Protesta convocada en Sevilla por el Satse contra los recortes
Protesta convocada en Sevilla por el Satse contra los recortes - ROCIO RUZ

El SAS tira de contratos temporales y «minijobs» para maquillar los recortes

La agencia sanitaria de la Junta no cubre las bajas y ofrece trabajos por horas a cambio de sueldos de 400 euros mensuales

Actualizado:

La gestión sanitaria, que el Gobierno andaluz vende como modélica, pivota cada vez más sobre la precariedad laboral. Uno de cada tres trabajadores del Servicio Andaluz de Salud (SAS) no tienen una plaza en propiedad y encadenan contratos temporales. El cuadro clínico aún se torna aún más crítico para los médicos. Los datos son apabullantes. El 38,2 por ciento de los 19.632 facultativos que atienden a los pacientes en los centros de salud y hospitales públicos tienen empleos inestables, según un informe elaborado por la agencia pública al que ha tenido acceso ABC.

Entre los 7.502 precarios que hay en este colectivo se incluyen los eventuales —que rozan los 4.000, según las estimaciones del Sindicato Médico Andaluz (SMA)—, los interinos y los que realizan tareas por obras y servicios. Aunque las organizaciones sindicales coinciden en que no son la mayoría (no hay datos oficiales), éstos últimos representan el eslabón más débil en la cadena de recortes que la Junta de Andalucía se empeña en negar. Los contratos a tiempo parcial que suscriben recuerdan a la denostada receta laboral de Angela Merkel, los llamados «minijobs» o miniempleos, trabajos de dos o tres horas al día a cambio de remuneraciones que rondan en algunos casos los 400 euros mensuales. «Hay gente contratada no sólo al 75 por ciento en los hospitales, sino también en jornadas mínimas del 50 y 33 por ciento y con condiciones indecentes», corroboran desde el SMA.

Mantener un alto porcentaje de trabajo temporal supone un ahorro considerable a corto plazo para las arcas públicas. Aparte de no pagar trienios y cotizaciones, existe mayor facilidad para despedir a los profesionales o moverlos de una unidad a otra sin conocer los turnos que van a tener la próxima semana. Por no hablar de las trampas. «El SAS contrata a un médico por tres horas y le hace trabajar ocho, pero las cinco restantes se pagan como guardia, a 15 euros brutos la hora», detallan. Las jubilaciones masivas de profesionales no se cubren. Tampoco las bajas maternales.

El Sindicato de Enfermería, Satse, ha hecho campaña contra los llamados «minijobs», «contratos basura con jornadas al 75% e incluso menos» que se han convertido en la única tabla de salvación para jóvenes en paro.

Para los pacientes, todo son perjuicios. Según explica el Sindicato Médico, los usuarios se ven obligados a cambiar de profesional de cabecera constantemente, lo que complica el seguimiento periódico de los problemas de salud y una fluida relación médico-paciente.

En una nota remitida a ABC, la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales defiende que «las contrataciones al 75% de jornada y retribuciones se producen a raíz de la reforma laboral impuesta por el Gobierno central que suponía incrementar en 2,5 horas semanales la jornada de los empleados públicos». Lo justifica apelando a la teoría del mal menor. Optó por esta alternativa «para evitar el despido directo de miles de empleados».