Susana Díaz y Valderas aplauden en el Parlamento andaluz
Susana Díaz y Valderas aplauden en el Parlamento andaluz - juan flores
elecciones anticipadas

Susana Díaz «corta» con IU a través de una llamada telefónica

La presidenta comunicó anoche a Maíllo (IU) la ruptura del pacto y la convocatoria para el 22 de marzo

Actualizado:

Con el final anticipado de la legislatura, el Parlamento andaluz dice adiós hoy lunes al implacable rodillo del PSOE de Andalucía e Izquierda Unida. El pacto se ha roto definitivamente después de que Susana Díaz se lo comunicara por teléfono en la noche del domingo a Antonio Maíllo, líder andaluz de IU, según confirmaron a ABC fuentes cercanas al Gobierno. Maíllo le respondió que esta decisión es un «error» y que «no está justificado este revés al pueblo andaluz». En el seno de la formación de izquierdas había un serio malestar, ya que conocieron la noticia en los medios de comunicación de forma casi simultánea a la llamada de Díaz pasadas las 21 horas. «Deslealtad al pueblo andaluz convocando unas elecciones innecesarias y vendiendo su anuncio a un medio como mera mercancía», denunció posteriormente IUen su cuenta oficial en la red social Twitter, en la que ya anticipó la guerra abierta entre las dos formaciones al cuestionar si «el miedo a la victoria de Syriza en Grecia» empuja al PSOE a «la gran coalición» con el PP. Por último, los exsocios de Susana Díaz anunciaron que se lanzarán a la calle para «seguir construyendo una Andalucía libre de pobreza y corrupción».

Se termina así abruptamente con casi tres años de legislatura en los que la complicidad del Ejecutivo de IU-PSOE (que ocupan 59 de los 109 escaños) ha pasado por encima de todas las iniciativas del PP. La unión de ambos partidos ha sido total y se ha extendido al parlamento regional. Entre los dos han aprobado una decena de leyes en común y puesto en funcionamiento todos los filtros que les da su holgada ventaja para levantar un muro de contención que ha privado a los socialistas del incómodo trámite de tener que dar explicaciones sobre los turbios episodios de corrupción que se han ido acumulando en los juzgados. El acuerdo programático de gobierno sellado en abril de 2012 sólo estuvo a punto de saltar por los aires hace nueve meses cuando la Consejería de Fomento y Vivienda, en poder de Izquierda Unida, realojó en pisos públicos, en contra del criterio de la presidenta, a familias okupas expulsadas de la Corrala Utopía, en Sevilla.

Pero la «inestabilidad» del Ejecutivo andaluz no se ha notado cuando tocaba pulsar el botón para votar las cuestiones importantes. Éstos son los principales hitos de un ciclo que acaba esta mañana con un pleno extraordinario:

Tres presupuestos

Los recortes en los sueldos de los empleados públicos y de la inversión no han impedido que el PSOE e IU hayan aprobado al alimón tres presupuestos de la Junta. De las 1.200 enmiendas que el PP ha presentado a las cuentas (335 alegaciones en 2013, 389 para 2014 y 476 al documento de 2015), no han aceptado ninguna. El último plan económico vio la luz hace sólo un mes sin abstenciones ni votos en contra de diputados de la coalición, a diferencia de lo que ocurrió con las cuentas de 2013, que no fueron apoyadas por tres de ellos. Precisamente, el pasado 2 de septiembre la presidenta colocó el listón de la estabilidad política en la aprobación de las cuentas para 2015 y presumió de la «fuerza y el potencial» del pacto. Dos meses después, salvado el escollo de una tensa negociación presupuestaria, encontró otro argumento para romper el pacto en la amenaza de IU de consultar a sus bases en junio su salida del gobierno.

Investigaciones en barbecho

El rodillo ha aplastado todas las peticiones del Partido Popular en este terreno: las comisiones de investigación, los plenos monográficos sobre los ERE o los cursos de formación, y las comparecencias de los exdirigentes de la Unión General de Trabajadores de Andalucía, Manuel Pastrana y Francisco Fernández Sevilla, por el supuesto desvío de subvenciones con facturas falsas.

Desde abril de 2012, bajo el mandato de José Antonio Griñán, sólo ha visto la luz una comisión de investigación: la de los ERE fraudulentos. Tras cinco meses de pesquisas, el desacuerdo entre los grupos políticos permitió que el mayor caso de fraude en el manejo de fondos públicos conocido en la historia de Andalucía se cerrara en falso, sin determinar responsabilidades.

El Parlamento ha sido el escenario de rechazo a cualquier iniciativa similar desde entonces. IU se alió con su socio para tumbar todas las solicitudes del PP bajo la consigna de no hacer «seguidismo» del PP. El rodillo evitó indagar el fraude la formación, la gestión de la Fundación Andaluza Fondo de Formación y Empleo, Invercaria, Bahía Competitiva o el desvío de ayudas de UGT.

Solo dos leyes del pacto

De las 28 leyes recogidas en el pacto que suscribieron el PSOE e IU sólo la Ley de Transparencia y la Ley de Transexualidad han visto la luz; ambas fueron ratificadas por unanimidad. Hubo que esperar 22 meses para que la primera norma llegara al Parlamento. Con anterioridad aprobaron la polémica ley de la función social de la vivienda.

Todos a una contra Rajoy

El bipartito ha presentado hasta catorce recursos al Tribunal Constitucional contra normas estatales. No se ha apartado ni un milímetro de la estrategia que puso en marcha a mediados de los noventa el expresidente Chaves para culpar a los gobiernos del PP de los males que aquejan a Andalucía y presentar recursos contra las medidas que supuestamente la perjudican.