Fútbol

Fútbol / AMISTOSO

Brasil despide a la cuna de Pelé

El estadio de Rasunda revivirá la final del Mundial de 1958 en el último partido antes de su derribo. Pelé hará el saque de honor

Día 20/08/2012 - 13.35h

Compartir

Un pedazo de la historia del fútbol se despide este miércoles en Estocolmo, con el último partido oficial que se vivirá en el mítico estadio Rasunda en el que comenzó la carrera al olimpo de «O Rei» Pelé casi medio siglo atrás con el primer y hasta momento único Mundial que ha conseguido ganar Brasil en suelo europeo.

Una cadena de casualidades hizo que el Mundial de 1958 fuese el de Pelé. «El mayor recuerdo que me viene a la cabeza es que Brasil era desconocida hasta que ganamos el campeonato», explicaba el exfutbolista, símbolo irrepetible para todo un país, durante la presentación del partido que jugarán Brasil y Suecia en Rasunda.

Brasil despide a la cuna de Pelé

Mucho ha cambiado desde que aquel joven adolescente brasileño asombrara al mundo. Pelé llegó al Mundial casi por la puerta de atrás. Su convocatoria dejaba fuera a Luizinho para enfado de los hinchas del Corinthians, que organizaron un partido para demostrar al seleccionador su error. El combinado brasileño se impuso 3-1 al club para respiro de Vicente Felola, pero aquella no fue la noche ni de Luizinho, en baja forma, ni de Pelé, que se lesionó.

Su rodilla estuvo cerca de dejarle fuera del campeonato, pero Feola se aferró a la esperanza de que aquel joven tenía algo que decir al mundo en Suecia. Pelé descansó los dos primeros encuentros para debutar por fin ante la Unión Soviética del mítico Lev Yashin, que poco pudo hacer ante un equipo de ensueño. El partido lo decidieron Vavá y Pelé, pero ya entonces se adivinaba que iba casi imposible para cualquiera frenar a Garrincha, Didí y compañía.

Pelé se convirtió en el jugador más joven en jugar y también en marcar en un Mundial de fútbol. Una joven promesa que se elevó a la categoría de estrella en los dos partidos siguientes. Marcó el gol decisivo en cuartos de final contra Gales en cuartos de final, pero brilló especialmente en semifinales contra la Francia de Kopa y Just Fontaine marcando tres goles.

Exhibición en la final

Faltaba todavía un festín por llegar: la final contra Suecia. El estadio de Rasunda tuvo que rendirse ante una de las mejores selecciones de la historia, curiosamente irreconocible al tener que cambiar el amarillo por el azul para diferenciarse de los colores del equipo local.

Brasil despide a la cuna de Pelé

Garrincha y Pelé, dos de los puntales de aquella selección, jamás perdieron un partido juntos. Pelé marcó dos goles en ese partido y protagonizó dos imágenes imborrables. La primera con su globo a Gustavsson dentro del área antes de chutar a gol sin que el balón pudiese botar, reflejo de la calidad de una leyenda. Luego, tras ganar el choque,lloró desconsolado sobre el hombro de Gilmar, guardameta del equipo. «Tenía sólo 17 años cuando el rey de Suecia bajó de su trono y avanzó hasta el centro del campo a estrecharme la mano, todo aquello parecía un sueño», explicaría años después Pelé en una entrevista con la FIFA.

«En el terreno de Rasunda ocurrió algo insólito, cuando terminado el partido, los jugadores y directivos fueron felicitados por Su Majestad el rey Gustavo Adolfo. Mario Drige, dentista oficial del equipo, puso su brazo sobre los hombres del Rey y, luego, le dio varias palmaditas», explicaba la crónica de ABC de la época.

Años más tarde se supo que el mítico «10» que comenzó a vestir Pelé en Suecia fue fruto de la casualidad porque los responsables de la Federación brasileña olvidaron mandar la lista con los dorsales a la FIFA, que dio por azar ese número a Pelé.

El futuro del Rasunda

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue abcdesevilla en...

Lo ?ltimo...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.