Susana Díaz ayer en Cádiz junto a su «número dos», Antonio Lozano
Susana Díaz ayer en Cádiz junto a su «número dos», Antonio Lozano - Víctor López
sucesión Andaluza

Susana Díaz comienza a relegar a Griñán a un papel más institucional

El presidente se quedó en San Telmo, mientras la consejera apoyó en Cádiz un proyecto para crear 10.000 empleos

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La transición de poderes es un hecho en Andalucía. La consejera de Presidencia e Igualdad de la Junta, Susana Díaz, ha comenzado a protagonizar la acción de Gobierno del Ejecutivo, mientras que el presidente, José Antonio Griñán, se ciñe a una actividad más institucional. No hay más que ver la agenda política de ambos. Ayer mismo, la flamante candidata socialista al Gobierno andaluz acudía a Cádiz para participar en la reunión del consejo rector del Consorcio de Las Aletas, que podría suponer la reactivación del sector industrial de la provincia gaditana, severamente castigada por el paro, ya que pretende crear unos 10.000 empleos.

En San Telmo se quedaba Griñán para presidir la toma de posesión de Francisco Ruiz Muñoz como rector de la Universidad de Huelva, un acto de menor enjundia política, que lo relegaba a ese segundo plano que ya anunció el propio presidente quería comenzar a ejercer una vez que Díaz fuera nombrada como sucesora, «si eso sirve para hacer más fácil la transición», según sus propias palabras.

Un futuro lleno de dudas

La agenda de la consejera ya había comenzado a ganar peso dentro del Gobierno los meses anteriores a la convocatoria de primarias, juego en el que aún se incrementó más su protagonismo. Este se ha reforzado más incluso tras su proclamación como candidata socialista a las próximas elecciones a la Presidencia de la Junta de Andalucía.

Este intercambio de papeles aumenta las dudas sobre el futuro del Gobierno andaluz en los próximos meses, ya que la, temida para los socialistas, bicefalia entre Griñán y Díaz abre varios escenarios posibles, en función de cómo se aborde finalmente la sucesión.

Pese que el presidente andaluz no ha dejado de insistir en que agotará la legislatura desde que anunció su intención de no volver a concurrir a las elecciones, también ha abierto la puerta a otras opciones, que pasan por el adelanto electoral o su marcha del Ejecutivo, que convertiría a Díaz en la primera presidenta de la Junta.

Díaz, abucheada en Cádiz

Mientras Griñán decide su futuro y el de los andaluces, Susana Díaz continúa con su campaña y ayer estuvo en Cádiz para impulsar el proyecto del polígono industrial de Las Aletas, en Puerto Real, paralizado por varias sentencias judiciales del Tribunal Supremo.

El Consejo Rector del Consorcio de las Aletas aprobó el informe de impacto medioambiental, clave para que el Consejo de Ministros apruebe una nueva reserva demanial, «previsiblemente en otoño», según anunció la propia Díaz. De aprobarse tal y como está previsto, las obras de este parque, diseñado como uno de los más grandes del país con una inversión superior a los 300 millones de euros y que permitirá la creación de hasta 10.000 empleos en la zona, podrán comenzar en 2014.

Pese al carácter positivo de la visita programada de Díaz, ésta no se libró de pasar un mal trago. Y es que medio centenar de extrabajadores de Delphi se concentraron en la Zona Franca de Cádiz, donde se encontraba la consejera participando en la reunión del Consorcio de Las Aletas. Con carteles reivindicativos y gritos reclamaron que la Junta respetara los acuerdos pactados con el colectivo.