, 50 km/h en grandes avenidas urbanas y 30 en zonas residenciales), denuncian que la medida supondría un nuevo despilfarro energético, un aumento en las emisiones y en la contaminación acústica, pero también en la siniestralidad; Greenpeace, que incide en lo positivo de la anterior reducción de 110 km/h llevada a cabo en materia de consumo y emisiones; la Asociación Estatal de Víctimas de Accidentes de Tráfico (DIA), que asegura que un ascenso en los límites sólo llevaría a mayor siniestralidad y a mayor gravedad en las víctimas; y la Asociación de Prevención de Accidentes de Tráfico, que se basa en estudios científicos para señalar que un aumento de un 1% en la velocidad generaría un incremento del 4% en los accidentes con muertos, aunque también recuerda el peligro que entraña un parque automovilístico excesivamente vetusto en nuestro país.

¿Elevar los límites de velocidad en autovía y autopista? Parece contradictorio sólo un año después de la rebaja a 110 km/h que llevó a cabo el anterior Ejecutivo para reducir la factura energética por la compra de petróleo. Sin embargo, el gobierno de Mariano Rajoy estaría manejando esta posibilidad, que algunos tachan de globo sonda y que otros ven más próxima que nunca por su reiteración.

¿Qué supondría?

En opinión del ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, «no parece razonable» que en carreteras secundarias de un carril por sentido, de mayor peligro, se pueda circular a 100 km/h, mientras que en autopistas y autovías, con trazados y características mucho más seguras, el límite sea únicamente un 20% superior.

La idea en estudio elevaría el límite de las últimas a 130 km/h, reduciría el límite de las primeras de 100 a 90 km/h, o llevaría a cabo ambas posibilidades de manera simultánea.

¿Y la siniestralidad?

La idea pasa por rebajarla precisamente en los trazados más peligrosos. En opinión del ministro, un límite en autovía/autopista de 130 km/h, «que pese a no estar en el debate social, goza de un amplio consenso, supone una velocidad confortable que no afectaría al índice de siniestralidad», pues a la vista de las estadísticas del pasado ejercicio el 83% de las víctimas mortales se registraron en vías secundarias.

¿Qué pasa con la contaminación?

Más consumo por mayor velocidad en carretera supone mayor contaminación, pero también mayor recaudación vía impuestos: más de la mitad del precio del litro de carburante va directamente a parar a las arcas públicas, considerando además que desde 2002 se aplica el céntimo sanitario en toda España, salvo en Canarias, Ceuta y Melilla.

¿Quién apoya la medida?

Están a favor el RACC, que apuesta por límites selectivos en función de la climatología, las características de la vía…, aumentando de forma simultánea el control de la velocidad y el estado de las carreteras, Automovilistas Europeos Asociados (AEA), que reclaman la medida desde hace años, y que al mismo tiempo critican que las declaraciones del ministro no se concreten en fechas o plazos, añadiendo que el impacto medioambiental podría compensarse con la necesaria renovación del parque automovilístico; el RACE, que opina en una línea similar al RACC, y que apuesta por la homogeneización de los límites con la mayoría de países europeos, con límites máximos en 130 km/h; el Comisariado Europeo del Automóvil (CEA), que no considera peligrosa la medida, aunque señala que los paneles informativos de las vías deberían poder limitar la velocidad en situaciones de riesgo; y el Movimiento 140, suscrito por más de 200.000 ciudadanos y que solicita un calendario concreto.

¿Y quién la rechaza?

Ecologistas en Acción, que reclama una reducción del límite de velocidad a 100 km/h en autovía/autopista (80 en carreteras convencionales, 50 km/h en grandes avenidas urbanas y 30 en zonas residenciales), denuncian que la medida supondría un nuevo despilfarro energético, un aumento en las emisiones y en la contaminación acústica, pero también en la siniestralidad; Greenpeace, que incide en lo positivo de la anterior reducción de 110 km/h llevada a cabo en materia de consumo y emisiones; la Asociación Estatal de Víctimas de Accidentes de Tráfico (DIA), que asegura que un ascenso en los límites sólo llevaría a mayor siniestralidad y a mayor gravedad en las víctimas; y la Asociación de Prevención de Accidentes de Tráfico, que se basa en estudios científicos para señalar que un aumento de un 1% en la velocidad generaría un incremento del 4% en los accidentes con muertos, aunque también recuerda el peligro que entraña un parque automovilístico excesivamente vetusto en nuestro país.

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue abcdesevilla en...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.