Fútbol

Fútbol / supercopa de europa

Otro Chelsea, el viejo Torres

El Atlético se encontrará en Mónaco a un Chelsea diferente, transformado por la llegada de Hazard y la titularidad del delantero madrileño

Día 30/08/2012 - 16.13h

Compartir

Juan Mata empezó la revolución y Eden Hazard la ha completado. El Chelsea que se encontrará este viernes el Atlético en Mónaco tendrá poco que ver con el equipo de los últimos años. Aunque conserva la solidez defensiva, el cuadro de Roberto Di Matteo presume de un gusto por el balón que tiene en punta de ataque a su principal beneficiado, Fernando Torres.

Justo cuando el delantero fuenlabreño empieza a redescubrir su instinto, el Atlético de Madrid se cruza en su vida. Este mismo verano, antes de la Eurocopa, confesaba que, ganara quien ganara la Supercopa, él «ganará un poquito». No oculta que su sentimiento aún es atlético, pero con las uñas recién afiladas a buen seguro ese conformismo habrá cambiado.

Ayudó ser Pichichi de la Eurocopa, pero han sido sus compañeros quienes han dado el último empujón. En esa resurrección que parece ir por el buen camino juegan un papel vital Mata y Hazard. Belga y asturiano hablan el mismo idioma y no ha hecho falta rodaje para que formen una sociedad brillante. Imaginan pases, trazan desmarques e inventan espacios que tienen como resultado más frecuente el sobresalto rival.

Se compenetran, aunque con un carácter radicalmente opuesto sobre el campo. Frente a la naturalidad de Mata, la arrogancia de Hazard. La discreción de uno y la provocación constante del otro. El fútbol del Chelsea se construye desde atrás con paciencia y acelera al entrar en contacto con sus dos hombres más pequeños. Todo sin renunciar a la tradicional verticalidad del fútbol inglés, un estilo del que Torres se beneficia como nadie.

Aunque el saldo de goles del comienzo de campaña era prometedor, no fue hasta el partido contra el Newcastle cuando el goleador fuenlabreño revivió por completo. Fue en ese choque del pasado fin de semana cuando Fernando Torres recuperó de un zapatazo la confianza que había perdido al salir de Liverpool. Ocurrió casi al descanso. En una preciosa combinación, Eden Hazard devolvió de tacón en la frontal del área y desde el balcón, sin miramientos, el exatlético golpeó con el exterior para hacer un agujero en la escuadra. Fue ahí cuando volvió «El Niño».

Así será el Chelsea que se encuentre el Atlético de Madrid. Jugón, descarado y con una buena dosis de veneno. Un veneno que en la Supercopa administrará Fernando Torres.

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue abcdesevilla en...

Lo ?ltimo...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.