Diego Valderas compró la casa de un desahuciado al precio por el que se subastó
El vicepresidente del gobierno andaluz, Diego Valderas - efe / vídeo: atlas

Diego Valderas compró la casa de un desahuciado al precio por el que se subastó

El vicepresidente de la Junta adquirió a El Monte la vivienda de su propio vecino, que se había quedado en paro y no pudo hacer frente a una deuda familiar

Actualizado:

El actual vicepresidente de la Junta de Andalucía y líder de IU en el gobierno, Diego Valderas, impulsor de la polémica Ley Antidesahucios contra los bancos que ha aprobado el Parlamento Andaluz y uno de los grandes defensores de los movimientos en favor del derecho a la vivienda, adquirió su segunda residencia a precio de saldo precisamente gracias al desahucio de su vecino. Según la documentación notarial y del Registro de la Propiedad que obra en poder de este periódico, Valderas compró en 1995 el piso de enfrente del que ya tenía en su pueblo, Bollullos del Condado (Huelva), directamente a la Caja de Ahorros El Monte justo después de que esta entidad desahuciara a su propietario, M.J.A., que tras quedar en el paro no pudo seguir pagando un préstamo que debía a la citada caja.

El propio afectado ha confirmado a ABC que antes de que el procedimiento judicial de desahucio llegara a su fin ofreció el piso a Valderas por la cantidad que a él le quedaba por pagar, ocho millones de pesetas, con el fin de no tener que seguir pagando nada tras entregar el piso a la caja, ya que éste se había tasado para una primera subasta en tres millones y medio.

Sin embargo, el vicepresidente de la Junta, que entonces era presidente del Parlamento tras 15 años como alcalde de Bollullos, no adquirió directamente la vivienda a su propietario, sino que lo hizo tras la correspondiente subasta judicial en un procedimiento seguido en el juzgado de primera instancia número uno de Huelva. Diego Valderas y su esposa se hicieron con aquel inmueble anexo al que ya poseían desde 1991 el 25 de mayo de 1995. Y en la transacción pagaron 31.102,38 euros, cinco millones de pesetas, lo mismo que había abonado la caja en la citada subasta. Tres millones menos de los que le pedía su propio vecino, que tuvo que irse con su mujer y sus hijos a vivir a casa de sus suegros, donde sigue residiendo actualmente, y continuar pagando la deuda.

Tras dos explicaciones escuetas, el gabinete de Valderas ofreció ayer una tercera versión a ABC en la que explicaron que la casa de marras «llevaba cinco años cerrada» porque el propietario «había tenido un problema con su cuñado, que era constructor» y exactamente la persona que tenía la deuda con El Monte. Según este último relato, Diego Valderas «a los cinco años fue a preguntar de quién era la casa y le dijeron que era de la caja de ahorros». «No fue un desahucio», insisten, «sino que esa familia se fue a vivir a otra casa, que además es bastante grande».