El sol de Andalucía salió por Antequera
Cabecera de la manifestación por la autonomía el 4 de diciembre de 1977 - abc
XXXV aniversario del pacto de antequera

El sol de Andalucía salió por Antequera

Once partidos firmaron el 4 de diciembre de 1978 un acuerdo histórico para Andalucía y España

j. morillo
Actualizado:

Era un frío 4 de diciembre de 1978, entonces Día de Andalucía, en Antequera, cuando llegaron a su ayuntamiento representantes de once partidos políticos, de la derecha a la izquierda, con un objetivo común: suscribir un pacto que permitiera en «el plazo más breve posible» la autonomía. Este gran acuerdo, que está en el germen del autogobierno andaluz en la democracia, pasaría a la historia como Pacto de Antequera y aspiraba, además, que la andaluza fuera la autonomía «más eficaz» dentro de la Constitución, un matiz que se revela importante en el contexto político actual, tensando con un debate territorial reavivado por el desafío independentista catalán.

Treinta y cinco años después, el eje del debate territorial es el mismo, el derecho de todas las regiones a acceder a la autonomía en pie de igualdad, idea que estaba detrás de todas las movilizaciones que tuvieron lugar en Andalucía en la transición para reclamar el autogobierno. Históricas, aunque también trágica por la muerte de García Caparrós, fueron las manifestaciones del 4 de diciembre de 1977. Por lo que no fue casual la fecha elegida un año después por el entonces presidente de la Junta preautonómica, Plácido Fernández Viagas, para celebrar la reunión en Antequera con el objetivo de firmar el conocido entonces como Pacto Autonómico Andaluz y que suscribieron: PSOE, UCD, PCE, AP, DC, PTA, PSA, ORT, ID, RFE y ACL.

Este acuerdo marcó no sólo el germen de la autogobierno andaluz sino también del desarrollo del Estado de las autonomías, como señala el expresidente José Rodríguez de la Borbolla, firmante del pacto como secretario general del PSOE. Este mantiene que el acuerdo lo suscribieron representantes de partidos que eran de ámbito estatal, por lo que dos días antes del referéndum, que aprobó el 6 de diciembre de 1978 la Constitución, llegaban a un consenso para desarrollar la autonomía en pie de igualdad en todas las regiones sin más diferencias que las reconocidas por la Carta Magna.

«El pacto lo ratificaron luego los nacionalistas vascos y catalanes cuando apoyaron en el Congreso el Estatuto andaluz, ellos aceptaron ese modelo territorial», mantiene el expresidente, quien considera que de aquel pacto se pueden extraer lecciones para hacer frente al desafío catalán: la necesidad de recuperar los grandes consensos y la reforma constitucional en sentido federal que propone el PSOE.

El más crítico es el exlíder del PSA, Alejandro Rojas-Marcos, quien decidió firmar porque sería más útil discrepar desde dentro del acuerdo. El PSA rechazaba el punto que pedía tener la «autonomía más eficaz», por cuanto, en su opinión, confirmaba la «discriminación consagrada en la Constitución», ya que a catalanes y vascos les reconocía como «plena» esa autonomía. «Como siempre, desde la clandestinidad de la dictadura hasta el día de hoy, hemos luchado solos contra la discriminación de Andalucía respecto a los pueblos más "poderosos" de España: Cataluña y Euskadi. No porque queramos que se nos iguale restándole a ellos, sino porque queremos que se nos reconozca nuestro derecho a la igualdad». Por ello, cree que «sería interesante» que se convocara ahora a los firmantes para hacer «examen de conciencia» o «autocrítica» y ofrecerlo «como tributo a este pueblo andaluz sufridor de nuestros errores».

Con este planteamiento discrepa José Javier Jiménez Alcaide, firmante por la UCD, quien considera que el pacto, que en su caso supuso la culminación de diez años de estudios científicos, muestra que los andaluces «nunca quisimos ser más que nadie, pero tampoco ser menos». Destaca que el autonomismo andaluz es compatible con el sentimiento español y con la solidaridad interregional, expresado en el pacto en el sentido de que la autonomía fuera una palanca que para el desarrollo económico.