La Junta de Andalucía «resucita» el fantasma del franquismo el 28-F
Diego Valderas, en el Parlamento andaluz - juan flores
día de andalucía

La Junta de Andalucía «resucita» el fantasma del franquismo el 28-F

El Gobierno «calienta» la cita con una marcha a un antiguo campo de fusilamiento en Almería

Actualizado:

La Junta de Andalucía pretende convertir el próximo 28 de Febrero, Día de Andalucía, en una jornada de protesta contra el Gobierno de Mariano Rajoy, convocando una movilización ciudadana sin parangón y tratando de vincular el Ejecutivo del PP con la etapa predemocrática.

El próximo Día de Andalucía será el más politizado de los últimos tiempos. Pese a tratarse de una conmemoración institucional y que tradicionalmente se ha mantenido al margen de estrategias partidistas, en esta ocasión —el primer 28-F con el pacto de PSOE e IU en el Gobierno— la Junta está fomentando una celebración con notable actividad en la calle y con perfil de crítica política.

La estrategia pasa por una progresiva movilización ciudadana que tendrá su colofón el 28-f. En esta operación se introducen dos elementos fundamentales: el recuerdo del franquismo, resaltando que la dictadura bloqueó el desarrollo de los estatutos autonómicos que habían comenzado a aprobarse durante la República, y la crítica al Gobierno de Rajoy, cuyos recortes se presentan como un ataque al Estado autonómico y una amenaza a las conquistas del pueblo andaluz.

El pasado 28 de enero, la secretaria general de Administración Local y relaciones Institucionales en Almería, María Dolores García Bernaldo de Quirós, solicitó a la subdelegación del Gobierno en esta capital un solicitud de permiso para celebrar el próximo día 24 —el domingo anterior al Día de Andalucía— una marcha desde Aguadulce a la Puerta del Ingenio para «la Señalización Oficial como Lugar de la Memoria Histórica», marcha que será presidida por el vicepresidente de la Junta, Diego Valderas. La Puerta del Ingenio es la entrada de una antigua fábrica que la dictadura utilizó como prisión de milicianos republicanos, muchos de los cuales fueron fusilados.

Si la Junta organiza una marcha por la Memoria Histórica horas antes del 28-F, la plataforma cívica auspiciada por PSOE e IU también recurre al franquismo para conmemorarlo. Esta organización se denomina «Compromiso Social para el Progreso de Andalucía» y tiene a UGT y CC.OO. como principales miembros, aunque acoge también a entidades como la Confederación de Entidades para la Economía Social de Andalucía (CEPES-A); las Confederación de Asociaciones Vecinales de Andalucía (CAVA); la Federación Andaluza de Consumidores en acción de Andalucía (FACUA); Mujeres Progresistas o la Confederación Andaluza de Asociaciones de Madres y Padres del Alumnado por la Educación Pública (CODAPA), todas ellas ubicadas en la órbita del PSOE.

Esta plataforma ha editado un manifiesto, que entregarán hoy al presidente del Parlamento, Manuel Gracia, en el que anuncian el inicio de «una campaña ciudadana en defensa de nuestros derechos como pueblo y de nuestro Estatuto de Autonomía que tendrá su máxima expresión movilizadora el próximo 28 de Febrero».

La plataforma recuerda la aprobación de diversos estatutos autonómicos durante la II República y como «Andalucía, con un borrador de estatuto aprobado en la Asamblea de Córdoba en 1933, no pudo tramitarlo ante las Cortes generales a causa del Golpe de Estado del 18 de julio de 1936. La Dictadura de Franco haría el resto».

Tras esta anotación histórica, sostiene que «nuestra capacidad de autogobierno se ve hoy en peligro por la acción recentralizadora que el Gobierno de Rajoy está llevando a efecto y que persigue reducir a la mínima expresión el estado de las autonomías, perjudicando las ventajas conquistadas por el pueblo andaluz, provocando un retroceso en la cohesión social y territorial e imponiendo su modelo ideológico en alianza con los poderes fácticos tradicionales del Estado».

La plataforma convoca «a todas las entidades de la sociedad civil, a los partidos políticos, al mundo de la cultura, de la comunicación, de la universidad (y a todas las personas víctimas de la crisis ya sea por despidos, paro, desahucios, exclusión o cualuqier aresión a sus derechos fundamentales y constitucionales) que comprometidas con nuestro autogobierno quieren seguir defendiendo lo que los andaluces y andaluzas ganamos en la calle».