Restaurante en el que se celebró la comida del sindicato
Restaurante en el que se celebró la comida del sindicato - rocío ruz
denuncia

Así «camufló» la UGT la factura de los langostinos

El sindicato obligó al restaurante a alterarla para imputar los 2.047 euros a la Junta de Andalucía

Actualizado:

La Unión General de Trabajadores (UGT) en Andalucía presentó una factura hecha «a la carta» ante la Junta de Andalucía para endosarle los 2.047,90 euros que costó su festín navideño en un restaurante de la capital sevillana. La responsable del departamento de Compras del sindicato, Lola Sánchez, dio instrucciones precisas al restaurante Puerto Delicia, donde se celebró la mariscada el 21 de diciembre de 2009, para cambiar sobre la marcha el concepto de la comida, que incluyó 30 raciones de langostinos para veinte comensales, a 100 euros el cubierto.

A la UGT-A le bastó con modificar la descripción de la factura para imputar el gasto de la comida a una subvención distinta a la que inicialmente había convenido con el establecimiento. ABC reconstruye cómo «se fabricó» la factura del ágape a partir de la factura original, antes de ser alterada, y de los correos electrónicos que intercambiaron la responsable sindical y una empleada del restaurante días después del «homenaje» culinario. En el festín participaron veinte comensales, entre dirigentes de UGT, encabezados por el entonces secretario regional, Manuel Pastrana, y sus representantes en las cajas de ahorros.

El sindicato obligó a Puerto Delicia a rehacer la primera factura emitida el 22 de diciembre de 2009 por el establecimiento, donde figuraba el siguiente concepto: «Comida organización sindical». El 7 de enero, tras recibir las indicaciones de la jefa de Compras por teléfono, el restaurante le remitió otra por correo que la modificaba sustancialmente. «Adjunto enviamos factura del pasado día 21 de diciembre con el concepto cambiado tal y como hemos comentado por teléfono», le replica la empleada del negocio a la responsable de UGT-A.

La nueva factura ponía «Comida acciones difusión VII acuerdo» en lugar de «Comida organización sindical». Este simple retoque le permitió a UGT colar la factura ante la antigua Consejería de Empleo (que debía comprobar si estaba justificada) como un encuentro para dar a conocer el VII Acuerdo de Concertación Social que el sindicato firmó un mes antes junto al entonces presidente andaluz, José Antonio Griñán, y los máximos dirigentes de la patronal y de CC.OO. Este pacto, concebido para crear empleo, garantizaba al Gobierno andaluz la paz social durante cuatro años, y los agentes sociales y empresariales se aseguraban una lluvia de millones para financiarse a través de programas de formación.

De este modo, el sindicato que dirigió hasta el pasado mayo Manuel Pastrana, cargó la factura a una subvención anual de la Administración autonómica para negociación colectiva en lugar de otra destinada a sufragar los gastos de la organización sindical.